miércoles 28 de octubre, 2020

PROPUESTAS PARA UNA TRANSFORMACION EN EL FRENTE AMPLIO

Publicado el 31/05/10 a las 1:46 am

RESOLUCIÓN COMPLETA DE  LA VI CONFERENCIA DEL PVP

1)    Un debate   necesario para  generar transformaciones  en el Frente Amplio.

Los resultados del 9 de mayo constituyen un cuestionamiento para el Frente Amplio. Este hecho reafirma la necesidad de un debate que ya era  imprescindible. No se trata de un episodio limitado al ámbito departamental sino la culminación de todo un ciclo electoral, con fenómenos que vienen de mucho más atrás.
La pérdida de intendencias claves como Salto, Paysandú, Treinta y Tres y Florida; la reducción de la votación en Montevideo y Canelones; el  porcentaje importante de votos en blanco y  el descenso de la movilización política frentista a niveles históricamente inéditos, son hechos relevantes que requieren un análisis serio.
La escasa movilización frenteamplista tanto en las elecciones internas como en la campaña hacia octubre y noviembre  deben formar parte del análisis. Hablamos de un problema que se ha venido agravando a lo   largo de varios años y que se diferencia de fluctuaciones naturales que pueden existir.
La derrota del voto rosado dejó una fuerte disconformidad entre muchos militantes  con relación al rol de las dirigencias en esa contienda.
Asumamos que después de 5 años de gobierno frenteamplista, con múltiples logros, el FA no obtuvo  un respaldo electoral muy superior al 50%.
Hoy el Frente debe encarar la existencia de un malestar importante en sus propias bases sociales y electorales. Debemos  enfrentar asimismo que no se  ha logrado ampliar dichas bases sociales de manera sustantiva. Este malestar reconoce  diversas  causas que no pueden soslayarse.
Son motivos muy fuertes para generar una reflexión autocrítica,  que debemos encarar tanto  coalición como  movimiento, hacia una reformulación de las estrategias de la fuerza política.

2)    Una reflexión  amplia y abierta a  la sociedad. La amplitud de esta reflexión es una de las condiciones para su éxito y  una señal  clara hacia el conjunto de la sociedad. Todos los frenteamplistas y quienes se sientan convocados a aportar deben tener formas y ámbitos donde  participar. El Frente Amplio recoge las esperanzas de justicia y libertad de todo un pueblo. Es con ese pueblo que debe dialogar para encontrar las claves para sostener y profundizar los cambios. No es un problema de organismos o de estructura.  La orgánica del Frente habilita a convocar asambleas amplias donde intercambiar sobre todos los temas, y recoger las  múltiples miradas que integran esa base social de las transformaciones. Existe la posibilidad de convocar  plebiscitos y consultas directas. Debemos asignar a las instancias orgánicas estatutarias la responsabilidad de promover este debate utilizando al máximo las posibilidades democráticas que poseen. A través de diversos medios  muchos frenteamplistas  ya han gestado diálogos y  expresado  preocupaciones, críticas, propuestas.  Todas ellas deben recogerse e incorporarse activamente  en un proceso que culmine en orientaciones claras resueltas por las instancias orgánicas más amplias. La realización de un Encuentro de Comités de Base y  especialmente de  un Congreso Extraordinario son  ámbitos fundamentales para que este proceso fructifique.

3)    Dos grandes preguntas ordenadoras del debate. No le sirve al Frente ni al movimiento popular, un debate desorganizado, caótico. Por eso entendemos que hay dos interrogantes ordenadoras:

¿Cuáles deben ser  los ejes de acción del Frente Amplio en el próximo período? ¿Cuáles son las formas de participación de los frenteamplistas que necesitamos?

La acción política del Frente Amplio es el centro de esta reflexión. Su vínculo con la población. Su rol propio en la escena nacional. No  la discusión estatutaria ni la distribución de cuotas de poder entre sectores y respecto al movimiento.

4)    La acción del Frente hacia la población puede tener varios ejes. Algunos ejemplos pueden clarificar nuestra propuesta. Nuestra sociedad fue golpeada en 2010 por más de 20 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas. ¿Por qué no pensar en una campaña contra la violencia dentro de nuestras familias?  El sistema educativo se apresta a incorporar a padres y alumnos en comisiones de participación por centro educativo. ¿Por qué no impulsar una campaña con la idea fuerza : Los padres y abuelos, junto con los docentes y estudiantes enseñamos y aprendemos? . Los nuevos gobiernos municipales  deberán elaborar un Plan de Desarrollo Municipal con amplia participación comunitaria. ¿Por qué no impulsar una campaña estimulando el involucramiento y la consulta más amplia a la población, incluyendo aquellos aspectos donde la adopción de conductas solidarias, integradoras, cuidadosas del medio ambiente, es una clave para la calidad de vida?. El gobierno nacional está elaborando su presupuesto quinquenal ¿Porqué no generar mecanismos de consulta a la población sobre las grandes prioridades en este tema?
Hablamos de líneas de acción que pongan el énfasis en la comunicación con las uruguayas y uruguayos, en el mano a mano, en las formas múltiples de participación. Con herramientas de difusión y propaganda, pero con formas de intercambio que cuestionen lacras que seguimos teniendo, que nos cuestionen como sociedad. La política frenteamplista nunca puede acotarse a los límites entre cuatro paredes. Hoy menos que nunca.

5)    La participación como estrategia: Más  protagonistas sociales en las políticas públicas. La participación ciudadana más amplia es una condición indispensable de las transformaciones. Por muchas razones.  Pero sobre todo  para llegar al corazón de la gente. Es una estrategia de acumulación de fuerzas, para vencer las resistencias y lograr los cambios estructurales, y un camino  para afianzarlos. Hace también a los contenidos de dichos cambios, que incorporarán de manera más profunda las aspiraciones de la población. Al mismo la participación es una forma de cambiar a la propia sociedad, de rescatar sus procesos integradores y desmontar los dispositivos de exclusión y desigualdad que se reproducen en su interior. Muchas veces la gestión estatal aún con gobiernos frenteamplistas excluye  esa participación amplia.
El fortalecimiento de sujetos sociales que intervengan en los problemas colectivos  de la población, es un proceso determinante de las relaciones de poder . Forma parte de la batalla por desarrollar valores solidarios, integradores, socializadores y afianzarlos en contraposición con una sociedad fracturada, indiferente, temerosa, corporativizada, manipulada desde el poder . Contraposición que constituye una lucha ideológica sobre el tipo de sociedad que queremos para las próximas generaciones.
Un objetivo inmediato  es mejorar las condiciones de vida de los más desposeídos y     cada paso en ese sentido  vale la pena y justifica todos los esfuerzos. Ningún argumento finalista puede invalidarlos.
Al mismo tiempo  debemos tener presente en cada acción, la estrategia de fondo del Frente Amplio, cuyo eje es  la aspiración  de construir un entramado social distinto, participativo, democratizador.
Para muchos militantes de izquierda, entre quienes nos incluimos, en esas líneas estratégicas  están nuestras convicciones socialistas.

6)    Nuevas relaciones de poder en un país productivo con justicia social. La experiencia histórica demuestra que los ciclos económicos de este modelo de capitalismo dependiente han generado períodos de crecimiento económico y luego profundas crisis. En alguno de los periodos de crecimiento se ha incrementado el ingreso de los sectores populares, y luego las crisis han producido retrocesos de enorme magnitud, con efectos de empobrecimiento y desarticulación social que permanecen durante mucho tiempo. La crisis internacional del 2008-2009  es una excepción histórica a esta regla impuesta. Por primera vez   la ocupación,  el salario, o las jubilaciones no fueron las variables de ajuste, y pudo continuar descendiendo el desempleo, incrementando el salario real y las pasividades.
En la base de estos procesos están las relaciones de poder entre las distintas clases y fuerzas sociales. Por eso un objetivo central es construir un sistema democrático donde el bloque en el poder tenga una conformación sustancialmente distinta, donde las mayorías populares puedan avanzar en objetivos de justicia social y democratización.  Coherente con un modelo de país que apueste al desarrollo en forma integral y sustentable.
La fuerza política Frente Amplio  tiene un papel clave en el análisis de este  proyecto de país productivo con justicia social y en el compromiso con su concreción.

7)     Reformulación de la política como campo de prácticas ciudadanas. El Frente Amplio emprendió  cambios  en la salud con el SNIS, en el  sistema impositivo a través de la Reforma tributaria,  en las relaciones laborales con la negociación tripartita. El Plan de Equidad apunta a ser una nueva etapa hacia un Sistema de Protección Social permanente, superando la respuesta a la emergencia social.
Estamos en una nueva etapa. La conformación de la sociedad ha ido cambiando. Las formas de comunicación son distintas y siguen cambiando con gran velocidad. La globalización mediática y cultural forma parte insoslayable de la realidad actual, pero no es un mero dato, sino una relación de fuerzas con procesos contradictorios.  Políticas como el Plan Ceibal han democratizado el acceso a internet y la utilización de medios informáticos de comunicación, de estudio, de información, de procesamiento de textos, de diseño, etc. Otras iniciativas como el Plan Cardales apuntan a generalizar aún más el acceso a esta tecnología para toda la población  aún la más carenciada.
Hemos dado pasos en la democratización de espacios institucionales importantes, pero en muchos otros todavía tenemos grandes tareas pendientes.
Es hora de encarar la reformulación de la política como elemento sustancial del modelo de país que la izquierda levanta.

8)    La forma de hacer política no ha sufrido grandes cambios. Vivimos una política envejecida donde cuesta innovar, tomar iniciativas , construir nuevos puentes y formas de participación.
Las desigualdades generacionales, de género y de raza  siguen reproduciéndose. No se incorporan nuevos códigos, y  sobre todo  no se generan nuevas posibilidades para que construir  otras formas de comunicación emancipadora, participativa.
La conformación masculina y  avejentada   de los elencos políticos sigue caracterizando  las instancias de gobierno, los ámbitos  legislativos, y  las  conducciones partidarias.
La política nacional no está, ni debe estar, reducida a los partidos políticos, aunque éstos tienen un papel clave e insustituible. No puede limitarse a los períodos electorales y luego entre una y otra elección circunscribirse al  funcionamiento del aparato del Estado en manos de los representantes electos o designados  solo por los partidos. Ese modelo de sistema político  reproduce  la marginación de las grandes mayorías populares del quehacer político.

9)    El rol del Frente Amplio en la  política uruguaya. El Frente Amplio transformó profundamente la política uruguaya. Fue construido en tiempos  políticos duros, en pleno proceso de avance autoritario,  sobrevivió a una sistemática represión que procuró hacerlo desaparecer. En lugar de desarticularse como otras muchas experiencias latinoamericanas, el Frente Amplio  construyó un arraigo popular duradero y una identidad política propia, mayor a cada una de las corrientes o partidos que lo integran. Reconquistada la democracia fue incrementando su respaldo popular en cada instancia electoral.
Los comités de base fueron parte esencial de esta historia. El movimiento fue un componente constituyente de esta fuerza política, equilibró a la coalición  y fue un factor de unidad del conjunto.  Hicieron posible una organización común en cada barrio o localidad. Una práctica política organizada desde la gente en cada territorio.
La identidad de una fuerza como el Frente Amplio tiene sus raíces en la historia de las luchas, en los hombres y mujeres que dieron su vida para cambiar al país. Está cargada de dolores y alegrías, se expresa en figuras emblemáticas, y en la entrega de miles de obreros y estudiantes que resistieron el terrorismo de Estado. Hay que rescatar esa memoria, cuidarla, integrarla, desarrollarla social y culturalmente entre la población.

10)    La acción política  permanente y organizada  desde los barrios. La continuidad de la lucha política, más allá de las coyunturas electorales, y su organización territorial, generaron un instrumento  poderoso. Para  los sectores populares significó la unidad construida desde muy diversos cauces. Esta herramienta política contribuyó decisivamente a construir liderazgos comunes que se proyectaron a nivel nacional. Desde este soporte organizativo y político se desarrollaron grandes movilizaciones populares. La movilización política fue durante muchos años la principal arma en manos de la izquierda. El arraigo en la juventud aseguró un crecimiento vegetativo pero sobre todo una vitalidad, un entusiasmo y una capacidad de respuesta que fueron una gran fortaleza del Frente.

11)    ¿Qué hay que cambiar en el Frente Amplio? En nuestra  concepción hay cuestiones que hacen a la estrategia del Frente como fuerza política, a su rol en la sociedad, al tipo de prácticas políticas a promover, y cuestiones que refieren a las formas de organización, de funcionamiento y de democracia interna. Estos temas involucran al conjunto de la fuerza política desde sus bases hasta su conducción y especialmente a ésta última por las responsabilidades que tiene. Los debates sobre estos puntos no son nuevos. Han atravesado la fuerza política desde hace años. Documentos importantes como el de relacionamiento entre fuerza política, gobierno y fuerzas sociales, reflejaron momentos de esta discusión. Hoy existe  consenso –o casi–  en la  necesidad de fortalecer el rol de la fuerza política en la escena nacional en el  próximo  período.  Sobre cómo hacerlo, cuales son los cambios a impulsar, hay  diferentes concepciones y ese debate es de la mayor importancia para el Frente.    Lo que todos percibimos es que el debilitamiento de la fuerza política, su marginación y desmovilización es una estrategia suicida. La escasa movilización frenteamplista hacia las elecciones internas y más aún en las departamentales, y en contraposición la energía desplegada por los partidos tradicionales, fueron una señal de alerta. Desde la izquierda fue la campaña por la anulación de la ley de caducidad quién generó una movilización masiva de jóvenes, que llenaron de rosado la ciudad. Desmintieron así  las teorías sobre el agotamiento de los grandes temas éticos en las nuevas generaciones y la instauración definitiva de una época de  motivaciones minimalistas o individualistas. La subestimación de los temas ideológicos y la apelación sistemática al pragmatismo, no es la adaptación de la política a la modernidad sino un sesgo particular que debilita la acción política de masas. La responsabilidad de la conducción política sobre la desmovilización aparece más clara. Sin desconocer los cambios culturales, comunicacionales, sociales. Antes al contrario colocando en el centro de la consideración la marginación política de los jóvenes, la falta de iniciativas y propuestas convocantes, la ausencia de creatividad en los medios, el achatamiento de los espacios políticos.
Cuando la política aparece centrada en la administración del Estado su capacidad de entusiasmar y  comprometer  se reduce cada vez más.

12)    Frente Amplio y gobierno: un vínculo a transformar. Está en cuestión el modelo de vinculación entre la fuerza política y el gobierno que se impuso desde hace años: la idea de una fuerza política prescindible que no juega un rol protagónico propio. Está implícita aquí una concepción donde el actor de los  cambios es el gobierno. La política se reduce a apoyar lo que hace el gobierno. O por el contrario a fiscalizarlo. Sin duda, es necesario que la fuerza política pueda discutir las grandes opciones, las encrucijadas, los lineamientos fundamentales de la acción del gobierno. Eso ha faltado en este período y cuando se dio fue por exigencia de los comités de base y coordinadoras. Pero tampoco es posible y conveniente que el “partido” interfiera con la labor de gobierno, ambas instancias fuerza política y gobierno tienen roles y tiempos diferentes. Lo que falta claramente es una concepción que parta del rol propio de la fuerza política y que imprima dinamismo e iniciativa a su acción hacia la población.
¿Qué campaña impulsó la conducción del FA en los últimos cinco años? ¿En torno a qué banderas éticas, sociales, culturales o políticas  convocó a los frenteamplistas para movilizarse,  para llegar a la población y ganarla para un rol ciudadano activo?  ¿Cómo encaró el problema del vaciamiento de los comités de base, sin  desestimar a los miles de militantes que  sostienen su funcionamiento? ¿Qué formas nuevas de comunicación y participación  se abrieron? ¿Cómo se buscó generar  espacios a los jóvenes para dinamizar la participación política en la sociedad?

13)    Banderazos, redes y partidos. La movilización en torno a la bandera del Frente fue un elemento central de la reciente campaña electoral. La apelación a un símbolo común, a la adhesión  emotiva, a la identidad frenteamplista, fue la convocatoria más eficaz. También se produjo el hecho de que esa movilización fue una iniciativa gestada desde ámbitos no formales, independientes de la orgánica común  o sectorial. La creación de redes con sustento en amplios  vínculos a través de mecanismos informáticos es un hecho muy positivo, que muestra la necesidad de abrir canales diversos de información, de intercambio, de convocatoria. Ponen sobre la mesa una cuestión que ya es insoslayable: la necesidad de innovar y diversificar la comunicación y la participación. Sería un grave error contraponerlos a la militancia en los comités de base. También lo sería considerarlos un peligro para la estructura orgánica, y desvalorizar el potencial que expresan estas nuevas formas de vinculación y accionar .  Por el contrario constituyen  una experiencia interesante para integrar en este debate que nos debemos como izquierda.

14)    Los comités de base y las coordinadoras como columna fundamental. Los miles  de militantes que han sostenido el funcionamiento de comités, coordinadoras y departamentales, son una columna fundamental para una perspectiva movilizadora en el Frente. La existencia de reuniones, asambleas, charlas y debates siguen siendo herramientas útiles para la consideración de los temas políticos y también para promover iniciativas hacia la población. Para ello es preciso desterrar el internismo que restringe entre cuatro  paredes los vínculos con la gente.  Exigir información  y debate  es imprescindible  para la democracia interna, y para hacer política hacia afuera. La dinámica de funcionamiento que se ordena en forma vertical por sucesivos informes “que bajan” desde los organismos de dirección, donde los temas estratégicos se mezclan con cuestiones puntuales, conlleva implícitamente un rol receptor, pasivo de las instancias orgánicas.

Otras preguntas pueden ser ordenadoras  del funcionamiento:
¿Cuál es la acción política que nos planteamos? ¿Qué información y qué medios de difusión  requerimos para desarrollarla? ¿Cómo escuchamos, involucramos y movilizamos a sectores cada vez más amplios?

15)     La democracia interna de la fuerza política. No hay forma de construir un Frente Amplio  fuerte, protagonista activo de la escena nacional, sin una democracia interna que incluya al conjunto de sus adherentes. No se puede esperar que los frenteamplistas vayan a responder cuando se los convoque,  si los temas políticos estratégicos  fueron decididos sin su información y participación. Son  de recibo las preocupaciones de asegurar la gobernabilidad, en una situación interna que se polarizó en cierto momento en dos grandes corrientes. Pero sería un grave error sustituir la discusión amplia de los temas dentro de la fuerza política por acuerdos entre dos sectores. La polarización no  es de tal magnitud,  y nunca debe perderse de vista que la gran mayoría de los frenteamplistas no funcionan sectorizadamente. Los acuerdos y los equilibrios, la unidad y la acción del Frente  se construyen de forma más compleja, con una actitud abierta a los debates dentro de la orgánica frenteamplista.
Explicar, discutir, escuchar, acordar y movilizar, esos son los verbos que tenemos que poner en práctica. Y van juntos, se necesitan mutuamente. No funciona el ordeno y mando. Es preciso fortalecer la orgánica, innovando, con creatividad e iniciativa, abriendo espacios para que se construyan nuevas formas de accionar político, recogiendo e interactuando con el sentir popular. La  pluralidad de puntos de vista y la unidad de acción solo se compatibilizan con  la democracia interna y la fortaleza orgánica. Ambos aspectos resultan esenciales.

16)     Retomemos las banderas de la ética en la política. La política frenteamplista debe profundizar su  anclaje fuerte en la ética. Como dimensión colectiva que pone los principios y el  servicio a la población como causa y motivo permanente del accionar político. Como dimensión individual donde los frenteamplistas y con mucho mas razón quienes los representan  deben ceñirse a principios éticos muy claros. Recomponer la Comisión de Etica, fortalecerla, difundir cuales son los principios del Frente en este plano,  es una forma de encarar las normas de conducta política, cada vez más necesaria cuando más incidencia tenemos en el Estado. La fuerza política se debe a sí misma  la afirmación de normas claras y formas de contralor.  El Frente Amplio tiene una historia en este plano, tiene figuras emblemáticas, hombres y mujeres que contribuyeron a crear la mística frenteamplista.  Ha sido una seña de identidad de esta  fuerza política. Aceptaríamos una gravísima derrota si dejamos que se siga perdiendo.

17)      Las diversas formas de participación política. No podemos plantearnos un único modelo de participación  política. La militancia que se expresa en vínculos orgánicos fuertes, regulares, con  debates democráticos  y  resoluciones orgánicas,  con un accionar coherente a dichas resoluciones, sigue siendo para nosotros una concepción imprescindible.  Pero no la única válida.  Las relaciones de las personas con las cuestiones políticas son múltiples. Si queremos construir un protagonismo popular amplio son necesarias diversas formas de participación política, igualmente válidas y legítimas. Está claro que ha habido un descenso de  la militancia tanto en comités de base como en los sectores políticos. Es un fenómeno  donde inciden elementos estructurales de la vida social, componentes culturales e ideológicos, los mecanismos de fragmentación social, nuevas formas de comunicación y expresión, y también estrategias políticas hegemónicas. No es un fenómeno nuevo, ni es una situación congelada, siempre han existido períodos de auge y de reflujo en la movilización de masas. Pero en lugar de resignarse o incluso teorizar sobre la superación de la militancia por las relaciones – esas sí recontra-tradicionales– entre representantes y representados, por los medios de comunicación masiva, para la izquierda se trata de desarrollar una estrategia global de movilización, con iniciativas claras y herramientas innovadoras.
La magnitud de los desafíos políticos actuales exige una transformación del Frente Amplio que potencie su rol  como motor y sostén de los cambios programáticos.  La política de vivienda, por ejemplo, incluyendo las   respuestas a las situaciones más críticas, puede ser un campo donde la participación comunitaria juegue un rol importante. Existen experiencias históricas que apuntan en tal sentido. La credibilidad y el apoyo que obtengan depende de cómo se diseñe y se instrumente, de los recursos que se le asignen.  Otros campos como la salud y la educación son espacios privilegiados donde construir dinámicas de involucramiento de la población, para atacar los graves problemas sociales y ambientales que seguimos teniendo.  Esa es la médula del nuevo modelo de atención a la salud que promueve el SNIS. Y la apuesta del país a la educación requiere un nuevo modelo pedagógico donde los alumnos, la familia y la comunidad y los docentes tengan un protagonismo distinto. Nada de eso se gesta espontáneamente.
Apoyar y estimular la participación social en las políticas públicas, es una tarea de primer orden, que  supone enfrentar los obstáculos  que esta sociedad pone a los sectores populares. La fuerza política puede ser una promotora de la participación ciudadana,  una gran facilitadora de la democratización en las relaciones sociales y las políticas públicas.

18)     Una estrategia clara para rescatar la política, reivindicarla y transformarla.    Lo primero es el debate sobre la estrategia a llevar adelante. Por lo tanto clarificar los objetivos generales para esta etapa y los lineamientos para alcanzarlos. Acordar una conducción que se comprometa con esas líneas de acción. Establecer Planes de trabajo que constituyan compromisos colectivos. Reformular el vínculo entre la fuerza política y los gobiernos tanto a nivel nacional como departamental y municipal.
Una de las grandes catástrofes que ha tenido la izquierda a lo largo de la historia ha sido la dependencia de la fuerza política respecto del Estado. La estatización de la fuerza política pone en riesgo su vida interna,  su arraigo popular y su militancia. El “partido” no puede ser el side-car del Estado, tiene que jugar un rol diferente, tiene que jugar en la sociedad. Debe  ser una instancia permanente de reflexión y de acción hacia la comunidad. Capaz de hacer autocríticas y de revisar su propia estructura y sus  prácticas. Una  política  organizada en cada barrio o pueblo, cuyas prácticas no se limitan a la gestión estatal, implica una subversión de la política tradicional.
Entender las propuestas programáticas como motivo de una acción política de masas y no solo como tarea de gobierno es un cambio de perspectiva respecto a la fuerza política y al gobierno.

Uruguay vive una nueva etapa signada por  potencialidades de cambios.
Basta comparar la situación del país y su gente a comienzos del año 2005 y en la actualidad, para percibir  que se avanzó mucho en múltiples áreas. Lo cual es una plataforma para avanzar mucho más. Desde  una perspectiva de izquierda  resalta  el hecho de que falta mucho para  avanzar y para consolidar los pasos dados.

Crear nuevas estructuras sociales  más justas y democráticas requiere una fuerte decisión política  desde el gobierno o mejor dicho desde  los gobiernos. Pero estos procesos no se limitan al accionar de gobierno, no  son solo políticas institucionales. Se necesitan múltiples sujetos sociales y  políticos.
El proyecto de país de la izquierda necesita rescatar la política, reivindicarla y transformarla.

Montevideo, 30/5/2010

10 Comentarios para “PROPUESTAS PARA UNA TRANSFORMACION EN EL FRENTE AMPLIO”

  1. Mauricio

    Jun 5th, 2010

    Y no se olviden la relectura revolucionaria del proyecto federal artiguista sudamericano.
    Por una Confederación de pueblos libres y de culturas indo-afro-americanas tenemos que pelear todos.

    Mauricio Castaldo
    Foro Artiguista Entrerriano

  2. roberto

    Jun 6th, 2010

    Podemos coincidir, en múltiples aspectos, del juicio, pero a nuestro criterio, por la responsabilidad que asume el PVP, sobre todo por su historia en el contexto de la lucha de clases de Uruguay, que lo situó, fuera del reformismo y del extremismo militarista, debería apuntar mas a lo esencial.

    Dotar, de elementos críticos, es siempre parte de cualquier individuo de izquierda, no quedarse, solo en el estatismo, o la inamovilidad, romper la inercia, es esencial siempre, para que la vida, no se estanque, se pudra, y regrese el proceso en una marcha contraria, a los postulados del inicio.

    Hay un gran desafió, latente, de construcción, en toda la izquierda en escala universal, que significa, como abrirse a la distribución de poder, de forma relacionada entre la ética y la estética, del accionar político.

    Cuando los verbos, son explicar, discutir, escuchar, acordar, movilizar, están demostrando la incapacidad de distribuir, de colaborar, de construir colectivamente, sin mascarones de proa, sin concepciones de lideres y caudillos, sin arrogancias vanguardistas, acá se cae todo el discurso, y lo digo con todo respeto, pero sin obviar mi opinión personal, que puede sin lugar a dudas estar en las antípodas de el sentido común, solo que esto habría que demostrármelo.

    La izquierda en el gobierno, dejo de lado el combate contra el capitalismo, contra la derecha, contra las miserias culturales, es decir no produjo continuidad a su esencia, dejando enormes vacíos, que fueron ocupados, por concepciones reformistas, socialdemócratas, y de una derecha aggiornada que hábilmente se enmascara con facilidad de progresismo.

    Lucha política, coronada con la posibilidad de poder, en el imaginario colectivo, que posibilito que mas del 50 por ciento de la población, entregara la esperanza de reconstrucción con una identidad cultural de izquierda revolucionaria que bien se había ganado un espacio en la cultura de futuro.

    Este es el gran capital, empeñado, en esta encrucijada histórica, que el mantenimiento del gobierno depende lastimosamente de que cosa hagamos con la basura, con los agujeros de la calle, etc., es decir con el cotidiano que involucra al hombre de a pie, dolor, vergüenza y angustia, que habrá que revertir, si se quiere mantener el lugar logrado en la lucha política.

    No podemos pensar que este proceso surgió ayer, tampoco que esta declaración, no podría haber surgido hace muchos años antes, lo que sitúa a los sectores, bien sin ganas de transponer el umbral de intermediarios, para entregar realmente poder a los verdaderos protagonistas de la construcción colectiva.

    A modo de ejemplo, no hay ni una mención del sistema, no tiene ni una mención, al comportamiento de la derecha, no hay ni una mención al comportamiento del equipo económico con relación a los organismos internacionales, ni tampoco referencias en torno a esa concepción de entregar hectáreas y hectáreas a las multinacionales, mucho menos hace mención a intentar esfuerzos de inversión estatal, a diferentes sistemas productivos de forma cooperativa, como manera esencial de cambiar la base económica para poderse proyectar un país diferente, y podría seguir, por acciones culturales que deberían ser imprescindibles, etc.

    De todas formas, tiene el merito de ser los que mas exponen, interés en hurgar en la búsqueda, solo que hay que desproveerse de dirigentismos, mesianismos e ir a buscar respuestas para todos con todos y no entre cuatro paredes.

  3. admin

    Jun 6th, 2010

    Importa señalar que la VI Conferencia aún no ha culminado. Este es el segundo documento publicado. Los próximos se referirán a otras cuestiones políticas uruguayas y también a temas estratégicos y regionales. Los documentos de la anterior conferencia (la V) pueden consultarse en la página siguiente: http://www.pvp.org.uy/conferencia5.htm

  4. roberto

    Jun 7th, 2010

    Estimada adm., lee., el titulo de la nota por favor!

    Un militante, es un combatiente, estos gobiernos sobre todo, han desdibujado al enemigo, hoy no se sabe contra quien hay que pelear, y este confusionismo, tiene muchas vetas de analisis, sobre todo mucha palabreria, mucho juicio, lo cierto es que si salis a preguntar porque se lucha, probablemente, te encuentres con que, despues de pelear contra los partidos, representantes de la oligarquia, contra los representantes del imperio, hoy cuando vemos darle lugar al romanticismo, por no decir vende patria, de una izquierdita electoral, que pretende, ser, la que en su baile de iluciones pequeño burguesas, trata de mejorar el capitalismo da no solo verguenza, da lastima, y sobre todo dolor, pensando en los muertos y desaparecidos, con los que soñamos juntos un mundo mejor.

    Les estamos entregando, un pais, institucionalizado, limpito, y organizado, a los dueños del poder, va quedar la traicion, en los anales de una historia escrita con sangre.

  5. pablo anzalone

    Jun 13th, 2010

    Está bueno eso de no tener arrogancias varguandistas. Para empezar para entender en que está la gente en este país y cuales son las posibilidades de avance en esta etapa. Sin juzgar de forma tremendista y absoluta, como si todos los procesos fueran blanco y negro, y como si no se construyera desde cada una de las luchas las perpectivas mas profundas. La imagen de impronta troskista de que las masas quieren el socialismo ya y las direcciones las traicionan no tiene mucho que ver con la realidad en esta etapa. Mas bien creo que hay que pelear en cada ámbito para que haya mas democratización, mas justicia social, mayor organización popular y también para desde el gobierno empujar los procesos de cambio.
    ¿Podemos en cambio pararnos en alguna torre de cristal y juzgar a todo el mundo, desde un absolutismo teórico? ¿que fundamentos tiene?.¿sirve para algo? ¿ Por fuera del Frente Amplio es posible gestar un proceso socialista, ese sí proletario, sin tentaciones de alianzas con la pequeño burguesia o burguesia? ¿Desde dentro del Frente Amplio es posible promover una profundización de los cambios?. O es una izquierdita, electoralista, reformista, con la que hay que romper?
    Los compañeros desaparecidos son nuestros compañeros, con ellos compartimos muchas cosas, muchos años. Luego seguimos con ese compromiso siempre. Mejor no meterlos para fundamentar un posicionamiento singular ante las tareas de esta etapa.

  6. roberto

    Jun 14th, 2010

    Elevando la mira:

    La discusión por el TLC, encaminada, dirigida, escamoteada, con nada menos que la prestación de servicios, orientaciones, omisiones y peso político interno por Tabare y Astori, situó la reglas generales, los limites, las coordenadas de las fuerzas mayoritarias dentro del FA.

    Deberíamos agregar, que la dirección económica, continua, con el elegido, como producto de las alianzas internas, ¿ no había otra salida?

    La priorizacion del pago, de la deuda externa, con la acumulación del capital, es positiva?

    El crecimiento de la diferencia entre el sector mas rico y el pobre, es una construcción social posibilitante?

    Podríamos seguir, enumerando, acefalias y profundos desencuentros, entre las fundamentaciones teóricas de quienes, han tenido la tarea de la administración, pero son colores de los cristales con que se mira la realidad, solo que hay que despojarse de intereses sobre todo personales, para lograr un acercamiento con esta.

    No hay que eliminar, o limitar el debate, muy por el contrario, todos sabemos que el accionar del hombre, no es mas que un efecto, mas que un producto de un proceso accidental y las determinaciones del medio, en el ámbito de la construcción de ideas, nada es descartable, mucho menos el blanco y el negro, los extremos son también parte, eliminarlos, implicaría un profundo riesgo de no encontrar referencias, aunque estas fueren antagónicas.

    Trosky, Mao, el Che, Fidel, y un sin fin de revolucionarios, son contribuciones, a tener en cuenta sin cortapisas, seria de tontos, limitar el pensamiento, acotarlo, con determinismos estalinistas.

    Los muertos, nos obligan, a mantener enhiestas las banderas de la construcción de la liberación nacional, de la independencia y el recobro de la soberanía, construyendo una cultura revolucionaria, que rebata, combata e intente aniquilar, la cultura de un capitalismo, cada día mas salvaje, mas devorador del hombre.

    Y el FA, es una pequeña parte, de la organización social, la que figura como construcción de intereses, de los sectores progresistas, con los que participa la izquierda, al igual que en otro sin numero de expresiones sociales, clase obrera, profesionales, artistas, etc., por lo que no podemos encuadernar, la presencia de la izquierda solo y únicamente, en el plano electoral, como el mas importante, por que la izquierda tiene que asumir, su responsabilidad cultural y moral, en la conducción del proceso histórico

    Asumiendo los riesgos, de continuar siendo anti-sistema.

    Como decía el perro Péres, ¡!al combate, compañeros!!.

  7. pablo anzalone

    Jun 16th, 2010

    La discusión del TLC es un buen ejemplo de como fueron derrotadas iniciativas que parecían contar con abrumador respaldo politico. Es un buen ejemplo contra la simplificación de las contradicciones que están en juego en la política en una etapa como ésta.
    No para convertir procesos negativos en positivos sino para entender que coexisten procesos de signos contradictorios en esta realidad. Y no solo en las direcciónes de la izquierda, sino en la sociedad misma. Y para asumir con claridad que sí hay procesos de acumulación de fuerzas para el campo popular en el crecimiento del movimiento sindical, en el incremento del empleo digno, con mayores salarios y seguridad social, en la reduccion de la desocupación, de la pobreza y de la indigencia. en el sistema de salud, en el plan ceibal y en muchas otras areas.
    Al mismo tiempo que funcionan dispositivos que reproducen la desigualdad no solo de ingresos, que generan mas fragmentación mas individualismo. Al mismo tiempo hay concepciones que resisten ir mas a fondo en las transformaciones. Sí claro, y por eso es bueno el debate ideológico y politico.
    Los extremos existen, claro, pero la reflexión política cuando simplifica, induce al error. Y pensar que el FA es una herramienta prescindible es un grave error. No la única, sin duda, pero una en la cual hay que batallar para que juegue un rol mas protagonico y propio a favor de los cambios.
    En mi opinion no tiene nada de revolucionario marginarse de esa lucha . Seguir repitiendo lo que dijimos hace décadas, como si las palabras conjuraran los peligros de mediatizar nuestros objetivos finales . Hay que reflexionar también sobre las derrotas y ver en cada etapa la forma de promover una lucha mas amplia, junto con la gente. Autoproclamarnos, asignarnos algun rol mesianico, no me convence.

  8. roberto

    Jun 16th, 2010

    Precisiones: sobre el tenor del como se resolvió el tema TLC, y porque, te recomiendo leer en la brecha del 13 de junio, el articulo de Papa.
    Probablemente, el eufemismo de tal derrota, quede en evidencia, porque es simplemente eso un eufemismo, como tantos de gentes que gustan inflar globitos a pesar de los muchas veces dramáticos y trágicos costos.

    En la misma, hay una frase de elocuencia supina, entregada por el controvertido y paradójico guerrillero, Don ñato Huidobro, en el que dice:

    ¨¨ Todos peleábamos por el socialismo y la liberación nacional, pero hoy hay que pelear para que coma la gente (Pág. 13 de brecha) transcribo a modo de prueba, simplemente.

    Estoy seguro, que por lo que decís, en cuanto a las mejoras, posibles que se están desarrollando, comparten esta premisa.

    Pero tengamos en cuenta la experiencia reciente del socialismo real, no había problema de vivienda, trabajo, salud, solo que no haber repartido el poder entre las masas, llevo al enquistamiento, corrupción de un partido que se transformo en estado, reformulando clases sociales e elites, muy lejana de los postulados iniciales.

    La aplicación de una ley tan promisoria e importante como la descentralización, fue transformada en una simple opción de repartija política, con el agregado del rechazo de la inmensa mayoría de la gente, en lugar de un momento político para mostrar las verdaderas intenciones de apertura, democracia y participación, por parte de las fuerzas que componen el progresismo.

    Sin contar además, que en el interior se sumo al esfuerzo del presidente, por revitalizar a los partidos tradicionales, reincorporando a muchos de los viejos caudillos locales.

    A mas de un mes, de las elecciones en la interna del FA, no se ven muchas ganas de abrir las compuertas al debate, con un encuentro libre y voluntario de todo aquel frenteamplista o ciudadano a realizar su aporte, es mas después del único encuentro de comités de base, el funcionariato y los sectores, trancaron cuanta iniciativa, fuera en ese sentido, las reflexiones sectoriales, son demasiado generales, repartiendo una sombra de autocrítica, que se dispersa en el abstracto.

    El Mides, tiene muchos ejemplos, en los que los proyectistas y teóricos, ganan sueldos suculentos, hablando de sacar a los pobres, de dar comida a los pobres, de incluir a los pobres, solo que estos son el sustento de sus salarios muy por encima de lo que logran los verdaderos protagonistas de estas situaciones de diversa intensidad de la pobreza.

    Una ultima, dijese que un niño del INAU, le cuesta al estado 120 mil pesos por mes, cuanto costara un preso?

    Desde el 89, los enquistados, solo suben, como dijo alguien la ¨¨corcho-cracia¨¨, la repartija política, y el elitismos a partir de la fuerza electoral, son elementos esenciales a cambiar si realmente hay intenciones de izquierda, transferir la responsabilidad de construir su propio futuro a los protagonistas y no seguir pensando que le estamos haciendo la revolución al pueblo, porque esta mascara, se cae muchas veces cuando enfrenta la oportunidad de protagonismo o de jubilaciones. La ética de la izquierda, tiene cuestiones morales urgentes a atender, para creernos y recrear una perspectiva de construcción revolucionaria.

  9. pablo anzalone

    Jun 19th, 2010

    En mi opinión no se contradice pelear para que la gente coma con luchar por el socialismo y la libertad. Ni la pobreza o la miseria son ninguna garantia de rebeldia. Mejorar la calidad de vida de la gente es un objetivo como tal. Vale la pena. Lo grave es perder de vista la lucha por transformaciones estructurales .También es un grave error argumentar por la lucha de fondo y oponerse a los avances en justicia social, o no valorarlos como pasos. Por ej. la reduccion de la pobreza, el fonasa, etc. Tampoco creo que el avance deba pensarse solo en mejora economica. Hay temas claves que hacen a la modificacion delas relaciones de poder. La ampliación del trabajo formal, el incremento salarial y de jubilaciones,la negociación tripartita son herramientas para el crecimiento de la organización obrera. Reducir el Plan de Equidad y las politicas sociales a curros, me parece un error, aunque hay efectivamente muchas cosas para cambiar. Hablar de sueldos suculentos en la administración central no tiene mucho que ver . Aunque sí los hay en los proyectos internacionales o en algunas empresas. Pero las politicas sociales exigen un análisis que vaya mas allá de eso.
    Uno de los parámetros claves es la creación de capacidad transformadora en la estructura social, en los actores sociales. La redistribucion de la riqueza pero también de la cultura, de la política, de la sociedad como conjunto. En eso hay avances y retrocesos. Pero hay que verlos para poder actuar sobre ellos.
    No creo posible luchar por el socialismo sin integrar en esa perspectiva la unidad de la izquierda como una herramienta clave. Con todas sus contradicciónes y luchando dentro de ellas.
    Y cuando nos decimos socialistas hay que aclarar de que estamos hablando. No se da de suyo. Afirmar que todo estaba bien en trabajo, salud, etc.y reducir el error al partido único no me parece compartible. Por el contrario creo que la democratización debe ser radical y abarcar desde la estructura economica a lo social y cultural. Reconocer la diversidad, incorporar la lucha contra las distintas formas de opresión y apuntar a la democracia participativa. Sabiendo que no estamos haciendo la revolución para el pueblo, sino construyendo junto con la gente un proceso hacia una mayor justicia social y mayor democratización.
    La ley de descentralización asegura la electividad de las autoridades locales (mas alla de las críticas que tenemos a la forma de elegir loscandidatos ) pero no profundiza en una mayor participación social. Es imprescindible pelear por eso, promoviendo consultas sobre los planes de desarrollo municipal.

  10. roberto

    Jun 20th, 2010

    Las ventajas y desventajas, de no vivir en la época de la guerra fría., ha posibilitado avances y retrocesos, en fin movimiento, sin dramas, es la naturaleza del fenómeno, en cuanto a ser humano y relaciones.

    La caracterización del momento político de América, tiene en lo esencial de común, que los países de nuestra América, con excepción de Cuba, siguen siendo dependientes, préstamo-dependientes, mas precisamente, es decir bailan condicionados a las relaciones con el Imperio, sin soberanía ni independencia. (tareas esenciales, a resolver)

    Las estructuras deformadas de estas neocolonias, han parido, deformadas clases sociales, burguesías incipientes, dependientes, pequeño burguesías, diletantes, clases proletarias deformes y no sustentables, con aristocracias sociales de un intelectualismo, que tuvo su eje, cuando la línea venia de Moscú, lo que situaba la diferencia de matices.

    Los embates de la globalización, con su filosofía de consumismo, genero una generación, muy alejada de lo esencial, en cuanto al relacionamiento del hombre con el medio, plastificando y violentando, la ética del ser humano.

    La primera apuesta, de quien piense como izquierda, debe ser cultural, antagónica con el sistema, y sus consuetudinarios representantes, es decir tajantemente otra cosa, algo que se pueda diferenciar, que se pueda palpar, que se pueda asumir como ejemplo de vida.

    El craso error, es pretender mejorar, reformar, continuar y hacer el sistema más benévolo, desde la Bastilla a nuestra época, se siguen reproduciendo los que tiran por la borda el esfuerzo, sacrificio y esperanza de un colectivo.

    No se puede ser militante asalariado, no se debe tener prebendas por cumplir con la tarea, no se debe permitir el estancamiento en los sillones, no se debe priorizar el pago de la deuda externa a resolver nuestros problemas integrando ese capital al desarrollo de una nueva forma de producción con patrones cooperativos, obreros responsables, con sindicatos que no solo defiendan, sino y sobre todo que asuman, una conducta ética, frente a la sociedad, controlando y educando, pero sobre todo rompiendo esos enquistamientos, de personajes que se han construido Castillos., etc., etc.

    Vaya si sabrán, los que hacen polito logia, para vivir, lo que necesita la gente. De lo que necesita el proceso, solo que el individualismo de una pequeño burguesía que dirige, este reacomodamiento del capitalismo, frena el proceso de integración y construcción de una verdadera ciudadanía deliberante y decisiva.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==