sábado 24 de agosto, 2019

Descentralización versus procesos recentralizadores: hay que dar la lucha por el poder también

Publicado el 19/02/19 a las 6:30 am

| Fotografía Juan Ángel Urruzola

Entrevista a Eugenio Petit1

Por Brenda Bogliaccini

—¿Qué objetivos tenían vos y el grupo de gente que te acompañó cuando decidiste presentarte para concejal municipal de Carmelo?

—Los municipios son una experiencia —desde el punto de vista institucional— muy joven en nuestro país, vamos por el segundo período. En su momento interpretamos que era un lugar más que interesante para dar una pelea o una lucha inminentemente práctica, porque uno puede tomar una intervención, desde el lugar que le toca actuar como concejal, para las cosas que uno desde el punto de vista ideológico cree profundamente.

Los municipios son una instancia en la cual está habilitada la participación, y es algo esencial para los municipios, que la gente los visualice como una herramienta, que se apropie de la herramienta, que se empodere; y eso hace también un enlace con lo que uno cree desde el punto de vista ideológico, que es aportar a una democracia superior, que es una democracia con participación ciudadana. Y esta experiencia, que obviamente llegó a nuestro país bajo un gobierno de signo progresista, de alguna forma nos está dando la posibilidad de algo que es bien interesante, que es un tema que está en debate a nivel del mundo: los procesos de descentralización versus los procesos recentralizadores. Porque el poder es centralista, y hay que dar la lucha por el poder también. 

—¿Y cómo te lo imaginabas concretamente? ¿Vos sentías que podían hacer cosas más concretas por Carmelo desde lo municipal?

—Exacto. A los municipios la gente los conoce por el clásico ABC: alumbrado, barrido y calles. A nosotros nos parece que eso es muy poco para las posibilidades que brinda la herramienta. Nosotros apostamos a trabajar desde cómo nos relacionamos los seres humanos entre nosotros, cómo nos relacionamos con el cuidado del medio ambiente, con el cuidado de los recursos, cómo nos relacionamos con la cultura, con la economía de cada ciudad, con los proyectos personales y colectivos. Y desde el municipio lo vemos como un lugar articulador —y de hecho estamos permanentemente intentando llevarlo a la práctica—; y también ir progresivamente hacia un lugar donde buscamos la mayor autonomía del municipio, que eso es lo que está costando un poco y que en algún lugar tiene que estar escrito en la ley que los municipios tienen que tener un nivel de autonomía, autogestión, poder manejar sus propios recursos, personalidad jurídica. 

Y bueno, es una herramienta que, repito, a nosotros nos gusta salir a los barrios, recorrer, hablar con la gente, hablar con colectivos. Hoy estuvimos toda la mañana hablando con estudiantes; y vaya que los estudiantes, los jóvenes en Uruguay, que siempre son estigmatizados, ninguneados, etcétera, presentaron cinco proyectos hermosísimos y todos viables, y que van a trazar nuestra agenda de trabajo para el próximo año.

—Vi una publicidad llamando a jóvenes de liceos y UTU a presentar proyectos, y que esa idea había surgido de un encuentro de municipios donde participaste hace poco en Punta del Este,. ¿Es de ahí que surgió esa idea? Y contanos de esos cinco proyectos también. 

—Sí, surge ahí. A este encuentro de concejales y gobiernos municipales de América Latina vinieron unas 2400 personas y, como te podrás imaginar, hubieron varias mesas de trabajo. Un día próximo al mediodía había una mesa juvenil, de concejales jóvenes, que nos resultó interesante y fuimos y escuchamos experiencias preciosas de gente joven con mucho compromiso —cuando digo jóvenes, digo poco más de veinte años, que para lo que es la gerontocracia uruguaya son casi que niños—, y contando cosas maravillosas; y de municipios y ciudades pequeñas muy comprometidas, por ejemplo los argentinos defendiendo a las universidades, haciendo, frente a los recortes presupuestales, abrazos de un pueblo o de la gente joven de una ciudad alrededor de una universidad. Mucha gente con mucho compromiso. 

Los jóvenes participan donde se sienten escuchados, temas que les interesan y donde no existen frustraciones, que es el compromiso que tenemos. Nosotros invitamos a las cinco instituciones de educación media que hay en nuestra ciudad —dos liceos, UTU, Escuela de Reparaciones Construcciones Navales y Anexos (ERCNA) y el Instituto de Formación Docente—, les pedimos que trabajaran un proyecto, lo presentaran en el municipio, lo debatieran entre ellos, eligieran un representante que se fuera a presentar en la mesa, que hoy fuera una especie de concejal por el día; y fuimos con el compromiso de ir con las orejas bien abiertas, con el lápiz afilado a tomar nota de lo que decían.

Varias de sus ponencias están vinculadas con el tema de medio ambiente, bienvenidas las generaciones que pelean por defender los recursos, el recurso natural, cómo nos relacionamos con ellos. También el representante de ERCNA hablando de que la gente en ERCNA se prepara para trabajo de alta calificación y de alguna forma es el único varadero que está sobre un arroyo —hay otro en La Teja— donde se dictan clases y para mano de obra calificada donde pueda haber una posibilidad realmente interesante de desarrollo de esa industria local; y él nos trajo algo por escrito, todos nos dejaron algún trabajito por escrito. Otras de las propuestas están vinculadas con el tema de la tenencia responsable de animales, y con el cuidado del medio ambiente, de la contaminación, etc. Son propuestas realmente interesantes, también hay un grupo de la Escuela Técnica vinculado con el sector de la astronomía. Alumnos que estaban en clases de panadería, de oficio panadero, que se les ocurrió que tenían muchas recetas para escribir y hacer un libro; editar un libro con estas características, nosotros desde el municipio los podríamos estar ayudando. 

—Con esta iniciativa ustedes priorizaron a los jóvenes.

—El objetivo nuestro es que cualquier colectivo participe, pero hoy en particular trabajamos con los jóvenes, buscamos caminos para que el municipio sea una herramienta de conciencia o de compromiso ciudadano: “acá tengo una herramienta que la institucionalidad me está dando, y de la cual yo tal vez no tenía demasiado conocimiento que podía participar e incidir, que tengo derechos”. Y el desafío es que esto no se quede en una instancia frustrante, de decir: “preparamos un mes entero un trabajo, nos juntamos con los profesores, redactamos un proyecto, y quedó en la nada”. 

—¿Y qué logros obtenidos señalarías en Carmelo y qué temas pendientes hay para seguir traba-jando?

—En Carmelo —no sé si tú tienes presente—, el año pasado hicimos un foro que le llamamos “Carmelo rumbo al 2030”. Un poco pretendemos salir de la rutina del trabajo de apagar incendios por temas puntuales y proyectarnos con una mirada a más largo plazo. 

La mesa con mayores aportes fue sobre infraestructura. Carmelo tiene un debe importante en cómo estamos preparados para eventos climáticos adversos, tenemos que acostumbrarnos a hablar de estos temas porque se van a dar con una periodicidad bastante importante. Y ese es un tema que también puede ser político, que podemos engancharlo con la mirada de la Intendencia. Nosotros priorizamos, por ejemplo, que los barrios que están por lo general en situación de mayor vulnerabilidad son los que cuando hay un evento adverso, inundaciones, etcétera, son los que quedan más expuestos. El fenómeno climático no lo podemos manejar nosotros y las sudestadas que hay son brutales, pero sí podemos tomar algunas medidas, buscar las zonas rojas, qué es lo que falta de mantenimiento, hay un sistema de bombeo para sacar el agua rápidamente. Todo eso implica una decisión política y hablar de dineros muy importantes, que exceden largamente la posibilidad de un municipio. Nosotros lo que queremos es contraponer las necesidades de la gente —que para cualquier persona que se le meta el agua en la casa es terrible y la deja en muy mal estado cuando se retira el agua—, priorizar eso sobre, de repente, proyectos más faraónicos, de lucimiento personal, como puede ser una rambla, una extensión de la rambla hacia el norte, como está proyectado, o el Real de San Carlos. Tal vez haya quedado muy lindo, muy bonito, yo no me quiero meter en decir que no a todo, pero de repente hay que poner en la balanza qué es más importante para Carmelo: un trabajo sobre la infraestructura para darle tranquilidad a la gente. 

Eso quizás fue lo más importante. También sobre medio ambiente, hay problemas grandes con el ex astillero Maffoni, quedaron muchas embarcaciones en el río que no están recuperables, son chatarra, contaminando con combustible que ha dado mucho trabajo sacarlo, con el riesgo que tuvimos con las inundaciones de que se desprendiera alguna y tuviera algún impacto sobre el puente. En las inundaciones, que volvieron a Carmelo en 2016, la ciudad llegó a quedar dividida porque el puente era intransitable, y tuvimos el riesgo de que pasaran cosas mayores. Ese es otro de los temas —de medio ambiente— que se trabajó. 

También se trabajó sobre la cultura, por suerte ahora vienen unos fondos de la OPP para hacer una agenda cultural para Carmelo, en la cual vamos a estar invitando en los próximos días a todos quienes hacen cultura, teatro, cualquier otra forma artística. Por suerte hay recursos para ello, lo que tenemos que hacer es una agenda inteligente para que no sea un grupo que le pase por arriba a todos los demás, sino tratar de que puedan pensar juntos.

—¿Y cómo ves Colonia, el departamento, en su parte económica, productiva? ¿Cómo está esta intendencia en particular? ¿Cuáles son tus preocupaciones?

—Nosotros no vemos iniciativa en empleo, salvo algunos temas puntuales. Sabemos que el intendente, el doctor Moreira, estuvo de gira por China, pero no sabemos con que vino, si trajo alguna inversión. Pero por lo general vemos una zona que ha sido deprimida por el cierre de industrias como Juan Lacaze, bajo un gobierno local frenteamplista, donde el alcalde está saliendo a todos lados. La posibilidad de la industria del cannabis medicinal capaz que empieza a dar algunas fuentes de trabajo. 

Tenemos también el compromiso de los pequeños y medianos productores. Compromiso nuestro para apoyar al sector de los productos lácteos, en particular en Carmelo sabemos las dificultades que ha tenido la industria, que hace las cosas muy bien, como es CALCAR (Cooperativa Láctea de Carmelo), pero que también se le han caído compradores, como Venezuela. Tienen dificultades que son reales, que todos conocemos. 

Seguramente en el mapeo de todo el país, Colonia no debe ser el departamento con mayores problemas de empleo pero, sin embargo, lo que vemos es una aceleración del cierre de algunas industrias, en particular este vínculo que existe, muy estrecho, con la República Argentina, donde hemos hablado con algún operador turístico de Colonia del Sacramento y están bastante complicados, porque no llegan los turistas de Argentina.

—El Espacio 567 de Carmelo promovió un debate sobre el tema de los autoconvocados y la situación en el campo, que fue un aporte muy interesante. 

—Estamos con estas problemáticas que ya no son solo del departamento, exclusivas de Colonia, son debates que están a nivel nacional. Y el movimiento de autoconvocados, que tengo la percepción de que últimamente no hacen tanto ruido, capaz que la suba del dólar los tranquilizó un poco. O estarán en alguna zafra puntual. 

Pero tenemos que debatir también la situación internacional. Por eso hoy la venida del diputado Luis Puig para conversar estas cosas. Y también la próxima venida de quien nosotros sentimos que interpreta mejor nuestro sentir, que es el precandidato Oscar Andrade, buscando el trabajo ese sobre cómo confrontar el fascismo, que no solo está en el mundo. Porque no es solo una cosa de la región, nos acordamos de Bolsonaro pero hay movimientos con xenofobia, con racistas en Europa, y que lamentablemente en algunos lugares van ganando la batalla ideológica. 

Nosotros tenemos que organizarnos para mantenernos fuertes, organizarnos políticamente, dar el debate en la resistencia. Para ello creo que tenemos como Espacio 567 mucha propuesta, sobre todo para relanzar el vínculo nuestro con la sociedad civil organizada, con el movimiento de trabajadores, el movimiento cooperativo, los estudiantes, pequeños y medianos productores. Y eso es una impronta de nuestro Espacio, no queremos tener la exclusividad de los que piensan por izquierda, pero creo que nosotros, dada la situación como está, tenemos mucho para aportar. 

—¿Cómo ves la precandidatura de Andrade y la perspectiva de un 4º gobierno del FA? ¿Cuáles desde tu perspectiva deben ser los nudos centrales?

—La candidatura de Oscar es un canto a la esperanza. Entre cuatro excelentes compañeros, lo que nos lleva a optar por su nombre como pre candidato son fundamentalmente los énfasis que pone en su campaña. Volver a enamorar a los trabajadores y a otros colectivos por el proyecto frenteamplista desde la perspectiva de que nada es posible sin pueblo detrás. La insistencia del pre candidato casi obsesiva, en la necesidad de galvanizar a nuestro pueblo con conciencia, formación para resistir a los embates neoliberales que vienen por todos los avances en derechos que se alcanzaron bajo gobiernos del Frente Amplio. Defender a nuestras empresas públicas como motor de la economía. 

Un cuarto gobierno frenteamplista tiene desafíos tremendos por delante. El acceso al gobierno significa solamente alcanzar un pedazo bastante pequeño del poder, que está presente en los grupos económicos como, por ejemplo, el agronegocio, corporaciones empresariales, medios masivos de comunicación, un aparato represivo que busca nuevamente el protagonismo de otrora desde la lógica de los bolsones de impunidad que siguen presentes en Uruguay. A lo cual ahora se suma un contexto internacional adverso en la región, donde la derecha política se instala y se legitima en Brasil a través de las urnas, donde Argentina siguiendo dictados del FMI se transforma en una máquina de generar nuevos pobres. El ejemplo de un país con un gobierno de izquierda que siga creciendo pero además distribuyendo mejor entre dos gigantes va a ser combatido duramente un día sí y otro también. Otro desafío que Uruguay tiene por delante es llevar adelante un cambio profundo del sistema productivo, que no se base en un modelo extractivo exportador de materias primas, que lo haga amigable con el medio ambiente, con valor agregado. La necesaria inversión extranjera no debe ser el único desvelo ni debe ser a cualquier costo.

__________________

1| Concejal municipal por el Frente Amplio de la ciudad de Carmelo, es doctor en Medicina, especialista en Medicina Interna, Adjunto de la Dirección Departamental de Salud de Colonia desde 2010, ex Consejero Regional del Colegio Médico Nacional y ex Profesor Adjunto en la Facultad de Medicina, Udelar. Integra la Mesa Ejecutiva del Espacio 567.

2 Comentarios para “Descentralización versus procesos recentralizadores: hay que dar la lucha por el poder también”

  1. Horacio Calviño

    Feb 25th, 2019

    La visión del doctor Eugenio Petit es siempre clarificadora.Su aporte es indispensable para la ciudad, y para el departamento.
    El reclamo de mas autonomía desde el punto de vista institucional y financiero se torna impostergable. Muy interesante!!!

  2. Fernando Arias

    Feb 26th, 2019

    Como siempre muy claras y enriquecedoras las opiniones vertidas por el Dr. Petit. Esperemos continúe así, priorizando los temas importantes y poniéndole su tan humana impronta

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==