domingo 25 de octubre, 2020

En defensa de la memoria

Publicado el 24/10/16 a las 4:23 pm

susy1Se cumplieron 40 años de un «blanqueo» de desaparecidos por el Plan Cóndor en Buenos Aires a través de un simulacro de detención en el «Chalet Susy». El domingo, el Ministerio de Educación y Cultura,  la Junta Departamental de Canelones, el Ejecutivo de Canelones, CRYSOL y el grupo Memorias de la Costa colocaron marcas de la memoria frente a la finca. Fue un momento de reencuentro con el compromiso y la lucha entre militantes por la memoria, la verdad y la justicia. Rescatamos las palabras de Ana Quadros.

susy3Un saludo fraternal a todas y todos los presentes, gracias por venir, por estar, por acompañarnos.  Hoy  nos hemos convocado en este lugar, para realizar una actividad más de las que en los últimos tiempos han establecido los llamados “lugares de la memoria”. No todos esos lugares, y especialmente este, son iguales, tienen la misma significación. El “Chalet Susy” y los hoteles de Montevideo usados por la dictadura para transformar en detenciones los secuestros masivos realizados en la Argentina, fueron lugares que el azar y las circunstancias los llevaron a ocupar un papel en una puesta en escena de un capitulo de uno de los operativos del Plan Cóndor. Reitero, un lugar muy distinto a aquellos que fueron centros permanentes de torturas y muerte en manos del Estado terrorista. Aclarado esto, pasemos a lo que para mí es lo importante hoy: traer a la memoria desde este lugar, algo que ocurrió hace 40 años y de los que fuimos victimas y testigos.

Como dije, en este lugar un 26 de octubre de 1976 se llevó a cabo una de las escenas de un gran operativo del Plan Cóndor que tenía como fin transformar ante la opinión pública nacional y sobre todo internacional, el secuestro de más de dos decenas de opositores políticos a la dictadura en terroristas que fueron detenidos en Uruguay cuando lo pretendían invadir; opositores políticos a la dictadura que integraban el Partido por la Victoria del pueblo.

Operativo de la dictadura contra esos opositores que significaron: detenciones ilegales, secuestros, desapariciones forzadas, traslados ilegales, asesinatos, secuestros  y apropiación de niños, ejecuciones extrajudiciales, torturas, violación de territorio extranjero. Estos comienzan con el asesinato de la maestra Telba Juárez y la desaparición de Eduardo Chizzola, en Argentina, la detención  en Colonia de Ricardo Gil, Elida Vázquez y Ferreira; el secuestro y desaparición de Ary Cabrera en Argentina; el traslado de militantes que se encontraban detenidos desde 1972 en los penales de Uruguay a Artillería Nº 1 , para ser interrogados y torturados; el secuestro de Elena Quinteros y la ruptura de relaciones diplomáticas de Venezuela con Uruguay, el secuestro y desaparición de Gerardo Gatti y Leon Duarte, el . secuestrado Washington Pérez, y el intento de extorción llevado a cabo por militares uruguayos y argentinos; para obtener dinero a cambio de la libertad de Gerardo Gatti, Leon Duarte y Pilar Nores, todo ellos en Argentina. Y los secuestros de Enrique Rodriguez Larreta hijo, Cecilia Gayoso, Mónica Soliño, Raúl Altuna, Margarita Michelini, Ana Inés Quadros, Eduardo Dean, José Félix Díaz, Laura Anzalone, Asilú Maceiro, Sara Méndez y su hijo Simón de 20 días, Elba Rama, Sergio López Burgos, Raquel Nogueira, Ana María Salvo, Enrique Rodriguez Larreta Piera, Ariel Soto, Edelweiss Zhan, Alicia Cadenas, Victor Lubian, Martha Putridez y Gastón Zina.

Estos últimos en el marco del plan Cóndor, fueron en la noche del 13 y 14 de julio secuestrados y llevados a Orletti, un centro clandestino de detención que iba a operar fundamentalmente con los uruguayos en Argentina.

susy4Automotoras Orletti era un taller mecánico del cual las fuerzas represivas del Plan Cóndor se habían apoderado y utilizaban como centro clandestino de detención.  Creo que todo nuestro periplo fue muy ilustrativo de lo que fue este terrible plan, de la forma que operaba torturando y asesinando, trasladando información y gente de un país para el otro sin fronteras amparados por un acuerdo entre dictaduras latinoamericanas con la anuencia del imperio en la década del 70.

Estuvimos unos 12 días ahí  hasta que  nos sacaron en un camión y nos llevaron a un avión.  Nos cargaron en él y después de menos de una hora de vuelo aterrizamos en un lugar que luego supimos que era el aeropuerto de Carrasco y de ahí a una casa en el barrio de Punta Gorda en la Rambla República de Méjico.

Siguieron los interrogatorios y las torturas y estuvimos alrededor de 10 días y nos trasladaron nuevamente a lo que era el SID en Br. Artigas y Palmar.  En esa gran Casona en el centro de Montevideo estuvimos clandestinamente presos  y torturados en un subsuelo durante 5 meses.  La constante era la música a todo volumen, y los gritos de los torturados pero a pesar de ello las conversaciones de la  guardia especializada  eran muy ilustrativas.  Primero nos enteramos que estábamos en el Uruguay, posiblemente Montevideo y al tiempo supimos que estábamos cerca de La Giralda porque los guardias pedían pizza por teléfono y el papel envoltorio lo tiraban en la papelera del baño.

Por septiembre comenzamos a escuchar unos pazos en el piso de arriba, en el techo de donde estábamos, el subsuelo, afinamos todos nuestros sentidos… parecían pisadas de un ser humano aunque no podíamos discernir si de hombre o mujer… pero con el correr del tiempo nos enteramos nuevamente por la guardia que hacían referencia permanente a la embarazada y concluimos que se trataba de una mujer embarazada.  No logramos más detalles pero sentimos una profunda solidaridad hacia ella.  Un día oímos que pedían una ambulancia y todo el ambiente era de cierto nerviosismo, escuchamos que se llevaban a la mujer embarazada.  A los pocos días estaba de vuelta y sentimos los lloriqueos de un niño.  La mujer embarazada había dado a luz. Desaparecida como estaba, en condiciones de presa clandestina, sin saber cual sería su destino había dado a luz a quien después supimos y que hoy es Macarena Gelman y la embarazada su madre María Claudia Garcia de Gelman.

Días más tarde escuchamos pasitos, eran diferentes sonaban a niños correteando, era difícil creer que hubiesen traído a niños secuestrados de Buenos Aires, el horror crecía…  al tiempo, una vez en libertad, nos enteramos que esos niños, eran los Julien que habían sido secuestrados con sus padres en Buenos Aires y trasladados al Uruguay y que al poco tiempo fueron encontrados en una plaza en Valparaíso, Chile.

Sin embargo por los meses de Octubre la situación política, a nivel internacional, de la dictadura cívico militaren Uruguay se había deteriorado.  Habían asesinado a dos parlamentarios de la oposición, Zelmar Michelini y Hector Gutiérrez Ruiz y secuestrado a una militante de los jardines de la Embajada Venezolana, que hace que este país  rompa relaciones con Uruguay.  Esto sumado a las denuncias internacionales que ponen en evidencia la violación a los DDHH, secuestros, desapariciones, asesinatos, torturas, hace peligrar la ayuda militar de USA hacia Uruguay. En el Congreso norteamericano a mediados de la década del 70 surgió una figura llamada Edward Koch que con mucha fuerza proclamó que se suspendiera la ayuda económica militar a todos aquellos países del Cono Sur en donde ya no existía la amenaza subversiva.  Dicho documento fue denominado la enmienda Koch y se constituyó en una amenaza para Uruguay.

Es así que todo el aparato de Estado se pone en funcionamiento para realizar un operativo en  defensa de la dictadura militar, los  lacayos ejecutores fueron Gavazzo, Cordero, Rama, entre otros, utilizando a los secuestrados desaparecidos y creando un circo mediático donde las FF.AA. fueron parte de un plan de responsabilidades estatales.
El operativo comenzó con Gavazzo irrumpiendo en nuestra celda en la mitad de la noche, anunció que estaba confeccionando actas para que firmáramos en las cuales asumíamos la responsabilidad de haber ingresado al Uruguay con armas y con el propósito de cometer acciones armadas de distinto tipo.  De esta forma blanquearíamos judicialmente nuestra situación, nos procesarían e iríamos a la cárcel.

susy5Éramos conscientes que teníamos que optar por la vida o la muerte, nuestro destino estaba en sus manos. Opusimos resistencia al principio, pero los represores tomaron medidas rápidamente y la correlación de fuerzas era tan desfavorable que terminamos firmando las actas.  Y ahí comienza la gran farsa.

Shangrilá, un balneario tranquilo en Canelones sirvió como escenario.  Alquilaron un chalet llamado Susy en Avda. de las Américas y Sta. Bernardita, eligen a cinco de nosotros, Sara, Asilú, Elba, Sergio y yo, y nos llevan, ahí haríamos la parodia, de estar reunidos para comer un asado frente al barrio, y después los militares procederían a detenernos. De tarde nos atan a sillas y sillones y al rato empezamos a escuchar sirenas, el ruido de autos y camiones blindados que rodean la casa y los soldados armados que rodean la manzana.  Ahí el mismo Gavazzo con un megáfono empieza a gritar “están rodeados rindansén” y el capitán Medina haciéndose pasar por nosotros contesta “no, no nos rendimos nada”.  Y así se cumple el simulacro de nuestra detención que culmina con un paseo en auto por Montevideo, con las sirenas prendidas, a la salida de un partido de football, el clásico en el Centenario, lleno de gente creando un ambiente de expectativa.

Esa misma noche después que anuncian por los medios que había novedades importantes Gavazzo personalmente en la cadena   de radio y televisión de las  Fuerzas Conjuntas lee un comunicado donde despliega toda la farsa. Los diarios titulan “Un grupo terrorista de 62 integrantes es capturado” “62 sediciosos detenidos”  “Caen 62 subversivos”.
Nosotros nos habíamos enterado que en el mes de septiembre había habido una segunda tanda de compañeros secuestrados en Buenos Aires y trasladados al Uruguay, lo que después llamaríamos segundo vuelo.

Mario Cruz Bonfiglio, Walter Ademar Bentancur Garín, Josefina Keim Lledó, Juan Miguel Morales Von Pieverling, Victoria Lucía Grisonas, Mario Roger Julien, Adalberto Soba, Juan Pablo Errandonea, Raúl Tejera Llovet, Alberto Mechoso, Ruben Prieto, Bernardo Arnone, Rafael Lezama, Rosario Carretero, Miguel Angel Moreno, Carlos Rodriguez Mercader, Juan Pablo Recagno, Washington Queiro, Segundo Chegenian, Graciela Da Silveira, Washington Cram, Cecilia Trias, Jorge Zaffaroni, Maria Emilia Islas, ¿Dónde están?

Este segundo vuelo esta confirmado además por la Fuerza Aérea Uruguaya.  A nosotros veinte nos blanquearon y aparecimos públicamente, nuestras fotos y nuestros nombres. Siendo procesados por la justicia militar y cumpliendo además años de cárcel,  pero los 42 restantes que estaban en manos del aparato de Estado, dicho por ellos mismos. En el libro “Las FFAA al pueblo Oriental” es ilustrativo cuando dice “62 sediciosos capturados” . Las Fuerzas Armadas reconocen la detención de 62 personas pero ¿qué pasó con los restantes? ¿Qué pasó con esos 42 compañeros que  hasta el día de hoy siguen desaparecidos?

Han pasado 40 años y no sabemos. Han pasado 40 años y hay mucho que falta aclarar. ¿Cómo es posible que no haya habido un pronunciamiento de la justicia? ¿Cómo es posible que  nadie haya sido procesado, que nadie asuma la responsabilidad? ¿Qué la justicia no investigue?

Para una operación de este tipo, todo el aparato del Estado tuvo que haber estado en función de él. El ejecutivo, la cancillería, el poder judicial etc. Hay que investigar, asumir las responsabilidades correspondientes.

Pablo de Greiff relator especial de Naciones Unidas que visitó al Uruguay en el 2013 dice en su informe:

“El Uruguay aún tiene un capítulo importante de su pasado reciente sin resolver adecuadamente.  Avanzar realmente hacia el futuro y continuar en el camino del desarrollo supone necesariamente que los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición sean cumplidas.
Esto es responsabilidad de los tres poderes que comprende el Estado.
No se trata de revanchismo ni de mirar sólo el pasado, sino de crear bases sólidas para una sociedad justa, equitativa, que permita a las nuevas generaciones abordar los retos del futuro.”

susy2

 

NOTA: Las palabras de Ana Quadros contienen algunas impresiciones que no desmerecen el cuerpo conceptual, sustantivo, de su mensaje.

Un Comentario para “En defensa de la memoria”

  1. NOSOTROS

    Oct 25th, 2016

    ¡NO NOS ROBARÁN LA MEMORIA!
    ¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN!

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==