viernes 4 de diciembre, 2020

¿Qué se juega el 10 de mayo?

Publicado el 07/05/15 a las 3:06 am

virginia567
Por Virginia Cardozo.

Ya quedan pocos días para las elecciones departamentales. Los montevideanos y las montevideanas luego de un proceso de reflexión van a elegir el próximo gobierno de Montevideo. ¿Qué elegimos?, ¿partidos?, ¿caras?, ¿marketing publicitario?, ¿programas?, ¿ideas?, ¿valores?

Los montevideanos y las montevideanas hemos -una y otra vez- elegido desde hace 25 años al Frente Amplio para que gobierne Montevideo. Todas las encuestas pronostican que este 10 de mayo reafirmaremos y renovaremos esta opción política. Esto significa que la gente sabe que hemos hecho mucho, lo que no quita que sepan que falta mucho por hacer aún. Confían en que nosotros mismos, y no la derecha, podemos y debemos llevar adelante lo que resta por hacer.

Cuando nos preguntan sobre las cosas que proponemos hacer ¿por qué no lo hicieron antes?, hay que explicarle a la oposición que justamente los avances que hemos tenido son los que nos permiten visualizar nuevos desafíos. Primero tuvimos que recuperar la ciudad en condiciones deplorables que nos entregó la derecha; recuperamos la rambla, el Teatro Solís, el Mercado Agrícola, el Hotel Casino Carrasco, etc. Al mismo tiempo fuimos llevando servicios básicos a toda la ciudad ya que no podemos permitirnos en un gobierno de izquierda que algunos accedan a ellos y otros no. Un ejemplo es el saneamiento; hoy ya hemos superado el 90% del saneamiento urbano en Montevideo y vamos a alcanzar el 100% en la próxima gestión. Esto nos permitirá, por ejemplo, lograr la certificación ambiental de las playas del oeste y recuperar el arroyo Pantanoso. ¿Por qué no lo hicimos antes? Porque precisábamos saneamiento para esto. Así es como cada paso que damos nos muestra el camino que tenemos por delante. La pregunta central no es entonces si lo hiciste antes o no, la pregunta es si en estos años hemos avanzado sustantivamente en las condiciones para hacerlo. La memoria colectiva es una fortaleza en nuestra sociedad y no nos deja olvidar que esta derecha, que ahora le da vergüenza llamarse a sí misma «derecha», claramente trabajaba para el proyecto absolutamente opuesto; consolidaba en su construcción de ciudad la injusticia y la desigualdad, invirtiendo y llevando servicios sólo a una parte de Montevideo dejando en condiciones inhumanas al resto del territorio. La derecha consolidaba la sociedad de clases en su construcción de ciudad. El 10 de mayo decimos que bajo ningún concepto queremos que esa derecha vuelva a gobernar.

¿Qué nos queda por delante? Profundizar un proyecto político de izquierda, es decir, avanzar en un proyecto de construcción de Montevideo que énfasis en la profunda convicción de que todos y todas tenemos los mismos derechos y que debemos ser garantes de esos derechos. No podemos permitir, bajo ningún concepto, que los derechos sean solo para los que puedan pagarlos. Esto, en una sociedad capitalista donde la desigualdad es la regla, implica un esfuerzo permanente y decidido. Pero requiere entender que cuando la torta está mal repartida a unos les toca el pedazo más chico o no les toca nada y esto es porque a alguno le tocó una porción más grande que la que le correspondía. Y a ese último hay que decirle que no y fortalecer la capacidad del estado como garante de derechos para regular la adecuada distribución de esa torta. Porque como dijo Eduardo Galeano, «es necesaria la miseria de muchos para que sea posible el derroche de pocos».

La política es hacer constantemente opciones políticas y el lugar de los técnicos es poner su conocimiento para aportar a hacer que esas opciones sean viables de la mejor manera posible. Por lo tanto, para optar por un Montevideo que lleve derechos a cada rincón, y no solamente a esos lugares donde las presiones y los lobbies económicos nos marcan, precisamos personas con una fuerte voluntad política que tomen esas decisiones. Las decisiones políticas no van a ser iguales si las lleva adelante una persona de izquierda que cree en la igualdad que una persona de derecha que cree que la desigualdad es natural y necesaria para el desarrollo y prosperidad de la sociedad. No van a ser iguales las decisiones que tome una persona de izquierda que cree que el estado es garante de derechos, que una persona de derecha que cree que la mano invisible del mercado va a solucionar por sí sola los problemas.

El 10 de mayo no da lo mismo votar a la derecha remozada como el Partido de la Concertación -pero que es la misma derecha que gobernó en Montevideo hasta 1990 y que ha gobernado hasta ahora en varios departamentos del interior del país- que al Frente Amplio. Para profundizar el proyecto político de izquierda no alcanza con que gane el Frente Amplio, también necesitamos que en la conducción de su implementación, en los cargos de responsabilidad política haya mujeres y hombres de izquierda.

El domingo elegimos también a las edilas y ediles que integran el Parlamento de Montevideo: la Junta Departamental de Montevideo. Queremos fortalecer a este legislativo departamental para que refleje la riqueza de ideas y miradas que hay en nuestra fuerza política. Esta propuesta de candidaturas múltiples ofrece la riqueza que Montevideo necesita y debe traducirse en la conformación de una bancada departamental potente, innovadora, comprometida y de izquierda.

Nosotros, con la lista 567, queremos aportar nuestra mirada -desde compañeros y compañeras de los distintos grupos políticos y de independientes que apoyan esta candidatura, con Gabriela Iribarren como primera candidata a la junta-. Consideramos fundamental llegar a los 21 ediles para lograr las mayorías especiales para avanzar en los proyectos sin que las maniobras de la derecha obstaculicen los beneficios para la población. Cuando la derecha dice que va a ser perjudicial que el Frente Amplio tenga mayorías especiales habría que preguntarles ¿por qué es perjudicial en Montevideo pero beneficioso en otros departamentos en los que ellos han tenido o tienen hasta ahora esas mayorías?, ¿a quiénes creen que perjudicó que no votaran la ampliación de Belloni tan pedida por los vecinos y vecinas de la zona?, ¿a quiénes creen que perjudicó que impidieran la creación del Centro de Gestión de Movilidad que permite ejercer mayor control sobre el cumplimiento de horarios de los ómnibus? Claramente la población fue la perjudicada, porque la oposición política en Montevideo ha actuado con la lógica de «cuanto peor mejor», con miopía política, con mezquindad y egoísmo, anteponiendo intereses de partidos o sectores a los de la población. Esto lo lograron porque no tuvimos las mayorías especiales en la Junta Departamental, por eso les convocamos a darle un apoyo contundente al Frente Amplio, superando las 21 edilas y ediles electos.

Las elecciones de gobierno de los ocho Municipios de Montevideo son igualmente importantes. La descentralización ha mejorado la gestión y estamos convencidos de que debemos darles más recursos y tareas; la clave para solucionar algunas de las problemáticas de Montevideo está en los Municipios. Creemos en la descentralización porque confiamos en la gente y en que estar más cerca, trabajando cotidianamente con ella, mejora la gestión. Elegir bien a quién queremos que lleve adelante este proceso a nivel local es absolutamente importante. Creemos en la descentralización pero no de cualquier manera. Descentralizar servicios debe ir de la mano con un fortalecimiento de la participación social y, por lo tanto, una descentralización de la toma de decisiones. Esta impronta, que es de la izquierda, sólo la va a tener el Frente Amplio. Esta experiencia fortalece la democracia. Estamos convencidos de que el intercambio de ideas y de miradas sobre el Municipio va a redituar en una mejor gestión. Por ello, en todos los Municipios donde así lo entendieron las bases frenteamplistas, apoyamos la iniciativa de las candidaturas múltiples para la integración de los Concejos Municipales cuyo candidato más votado será electo Alcalde o Acaldesa.

A nivel departamental, el Frente Amplio generó una excelente propuesta de candidaturas múltiples de la que me siento orgullosa de ser parte junto a Lucía Topolansky y Daniel Martínez, quienes hemos desarrollado diversos énfasis programáticos en base a un programa común. Pensamos que debemos tener la misma capacidad, madurez y compromiso unitario frenteamplista para reconocer y propiciar que el aporte y el valor de esta diversidad se vea reflejado en la gestión. Desde esta candidatura queremos aportar a profundizar en un camino desde la izquierda crítica, que no le tiene miedo al debate interno, a contraponer ideas y que reivindica que reconociendo que tenemos distintas miradas dentro de nuestra fuerza política, escuchando a las distintas voces, podemos construir nuevas síntesis que contribuyan a hacer crecer el proyecto político frenteamplista y a mejorar el camino para su desarrollo en Montevideo.

Precisamos de un cambio cultural para que los valores de la izquierda, la solidaridad con los que están en situación de mayor vulnerabilidad, la igualdad, el respeto a la diversidad le ganen al machismo, a la homofobia, al miedo al otro, a los más vulnerables, a los jóvenes, etc. La invitación es a recuperar los sueños. En la sociedad actual nos vendieron que soñar, creer en utopías, no es serio, no es tener suficiente madurez, le vendieron a la izquierda la «Real Politik», el posibilismo, el aceptar que la realidad tal cual es no puede ser cambiada y sólo podemos adornarla un poco. Debemos defender el derecho a soñar, que es tan importante como el resto de los derechos humanos.

Por esto, el 10 de mayo queremos invitarlos a votar por los sueños. Lo que implica votar al Frente Amplio no sólo porque la oposición hará las cosas peor, o porque con los gobiernos frenteamplistas mi barrio mejoró, ni simplemente porque me gusta tal o cual candidato. Significa votar al Frente Amplio porque los sueños fundacionales de esta fuerza política se han enriquecido, nutrido y renovado con los sueños de generaciones posteriores que han tomado la forma de fuerza constructora de esa ciudad que soñamos. Solamente quien se anima a soñar puede superar la realidad tal cual es y transformarla. Si no somos capaces de imaginar ese otro mundo posible y de creer en él, no podremos acercarnos. Capaz que soñar con una ciudad posible donde no se le tenga miedo al otro, una ciudad de la convivencia, donde no haya homofobia, y la violencia de género haya quedado en el pasado, donde todos y todas vivan en barrios y viviendas dignas, donde todos y todas tengan derecho al trabajo y también al disfrute, donde no haya «grandes» que opriman a los más vulnerables, donde valga más la vida humana que la propiedad privada, sea la única forma de empezar a hacerlo posible.

Como dijo Frei Betto «cuando uno sueña sólo, lo soñado es un sueño, pero cuando sueña con muchos, ese sueño se hace realidad». Les convocamos a soñar juntos, por un Montevideo abierto, radicalmente integrado, entre todas y todos; a soñar juntos un Montevideo que se rebele ante la injusticia, la desigualdad, la discriminación y la apatía. Les convocamos también a hacerlo posible juntos.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==