lunes 15 de julio, 2024

El gobierno brasileño debe desarrollar una “nueva cooperación” con Haití, dice Camille Chalmers

Publicado el 25/09/23 a las 6:46 am

Por Monyse Rávena

Los movimientos populares organizados haitianos esperan una evaluación imparcial de Brasil y de la comunidad internacional sobre el legado de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah). “El impacto de la MINUSTAH en Haití fue catastrófico para el pueblo haitiano. Contribuyó en gran medida a debilitar al Estado. Contribuyó a aumentar la dependencia de Estados Unidos. Y generó una alianza estratégica con la extrema derecha”, afirmó el economista y profesor haitiano Camille Chalmers.

La misión, que operó entre 2005 y 2017, estuvo comandada por Brasil. Uno de los comandantes de la iniciativa fue el general Augusto Heleno, quien más tarde fue ministro del gobierno de Bolsonaro y es sospechoso de estar involucrado en los actos golpistas del 8 de enero. Chalmers recordó que, además de las consecuencias políticas, la MINUSTAH fue responsable del abandono de niños haitianos, hijas de soldados brasileños, y de la epidemia de cólera, enfermedad transmitida por soldados nepaleses que mató a unas 40.000 personas en el país. 

“Algunos militares incluso dijeron que el trabajo de las tropas brasileñas en Haití era un entrenamiento para reforzar la represión y el control de las favelas de São Paulo y Río de Janeiro. Por lo tanto, espero que el actual gobierno brasileño entienda este tema y permita el desarrollo de nuevas cooperación que realmente tenga en cuenta los intereses y la voluntad del pueblo de Haití”, afirmó.

Chalmers es miembro de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo de Haití (Papda), una coalición de organizaciones populares que existe desde 1995 y que lucha contra las políticas neoliberales. El economista es uno de los principales intelectuales y líderes políticos de Haití y recibió a Brasil de Fato para una entrevista conjunta con el diario mexicano La Jornada , en la capital del país, Puerto Príncipe. 
 
En la entrevista también habló sobre la dificultad de integrar a Haití a América Latina y el Caribe en términos políticos, económicos y comerciales. “Tenemos una integración incompleta”. Para Chalmers, Haití está aislado de otros países latinoamericanos desde la Revolución haitiana de 1804, pero considera la conexión con el continente esencial para el desarrollo del país. “Debemos desarrollar una diplomacia ciudadana agresiva para vincular a Haití con la lucha de los afrodescendientes en América del Norte y en todo el continente”. 

Chalmers también habló sobre el rechazo del pueblo haitiano a una nueva intervención externa, las dificultades educativas del país y la importancia de la Revolución haitiana para el rumbo del continente. Lea la entrevista completa a continuación:

Qué es y cuáles son los objetivos de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo en Haití (Papda).

Camille Chalmers: Es una coalición de organizaciones que nació en 1995. En aquel momento habíamos atravesado un cambio cultural importante, a causa del golpe de Estado de 1991 contra el gobierno de Jean-Bertrand Aristide, y en 1994 se hizo una restauración, una volver a la Constitución. Estábamos en un período muy decisivo para la política haitiana, porque existía la contradicción de que el regreso de Aristide era una victoria popular que permitiría neutralizar la ofensiva de la derecha que buscaba restablecer la dictadura, pero, al mismo tiempo, la condición para su regreso fue la aplicación de un nuevo plan de ajuste estructural. Entonces, para ellos, era el escenario ideal contar con un líder popular que aplicara las medidas establecidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por eso fundamos Papda, para explicar cuál era el contenido de este plan, cuáles eran sus consecuencias y por qué Estados Unidos apoyó el regreso de Aristide con esta condición. Luego creamos una plataforma de organizaciones para luchar contra las políticas neoliberales.

Papda también surgió de un proceso colectivo de autoevaluación por parte de movimientos sociales y populares, que se dieron cuenta de que después de la experiencia golpista era necesaria una reevaluación para diseñar nuevas estrategias. Así, el principal objetivo de Papda era luchar contra las políticas neoliberales, garantizar la cohesión dentro del movimiento popular y social antiimperialista y también trabajar para acercar los movimientos sociales haitianos al movimiento antiimperialista internacional, en América Latina y el Caribe, más específicamente. 

En términos continentales, ¿cuáles son los desafíos de la integración latinoamericana y caribeña para Haití?

Bueno, primero tenemos que poner esto en dos niveles, el nivel caribeño y el nivel latinoamericano y caribeño. Durante el gobierno de Hugo Chávez [en Venezuela], Haití se benefició de un programa muy importante, llamado Petrocaribe, que permitió al Estado haitiano tener acceso a una gran liquidez: entre 400 y 500 millones de dólares al año. Por primera vez, el Estado haitiano tuvo acceso irrestricto a esto. Además, desde 1998 hay cooperación con Cuba, una brigada médica cubana muy importante aquí, que ha hecho un trabajo maravilloso en salud pública. Aunque el gobierno de Jovenal Moïse intentó cancelar este programa, no pudo hacerlo. Porque la población tomó la iniciativa para conservar a los médicos cubanos. Con ellos se construyó una relación muy hermosa de fraternidad y solidaridad.

Después del golpe de 1991, participamos en una asamblea llamada Asamblea de los Pueblos del Caribe (Caricom), que es una agrupación de todas las organizaciones antiimperialistas de la región. Y pudimos informar a nuestros hermanos caribeños sobre lo que estaba pasando con relación al golpe y, en muchos países del Caribe, la población se movilizó. Los países de Caricom hicieron mucho lobby y presión para poner fin al golpe militar. Posteriormente, cuando Aristide regresó a la presidencia, se estableció un proceso de negociación para la integración de Haití al Caricom. Por lo tanto, fue un paso muy importante, porque Haití está aislado desde 1804, fue un paso importante hacia la integración en una estructura regional.

Esa fue una integración incompleta. Por ejemplo, aunque Haití es el país con mayor población de todo el Caricom –somos más del 50% de la población total del Caricom–, cuando el Caricom se reúne, hablan en inglés. El criollo [idioma oficial del país junto con el francés] no es una herramienta de trabajo. También hay mucha marginación de Haití bajo el pretexto de la migración ilegal. Entonces estamos diciendo que, para la integración completa de Haití, primero debemos integrar el criollo como herramienta de trabajo para Caricom y también debemos desarrollar un trabajo para comprender mejor no sólo la trayectoria histórica de Haití, sino también la cultura haitiana. 

Existe, por ejemplo, una demanda de productos artesanales haitianos de todo el Caribe, pero no se puede satisfacer porque, en primer lugar, no se conoce y, en segundo lugar, no existen circuitos de comercialización directa. Para productos artesanales, por ejemplo, hay una fuerte demanda de productos artesanales haitianos en Trinidad y Tobago, pero hay que pasar por Miami. Entonces cuando [los productos] llegan a Trinidad, son muy caros.

Entonces todo este trabajo tiene que hacerse. Y también proponemos que la Universidad de las Indias Occidentales –que es una universidad caribeña propiedad de todos los Estados miembros de Caricom– abra un campus en Haití. Porque es un derecho, es de los Estados, y eso facilitaría mucho la reducción del déficit que tenemos en la educación superior. Cada año tenemos 70 mil estudiantes listos para ingresar a la universidad pública, y la universidad tiene capacidad para albergar sólo a 1,5 mil. Entonces es un déficit muy grande y esto también explica la migración de jóvenes para estudiar. Por ejemplo, hay más de 60.000 estudiantes haitianos en Santiago, República Dominicana. Entonces esto socava un poco la posibilidad de reproducir mano de obra calificada. Estos son elementos importantes,

También creemos que debemos desarrollar una diplomacia ciudadana agresiva para vincular a Haití con la lucha de los afrodescendientes en América del Norte y en todo el continente. Los afrodescendientes, como es sabido, forman parte de la población más pobre y marginada, junto con los indígenas. Y creo que el símbolo de la lucha antiesclavista y anticolonial haitiana podría ser la inversión en las luchas actuales para lograr los derechos fundamentales de los pueblos afrodescendientes. En Estados Unidos, ustedes conocen la lucha que existe, pero que se intensificó mucho después del asesinato de George Floyd. Y Haití jugó un papel muy importante en lo que llamaron, en la década de 1940, el Renacimiento de Harlem y todo eso. Existía una conexión, incluso más fuerte que ahora, entre los militantes norteamericanos y la población haitiana. Y los sectores progresistas en Estados Unidos jugaron un papel fundamental en la lucha contra la ocupación estadounidense de Haití. La salida de las tropas estadounidenses en 1934 también se debió en gran medida a la militancia y la presión de grupos progresistas en Estados Unidos. Un periódico de izquierda como La Nación, de Estados Unidos, hizo una campaña mostrando todos los abusos y masacres cometidas por soldados estadounidenses en Haití. Entonces, para nosotros, es un vínculo importante para actualizar realmente la contribución de Haití a las luchas de emancipación a nivel continental, sobre todo. Ustedes conocen la historia de Bolívar, que vino a Haití y se quedó aquí tres meses, en momentos en que estaba completamente derrotado militarmente. Salió de aquí con armas, municiones, barcos y soldados, y escribe en sus memorias que, Sin la presencia de 350 soldados haitianos hubiera sido imposible derrotar a España. Entonces fue un aporte muy importante y, lamentablemente, esto no se menciona en las celebraciones de los 200 años de independencia en América Latina. Entonces necesitamos recuperar eso.

Lo más trágico es que la mayoría de las naciones latinoamericanas también contribuyeron a aislar a Haití porque no estaban de acuerdo con la revolución social que aquí tuvo lugar. En Brasil, por ejemplo, hubo un antihaitianismo que presentó la Revolución haitiana como una revolución sangrienta y bárbara que no debería repetirse en Brasil. Así, mantener a los esclavos como esclavos hasta finales del siglo XIX contribuyó al aislamiento de Haití. Y creo que esto debe revisarse hoy. Reconocer a Haití, reconocer la importancia de sus contribuciones históricas es esencial hoy en el trabajo de interconectar las luchas sectoriales. Porque una de las victorias del imperialismo hoy es que, a pesar del dinamismo de las luchas que tenemos ahora, y tenemos muchas, están fragmentadas. 

Una de las cosas importantes que hizo Dessalines en su proclamación de la independencia de Haití, por ejemplo, fue revocar el nombre “Saint-Domingue”, con el que Francia había bautizado a Haití, y recuperar el nombre indígena. Y lo llamó “Haití”, que es un nombre taíno, afirma la conexión necesaria entre los pueblos afrodescendientes y los pueblos indígenas de América Latina, es una conexión esencial para que podamos avanzar hoy hacia un proyecto revolucionario.

¿Cuál cree que es el balance de las acciones de la MINUSTAH [Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, liderada por Brasil entre 2005 y 2017] en Haití? ¿Cuáles son las expectativas sobre la política exterior brasileña del gobierno Lula de ahora en adelante?

Trágico, trágico, es decir, terrible. El resultado de la MINUSTAH en Haití fue catastrófico para el pueblo haitiano. Contribuyó en gran medida al debilitamiento del Estado. Contribuyó a aumentar la dependencia de Estados Unidos. Y generó una alianza estratégica con la extrema derecha. Realizamos tres eventos, uno en 2018, uno en el seminario internacional en 2019 contra los crímenes de la MINUSTAH en Haití y un tribunal popular sobre el crimen del cólera en 2020. Queremos realizar el cuarto evento en diciembre de este año. Estamos priorizando dos tipos de víctimas; hay más, pero priorizamos dos tipos. Primero, las mujeres violadas, los niños huérfanos, porque muchos de los soldados se fueron sin dejar dirección, y el cólera.

Creemos que es muy importante que haya una compensación y reparación ejemplar por el crimen del cólera, una enfermedad que no existió en Haití y que fue introducida por tropas de las Naciones Unidas en condiciones de negligencia inaceptable. Cuando las tropas nepalesas llegaron a Haití para quedarse durante 18 meses, hubo una epidemia de cólera en Nepal. Por tanto, la junta de Minustah no tenía excusa para no realizar exámenes médicos para comprobar el estado de salud de estas personas. Realmente es un crimen increíble que fue encubierto. Durante más de tres años, las Naciones Unidas intentaron ocultar que eran responsables de la introducción del cólera. Incluso recurrieron a expertos de la OMS, la Organización Mundial de la Salud, que vinieron aquí para decir que: “Sí, es el medio ambiente después del terremoto lo que explica el cólera”. para desprender la ira por la llegada de estas tropas. Pero luego, por supuesto, afortunadamente, hubo investigaciones de universidades norteamericanas, y de una universidad en Suiza y otra en Francia, que demostraron que [la enfermedad] venía de Nepal, lo cual está muy claro.

Después se llevaron a cabo algunos proyectos, pero nada realmente para compensar a las familias de los 40.000 muertos. Oficialmente dicen que son 10.000, pero todos los expertos dicen que hay al menos 40.000 muertos, porque muchas de las comunidades afectadas tuvieron que caminar siete horas para llegar a un punto de rehidratación y siete horas es mucho, te mueres si tienes cólera. Es decir, muchas personas murieron sin llegar al hospital y no fueron registradas. Son 40 mil muertos y 800 mil contagiados, además de daños muy importantes a la economía. Por ejemplo, la producción de arroz colapsó porque muchos agricultores que viajan todos los años para trabajar en la producción de arroz no querían ir a poner un pie en el agua en un lugar donde había cólera. Así, La producción de arroz se desplomó y durante más de dos años República Dominicana prohibió la importación de productos agrícolas procedentes de Haití con el pretexto de que estaban contaminados con cólera. Por tanto, se trata de daños económicos realmente importantes que hay que reparar.

Decimos esto incluso por la credibilidad de las Naciones Unidas. Si envían una fuerza de estabilización que produzca esto, no pueden seguir hablando de Naciones Unidas como un espacio para luchar por los derechos humanos. Por eso, creo que es importante que el gobierno brasileño saque sus conclusiones sobre esta evaluación y participe en exigir que haya una evaluación independiente a nivel global del trabajo de la Minustah y que inicie nuevas formas de cooperación con Haití. Esto me parece muy importante y creo que es algo que el gobierno Lula puede hacer, y también tenemos grandes esperanzas de que se defina una nueva línea de cooperación. Incluso, saliendo de la dependencia de Estados Unidos, Francia y los imperialistas, parece importante que Haití genere un vínculo con la dinámica de los Brics y con toda la nueva dinámica de integración soberana latinoamericana.

Respecto a una posible nueva intervención militar en el país, ¿cuáles son sus expectativas?

El 15 de septiembre está prevista una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para adoptar una resolución que autorice el envío –y esto es muy extraño– de una “fuerza ajena a la ONU”. Creo que es aún peor, porque al menos en las Naciones Unidas existe una estructura jurídica conocida. Es posible recurrir a esto. Pero no sé qué hace una fuerza que no sea de la ONU. No es una cosa. Una de las hipótesis que tenemos es que probablemente utilicen tropas africanas, como hicieron con la MINUSTAH, pero quizás también utilicen empresas privadas.

¿O mercenarios?

Sí, mercenarios. Todo esto podría tener consecuencias negativas para el pueblo haitiano. Por tanto, estamos completamente en contra. Enviaremos cartas al presidente del Consejo de Seguridad, a los países presentes, etc. Sigamos enviando. Ya hemos enviado una carta a Rusia y a la Unión Africana. 

En los últimos dos años hemos enviado unas cinco cartas a China para explicar la situación, nuestra posición, etc. Enviamos una carta a la Unión Africana para decir que Kenia no debería ser asociada con esta aventura imperialista. Entonces no lo sé, no puedo predecir lo que sucederá. No sé si Rusia y China lo vetará o no. Es muy difícil. Probablemente negociarán Haití con otra agenda, como siempre sucede, ¿no?

Pero haremos todo lo posible para proyectar la voz del pueblo haitiano, que no quiere una nueva intervención militar. Creemos que hay una manera de acabar con la inseguridad generada por las pandillas controlando el tráfico de armas. Sabemos de dónde vienen todas estas armas. Vienen de Estados Unidos y de la frontera; y no es tan difícil, con los medios tecnológicos que existen hoy, controlar el flujo de armas y municiones.

En segundo lugar, sostenemos que el núcleo de esta cuestión es político. En otras palabras, es necesario romper la alianza que existe entre los responsables del gobierno haitiano y las pandillas. Es el elemento básico que mantiene la inseguridad y por el que estas bandas se benefician del apoyo del Estado: la impunidad total y el suministro de armas y municiones.

También creemos que la policía está muy debilitada. La policía necesita apoyo técnico, apoyo armamentístico, apoyo en todo lo relacionado con el control territorial, etc. Y hay suficientes policías no corruptos para poder construir una alianza entre la policía y la población para defenderse y superar este fenómeno de inseguridad.

Uno de los objetivos de esta ocupación militar es humillar nuevamente a Haití. Demuestre que la solución siempre viene de afuera. “No pueden gobernarse a sí mismos porque son negros. Pensaban que podían tener un Estado, pero no pueden”. Es el objetivo ideológico más importante que están definiendo. Y también es una cuestión de dinero, porque dicen que hay 400 millones de dólares disponibles para esta intervención y se pelearán para ver quién se queda con el mayor trozo del pastel.

Ya he señalado la participación de Augusto Heleno Ribeiro en el intento de golpe de enero de 2023, lo que muestra muy bien las características de la fuerza militar que teníamos en Haití. Algunos militares incluso dijeron que el trabajo de las tropas brasileñas en Haití era un entrenamiento para reforzar la represión y el control de las favelas de São Paulo y Río de Janeiro. Por lo tanto, espero que el actual gobierno brasileño comprenda este tema y permita el desarrollo de una nueva cooperación que realmente tenga en cuenta los intereses y la voluntad del pueblo de Haití.
 

Edición: Thalita Pires

Tomado de Resumen Latinoamericano, 14/9/23

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==