domingo 24 de octubre, 2021

HAITÍ: Encuentro de concertación entre la sociedad civil organizada y los sectores políticos. Comunicado N° 1

Publicado el 12/07/21 a las 12:06 pm

Compartimos Comunicado de organizaciones y personalidades haitianas así como un análisis sumario de Yanis Iqbal.

A invitación de la Comisión para la búsqueda de una solución a la crisis – CRSC – nosotros, grupo de organizaciones de la sociedad civil en el país y en la diáspora, partidos políticos, grupos de partidos políticos, personalidades, denunciamos y repudiamos este acto que no tiene otro nombre que el de golpe de Estado.

El golpe fue llevado a cabo en la noche del martes 6 al miércoles 7 de julio por elementos locales aliados a fuerzas extranjeras. Este golpe de Estado dentro de un golpe de Estado sumerge al país en una crisis sin parangón y pone a Haití en grave peligro (refuerzo de la dictadura, ocupación extranjera, destrucción de todas las instituciones rectoras de nuestro país). El objetivo de este golpe de Estado es renovar y reforzar al sistema tradicional que ha generado injusticia y exclusión.

Para encubrir la represión y los crímenes políticos se decretó el estado de sitio, como base del poder del mismo equipo que llevó al país a la catástrofe que hoy padecemos. Hay que acabar con el uso de la violencia en la política. ¡No apoyamos ningún asesinato!

Saludamos la madurez de la población que ha comprendido claramente que estos acontecimientos no le favorecen, y le pedimos que permanezca vigilante y movilizada para que este golpe no pase.

Pedimos a la población que mantenga la calma y no ceda a ninguna manipulación. No demos ningún pretexto al autoproclamado poder para pedir el apoyo de una intervención extranjera. Condenamos enérgicamente la violación por parte de las Naciones Unidas de su propia carta democrática. La Representante Especial del Secretario General de la ONU en Haití, la Sra. Lalime, está apoyando a un ex Primer Ministro de facto, que apresuradamente se ha hecho de un poder que nadie le ha otorgado, mientras que aún no se ha iniciado ninguna investigación sobre el asesinato del ex presidente que acababa de destituirlo.

Pueblo haitiano

Hacemos un llamado a todas las fuerzas progresistas a formar un bloque sólido, decidido y comprometido con la construcción de un país en el que podamos vivir con dignidad, respeto a los demás y a la vida, con seguridad. Sólo este bloque sólido, en este momento de unidad histórica, puede permitirnos asumir el destino de nuestro país como pueblo soberano. Nosotros, los firmantes de este comunicado, asumimos nuestras responsabilidades. Decretamos la permanencia de una conferencia política que deberá organizarse lo antes posible. Ésta deberá reunir a todas las fuerzas activas de la nación para encontrar un compromiso nacional capaz de resolver la crisis. Empezamos a constituir un amplio consenso que seguirá creciendo para construir un proyecto que responda a las demandas fundamentales del pueblo haitiano en Haití y en el extranjero, en el interés de nuestro país sin desigualdad. Ética, honestidad, integridad, competencia, patriotismo y sinceridad son los valores que nos guían para hacer política de manera diferente. 

A los sectores de la comunidad internacional que reconocen que les corresponde a los haitianos resolver los problemas de Haití, solicitamos una solidaridad sincera para la solución de estos problemas.

La resolución de la crisis está cerca. Depende de todos nosotros los haitianos, juntos la llevamos. La victoria será de todos.

Viva Haití

Patrice Dumont

Sénateur Pierre Espérance

RNDDH

Wendy Jean-Pierre

KONBIT

Patrick Joseph

KONBIT

Salvatory R. Saint Victor

KONBIT

Edouard Paultre

ECC

Kervens Chérubin

MOPOD

Sonson Dumé

Brigade Syndicale BSAC

Jodson Dirogène

Fanmi Lavalas

Thomas Moise

Coalition Syndicale COSHARCO

Duclos Bénisoit

MUTH

David Levy

Coalition Syndicale COSHARCO

Steven Benoit

Entente pour une Transition de Rupture

Joseph Axène

Secteur Démocratique et Populaire Ricard Pierre

Secteur Démocratique et Populaire

Canova Jean-Baptiste

MOPOD

Dunois Erick Cantave

KONAKOM du Renouveau

Joel Edouard Vorbe

Fanmi Lavalas

Leslie Voltaire

Gérald Exantus

Mouvement Conscientisation pour Sauver Haiti (vodou)

Stéphane Vincent

En Avant

Jean-Louis Kervens

KORE-N

James Beltis

Nou Pap Dòmi Vélina Charlier

Nou Pap Dòmi

Ginette Chérubin

CUSM

Raymond Noël

CUSM

Bonivert Claude

Croisade pour le Développement et le Progrès d’Haiti

Raoul Vital

POHDH

Marc Dorvil

CTSP/COSHARCO

Charles Tardieu

FONSOC

Rosnel Jean-Baptiste

Platfòm Peyizan 4GnKontre

Stevenson Dossous

Secteur Démocratique et Populaire / Kore-N

Wesly Faustin

Secteur Démocratique et Populaire/ Kore-N

John Mcintosh Armand

RNDDH

Jean William Jeanty

Fwon Patriyotik Popilè

Origène Louis

Tèt Kole Ti Peyiza Ayisyen / 4 G Contre

Ernst Nènè Mathurin

Fwon Patriyotik Popilè

Dr Gracia Jean-Charles

Pitit Desalin

Dominique Saint-Eloi

CNOHA/COSHARCO

Danièle Magloire

Platfòm Organizasyon Feminis / Kay Fanm

Sabine Lamour

Platfòm Organizasyon Feminis / SOFA

Samuel Colin

Forum pour la paix en Haiti et le Développement Durable FOHDD

Luckner Bayas

Forum pour la paix en Haiti et le Développement Durable FOHDD

Evens Fils

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Frantz Casséus

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Louis Joseph Louis

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Kisomair Duré

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Magalie Georges

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Jacques Ted St-Dic

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Joseph Maxime Rony

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Wilfrid Saint-Juste

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Sabine Manigat

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Mytha Désulmé

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Monique Clesca

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Magali Comeau Denis

Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a,

Para validacion: Komisyon k ap Chèche yon Solisyon Ayisyèn nan Kriz peyi a

Haití, 8 de julio de 2021

Haití: del neocolonialismo a la brutalidad neoliberal

Por Yanis Iqbal

El Tratado de Ryswick de 1697 legalizó el control francés sobre el tercio occidental de la isla Hispaniola, un activo español, bajo el nombre de Saint-Domingue. La colonia resultó ser una valiosa fuente de riqueza. En 1789, Saint-Domingue suministró dos tercios del comercio exterior de Francia y fue el mayor mercado individual para el comercio europeo de esclavos. Era una fuente de ingresos mayor para sus propietarios que todas las trece colonias norteamericanas de Gran Bretaña juntas. El trabajo de medio millón de esclavos sostuvo la deslumbrante opulencia de la burguesía comercial francesa y formó los cimientos ocultos de ciudades como Burdeos, Nantes y Marsella. En agosto de 1791, después de dos años de la Revolución Francesa y sus efectos dominó en Saint-Domingue, los esclavos se rebelaron.

Los esfuerzos colectivos británicos, españoles y franceses para aplastar la rebelión desencadenaron una guerra que duró trece años y concluyó con la humillante derrota de las potencias imperiales. William Pitt el Joven y Napoleón Bonaparte juntos perdieron unas 50.000 tropas en la campaña para restaurar la esclavitud y los arreglos de explotación. La derrota de la expedición de este último en 1803 resultó en el establecimiento del estado de Haití. El 1 de enero de 1804, el general Jean-Jacques Dessalines declaró a Haití país independiente:

“Ciudadanos, no basta con haber expulsado a los bárbaros que han ensangrentado nuestra tierra durante dos siglos; no basta con haber refrenado a esas facciones en constante evolución que, una tras otra, se burlaron del espectro de la libertad que Francia osciló ante vosotros. Debemos, con un último acto de autoridad nacional, asegurar para siempre el imperio de la libertad en el país de nuestro nacimiento; debemos tener cualquier esperanza de volver a esclavizarnos lejos del gobierno inhumano que durante tanto tiempo nos mantuvo en el letargo más humillante. Al final, debemos vivir de forma independiente o morir «.

Revolución y presiones externas

Dessalines era un ex esclavo que había ascendido en las filas del ejército durante la Revolución Haitiana y se convirtió en uno de los líderes de la lucha contra los franceses después de la deportación del general Toussaint Louverture, su predecesor. Escrita como un mensaje suyo a la nación, la Declaración exponía las quejas de los haitianos contra Francia y proclamaba la determinación del pueblo haitiano de resistir el regreso de la esclavitud y el colonialismo. Se cree que el documento fue redactado por Louis Boisrond-Tonnerre, uno de los secretarios de Dessalines, quien había dicho que la declaración “debería escribirse con la piel de un hombre blanco por pergamino, su cráneo por escritorio, su sangre por tinta y una bayoneta por bolígrafo «.

La independencia de Haití no fue un proceso sencillo. Los países imperialistas intervinieron incesantemente para bloquear cualquier camino para el avance continuo de la liberación nacional. Después de la derrota de las fuerzas napoleónicas de Francia, un general francés llamado Jean-Louis Ferrand estableció un gobierno en Santo Domingo (actual República Dominicana), que duró hasta que los militares españoles y británicos expulsaron a los franceses de la colonia en 1809. El general Ferrand fue un Defensor descarado de la esclavitud, y su régimen trató de volver a someter a la servidumbre a miles de hombres, mujeres y niños que habían ganado su libertad en las emancipaciones generales francesas de 1793-1794. También autorizó incursiones de esclavos en Haití.

Los daños causados ​​por las incursiones militares se vieron amplificados por las repercusiones de un embargo total. En 1825, Carlos X emitió una Real Ordenanza reconociendo la independencia de “la parte francesa de Saint Domingue” con la condición de que el gobierno haitiano pagara una indemnización sustancial para compensar a los antiguos propietarios de las plantaciones por las propiedades, incluidos los seres humanos, perdidas durante la revolución. La ordenanza fue acompañada por un escuadrón francés preparado para iniciar un bloqueo en caso de que Haití no aceptara el acuerdo. Francia, que ya había resecado económicamente a Haití, aparecía ahora como acreedor del régimen esclavista contra el pueblo haitiano. Haití pagó la deuda a tasas de interés opresivas durante 122 años, hasta 1947. La indemnización está valorada hoy en 22.000 millones de dólares. El drenaje de esta riqueza dejó a Haití en un estado debilitado.

Divisiones internas

Después del asesinato de Dessalines en octubre de 1806, había dos fuertes contendientes por el poder en Haití: Henri Christophe y Alexandre Petion. Las élites mulatas, personas de ascendencia mixta blanca y negra, crearon una asamblea constituyente para formar un gobierno. Seleccionaron a Christophe, un general negro, para ser presidente y a Petion para encabezar la legislatura. La selección de Christophe fue un intento de gobernar a través de líderes negros titulares, un marco conocido como politique de doublelure (política de forro). Sin embargo, Christophe no tenía ninguna intención de ser un presidente títere. Formó un ejército y marchó a Puerto Príncipe, pero no pudo tomar la ciudad, que estaba al mando de Pétion, que tenía una poderosa artillería.

Christophe fue al norte y capturó Cap Haitien. Trajo guerreros de Dahoumey en África central para que sirvieran como su guardia de élite. En el sur, Petion fue nombrado presidente vitalicio de la República de Haití con la capital en Puerto Príncipe. Haití permaneció separado hasta la muerte de Christophe en 1820. En 1818, el presidente Jean-Pierre Boyer tomó el poder en el norte de Haití y reunió el país dos años después. Incluso mientras el norte y el sur se fusionaban, surgió otro problema territorial. En 1822, cuando algunos dominicanos en Santo Domingo comenzaron a organizarse para obtener la independencia de España, Boyer unió la parte oriental de la isla, una antigua posesión española, a la República de Haití. La Unificación siguió un ideal constitucional: la fusión de toda la isla frente a las agresiones extranjeras.

Pero a principios de la década de 1840, los dominicanos desarrollaron animosidad por el régimen de Boyer. Poco después de que fue derrocado en 1843 y el general Charles Rivière-Hérard tomó el poder, un pequeño grupo de activistas en Santo Domingo revocó el gobierno unificado en la capital dominicana. Rivière-Hérard intentó oponerse a la separación y envió tropas hacia el este, pero estaba más centrado en la consolidación del poder en casa y no pudo tener éxito debido a las inestabilidades internas. El 27 de febrero de 1844, los rebeldes dominicanos expulsaron a las últimas tropas haitianas de la capital, asegurando la independencia.

Ocupación estadounidense, movimientos de resistencia y golpes de Estado

En 1898, Estados Unidos extendió sus tentáculos imperiales hacia el Caribe, expulsando a los españoles en la Guerra Hispanoamericana y ocupando Cuba, República Dominicana, Haití y Puerto Rico. Durante el período de la ocupación estadounidense de Haití, en 1917 se redactó una constitución que permitía la propiedad extranjera de tierras haitianas, que había sido prohibida anteriormente. La Gendarmería y la Guardia Nacional de Haití reprimieron una resistencia generalizada contra esta ley, instrumentos de represión creados por los marines estadounidenses para mantener el dominio colonial. De quince a treinta mil haitianos murieron en ciclos continuos de violencia estatal, aunque esto no pudo evitar una rebelión campesina en 1919-1920 y una serie de huelgas en 1929. La erosión de la influencia directa de Estados Unidos La ocupación comenzó en 1930, con la reinstauración de las elecciones legislativas y presidenciales en Haití, y terminó en 1934, con la salida de las fuerzas estadounidenses el 14 de agosto.

En 1941, bajo la presidencia de Élie Lescot, se creó la Compañía de Desarrollo Agrícola Haitiano-Estadounidense (SHADA) con una donación de $ 5 millones del Banco de Exportación e Importación de EE. UU. Este megaproyecto, que abarca 100.000 hectáreas en Haití, fue creado para producir caucho para los países aliados involucrados en la Segunda Guerra Mundial. Para 1944, el proyecto había fracasado: la capacidad productiva colapsó, no quedó ninguna infraestructura duradera y los campesinos fueron desplazados por la fuerza de sus tierras. Los fracasos económicos fueron acompañados de represión y vigilancia. Se formuló una ley gubernamental que exige la presencia de un oficial de policía en todas las reuniones de las asociaciones de trabajadores.

En 1946, un movimiento popular formado por trabajadores y estudiantes se movilizó para derrocar al régimen de Lescot. La revuelta fue dirigida por jóvenes marxistas con base en Puerto Príncipe, la capital de Haití. Estas energías radicales pronto fueron reprimidas por la clase dominante. Lescot ordenó al coronel Lavaud, el jefe de la Guardia Nacional, que usara toda la fuerza necesaria para disolver las turbas. Este último se negó y fue arrestado de inmediato. El segundo oficial de la Guardia Nacional, el coronel Antoine Levelt, habló con Lavaud y el embajador estadounidense Wilson para decidir el plan de juego futuro. Junto con la embajada formaron un Consejo Ejecutivo Militar, que obtuvo la renuncia de Lescot una vez que lo convencieron de que su vida corría peligro si permanecía en Haití un día más.

Aterrorizados, el resto del gabinete presentó sus renuncias y se echó a correr y escapó del país. A las tres de la mañana del 11 de enero de 1946, Lescot y su familia, sentados en la parte trasera de un coche de policía, se dirigieron a Bowen Field, luego abordaron un avión que los esperaba hacia Miami, convirtiéndose en el primer presidente exiliado de Haití desde la ocupación estadounidense. . Dumarsais Estimé, el presidente sucesor, inició un modesto programa de reforma que provocó la ira del imperio estadounidense. Las corporaciones estadounidenses, a saber, SHADA y Haitian American Sugar Company (HASCO), etiquetadas como comunista a la administración de Estimé ”; Los bancos estadounidenses negaron al gobierno cualquier forma de alivio de la deuda y nuevos préstamos. Estimé finalmente fue destituido en un golpe de Estado por la Guardia Nacional.

Estrangulamiento imperialista

A partir de 1950, Estados Unidos apoyó las sucesivas dictaduras de François Duvalier (Papa Doc) y su hijo Jean-Claude (Baby Doc) durante más de treinta años. Los Duvalier cimentaron la ubicación periférica de Haití en el sistema capitalista global. La inquietud entre la población, resultado de la angustia económica generalizada, se sofocó mediante el uso de violencia excesiva. El paramilitar de Duvalier, Tonton Macoutes, entrenado por el ejército estadounidense, mató a más de 50.000 personas. La lucha de masas finalmente derrocó al régimen dictatorial. En 1986, un levantamiento en Gonaives provocó rebeliones rurales en todo Haití, que finalmente llegaron a la capital. En febrero de ese año, Baby Doc huyó a Francia en un avión de la Fuerza Aérea de EE. UU.

La ciudadanía haitiana volvió a entrar en el escenario internacional con un panorama económico devastado por los Duvalier. La solución del FMI para la miserable pobreza de Haití implicó nuevas reducciones de los salarios, que habían alcanzado niveles de hambre, la privatización del sector estatal, la reorientación de la producción nacional a favor de los cultivos comerciales populares en los supermercados de América del Norte y la eliminación de los aranceles de importación. No hubo perdón para las grandes deudas acumuladas por una dictadura caracterizada por la falta de rendición de cuentas. Los intentos de luchar contra estas injusticias a través de un movimiento sostenido, conocido como la inundación ( lavalas), dirigido por el ex sacerdote Jean-Bertrand Aristide, fueron socavados por intervenciones externas. En septiembre de 1991, apenas siete meses después de la toma de posesión de Aristide, el ejército tomó el poder e instaló una nueva junta bajo el mando del general Cédras.

Durante los siguientes tres años, los militares instituyeron un reinado de terror en un intento de desmantelar las redes Lavalas en los barrios marginales; alrededor de 5.000 partidarios de Lavalas murieron. Se invadieron iglesias y organizaciones comunitarias; predicadores y líderes fueron asesinados. En abril de 1994, los paramilitares liderados por Jean Tatoune, un matón de la CIA, masacraron a decenas de civiles en la ciudad de Gonaives en lo que se conoció como la Masacre de Raboteau. Pronto, el régimen militar se enfrentó a dificultades para mantenerse unido sin una masacre abierta y constante, lo que llevó a un número cada vez mayor de refugiados, un problema político para Estados Unidos. El 18 de septiembre de 1994, los estadounidenses enviaron al ex presidente Carter, al senador Sam Nunn y al ex presidente del Estado Mayor Conjunto Colin Powell a Haití para negociar la destitución de Cedras.

Cédras acordó irse el 15 de octubre de 1994. Aristide tuvo que hacer una serie de compromisos para este acuerdo. Renunció al derecho a procesar muchas violaciones de derechos humanos; firmó tres años de su mandato presidencial, acordando que su mandato terminaría en febrero de 1995, contando los años golpistas como si hubiera sido presidente; y abandonó su preferencia por la primera ministra, la izquierdista Claudette Werleigh, en favor del neoliberal Smarck Michel. Estas decisiones fueron impuestas a Haití por una coyuntura internacional que tenía poco margen de maniobra. En noviembre de 2000, Aristide volvió a ganar las elecciones presidenciales con el 92% de los votos emitidos, con una participación estimada en torno al 50%.

Hizo todo lo posible por utilizar los recursos drásticamente limitados de Haití para el mejoramiento de la población. Durante sus dos mandatos, el país supervisó la creación de más escuelas que en los 190 años anteriores. Imprimió millones de folletos de alfabetización y estableció cientos de centros de alfabetización, ofreciendo clases a más de 300.000 personas; entre 1990 y 2002 el analfabetismo se redujo del 61% al 48%. Con ayuda cubana, se construyó una nueva escuela de medicina en el suburbio de Tabarre en Port-an-Prince, que ofrece capacitación médica gratuita a estudiantes de comunidades pobres que aceptaron, al graduarse, contribuir con sus servicios en los barrios pobres y rurales de Haití.

Se redujo la tasa de transmisión del VIH y se abrieron clínicas y programas de capacitación como parte de una campaña pública contra el SIDA. La tasa de mortalidad infantil disminuyó gracias al fortalecimiento de la atención médica. El gobierno de Aristide aumentó las contribuciones fiscales de los ricos y, en 2003, anunció la duplicación de un salario mínimo sumamente inadecuado.

Las políticas favorables a los pobres del gobierno de Lavalas perturbaron a la clase propietaria y sus benefactores imperialistas. A pedido de Estados Unidos, Francia y Canadá, la Fuerza de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) fue enviada en junio de 2004. El supuesto objetivo era someter a los grupos militantes de oposición y trabajar para reconstruir las comunidades locales y las alianzas políticas.

Sin embargo, una investigación de 2017 de Associated Press mostró a la fuerza de la ONU como un ejército de ocupación asesino. La evidencia mostró miles de casos de violación y tortura, así como la diseminación del cólera, un desastre para Haití. La fuerza de mantenimiento de la paz fue incriminada en todo lo que estuviera en contra de su mandato.

Las masas estaban profundamente resentidas por la fuerza de ocupación bien financiada, cuyo presupuesto de $ 500 millones podría haber beneficiado enormemente a los haitianos durante los disturbios por alimentos de 2008. La difícil situación del pueblo haitiano se vio agravada por el terremoto masivo que azotó el país en enero de 2010. Más de 300.000 personas murieron en esta tragedia.

El FMI aprovechó esta crisis para aumentar la dependencia de Haití al otorgarle al país un préstamo de 114 millones de dólares. Los términos de este préstamo han seguido asfixiando la soberanía de Haití en los años posteriores. Un esfuerzo de recuperación internacional produjo cerca de $ 9 mil millones en ayuda. Sin embargo, el 59% de los fondos se destinó a agencias de la ONU, ONG internacionales y contratistas privados; El 40% fue a las entidades dominadas por los militares de los países; y solo el 1% fue al gobierno haitiano. Por lo tanto, grandes porciones del dinero que podrían haber contribuido en gran medida a ayudar a Haití a recuperarse se desperdiciaron a través de la corrupción en todos los niveles, dejando al pueblo haitiano en un estado de desesperación constante.

Neocolonialismo

En 2011, la Organización de Estados Americanos (OEA) controlada por Estados Unidos colaboró ​​con la élite haitiana para instalar a Michael Martelly como presidente. Martelly era un títere neocolonial, responsable de destripar a un Haití ya débil a través de su política de «Open for Business». La apertura de una planta de fabricación de Corea del Sur en Caracol, un área en el noreste de Haití que no se vio afectada por el terremoto, desplazó a cientos de agricultores haitianos y confiscaron tierras arables.

La planta fue elogiada por proporcionar 15.000 puestos de trabajo por la Comisión de Recuperación Provisional de Haití, encabezada por el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. Sin embargo, la corporación de Asia Oriental Sae-A recibió beneficios amplios e injustificados: exenciones de impuestos, puertos libres de impuestos y mano de obra barata. Continuó el empobrecimiento nacional. Martelly dimitió en febrero de 2016 y entregó el poder a un presidente provisional tras las elecciones de 2015, que se vieron empañadas por el fraude. La ronda final de elecciones se llevó a cabo semanas después de que el huracán Matthew azotara gran parte del país. Jovenel Moïse , un empresario que fue el sucesor elegido por Martelly, asumió la presidencia en febrero de 2017. Solo el 20% de los votantes de Haití se presentó el día de las elecciones.

En otras palabras, menos del 10% de los votantes registrados, solo unos 600.000 votos, apoyaron a Moïse. Comenzó a enfrentarse a la oposición masiva en las calles a partir de 2018, cuando su gobierno elevó los precios del combustible en un 38% (gasolina) y un 51% (diésel y queroseno) como parte de un programa de «reajuste» del FMI. La resistencia de base se intensificó cuando se supo que Moïse y sus compinches se habían embolsado unos $ 4 mil millones en subsidios a la importación de petróleo proporcionados por Venezuela bajo su programa Petrocaribe, destinados a fines de desarrollo. En el trato, el corrupto gobierno haitiano recibió el apoyo de Washington a cambio de ser cómplice de su operación de cambio de régimen contra el gobierno socialista del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

A medida que la brutalidad neoliberal llevó a las masas haitianas a tomar las calles, el gobierno de Moïse se volvió autoritario. A partir de octubre de 2019, gobernó por decreto después de disolver el Parlamento cuando no se pudieron organizar elecciones. Las fuerzas armadas de Haití fueron reinstaladas después de haber sido disueltas en 1995, se reforzaron los poderes de la policía y se estableció una Agencia Nacional de Inteligencia, que solo rinde cuentas al presidente. Moïse también propuso un referéndum para establecer una nueva constitución, que habría aumentado el dominio del presidente. Los cambios propuestos incluyeron la abolición del cargo de primer ministro responsable ante la legislatura; reemplazar el parlamento bicameral por uno unicameral; y eliminar la prohibición en la Constitución de Haití de que un presidente sirva dos mandatos consecutivos. Esta última medida se introdujo como un amortiguador democrático tras la caída de la dictadura de Duvalier.

El mandato presidencial de Moïse terminó el 7 de febrero de 2021. A pesar de los repetidos llamados a dimitir y las protestas masivas exigiendo su dimisión, se negó a dejar el cargo. Su administración se convirtió en una dictadura abierta, confiando en el despliegue de la fuerza pura para sostenerse. A la 1 am de la mañana del 7 de julio de 2021, hombres armados, dos haitiano-estadounidenses y 26 colombianos, asaltaron la residencia privada de Moïse en Pétionville, un suburbio adinerado de Puerto Príncipe, y lo asesinaron. Este asesinato fue el resultado de la agresiva persecución de ambiciones personales de Moïse y sus interminables esfuerzos por aferrarse al poder. Su modo de gobernar finalmente alienó y antagonizó a muchos actores en Haití.

Yanis Iqbal es un estudiante y escritor independiente que vive en Aligarh, India y puede ser contactado en yanisiqbal@gmail.com.

Tomado de SOCIALIST PROJECT, EL 12/7/2021.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==