jueves 22 de octubre, 2020

De la actual crisis del capitalismo neoliberal y la gestación del capitalismo corporativista.

Publicado el 18/02/13 a las 1:42 pm

Desempleo en Europa

Por Alberto Rabilotta

Bajo este título reunimos dos notas comprensibles y de notable interés que analizan el debate estratégico acerca de las transformaciones actuales del capitalismo.

¿Signos de desbandada neoliberal?

El 2013 comienza con más signos de que la etapa de los “mercados autorregulados”, el neoliberalismo está haciendo aguas, con la conciencia de que las políticas adoptadas desde la crisis del 2008 pueden tener consecuencias políticas amenazantes para el sistema, lo que explica algunas opiniones y análisis que anticipan o proponen cambios para que todo siga igual y que el capitalismo perdure en los países del capitalismo avanzado.

La posibilidad o imposibilidad de estas propuestas es algo que tocaremos en un segundo artículo [1]. En el presente veremos algunas “señales” que parecen indicar el fin de la etapa neoliberal, pero primero un breve paseo por la realidad en las principales economías del capitalismo avanzado.

La realidad

Por cuarto año consecutivo la crisis económica en la Unión Europea (UE), Estados Unidos (EE.UU.) y otros países del “capitalismo avanzado” sigue su curso. Japón, donde primero se manifestaron las causas principales de la crisis estructural como un “estado permanente de decrecimiento o estancamiento económico”, vive la crisis desde hace dos décadas y acaba de elegir un gobierno que promete “cambios”.

En un reciente análisis el economista Nouriel Roubini [2] sintetiza bastante bien el problema de la zona euro (ZE), señalando que las políticas del Banco Central Europeo (BCE) bajaron significativamente, pero no eliminaron, los riesgos de la salida de Grecia de la ZE, y redujeron el costo del refinanciamiento de la deuda pública de España e Italia y por lo tanto se evitó que ambos países deban someterse, como Grecia, Portugal e Irlanda, al dictado de la Troika (Comisión Europea, BCE y FMI).

Pero Roubini señala que la profunda recesión económica en la periferia de la ZE está extendiéndose ahora a las partes centrales: Francia sufrirá una recesión en el 2013, e incluso en Alemania hay una fuerte desaceleración por la contracción de la demanda en la periferia de la ZE y un menor crecimiento económico en China. Este economista define la situación entre los países fuertes de la ZE y la periferia como un proceso de “balcanización” persistente de la actividad económica y bancaria –en este caso por la fuga de capitales de la periferia hacia los países centrales-, por lo cual la recesión en la periferia de la ZE continuará en el 2013.

En cuanto al desempleo, según las estadísticas oficiales en los 27 países de la UE son ya 26 millones los cesantes registrados, pero no se habla de los desocupados crónicos ni del subempleo. A finales de diciembre, en los 17 países de la ZE, la cesantía llegó al 11.8 por ciento y se anticipa que aumentará durante el 2013.

El desempleo entre los jóvenes llegó niveles nunca vistos en la era moderna: 23.7 por ciento en la UE y 24.4 por ciento en la ZE. La tasa de cesantía entre los jóvenes alcanza el 57.6 por ciento en Grecia, el 56.5 por ciento en España y el 37.1 por ciento en Italia, país que perdió una cuarta parte de su producción industrial entre abril 2008 y octubre 2012.

En Gran Bretaña, que no forma parte de la ZE, por las medidas de austeridad que afectan directamente al empleo y el nivel de vida de la clase trabajadora, la economía sufre una tercera caída consecutiva en recesión: después de una contracción en el tercer trimestre el PIB se contrajo 0.3 por ciento en el cuatro trimestre del 2012, según el Instituto nacional para investigaciones económicas y sociales.

La corrección de precios del sector inmobiliarios que afecta a los países periféricos alcanza ahora a los centrales, incluyendo a Francia y exceptuando Alemania, lo que significa el aumento de la deuda de los particulares que adquirieron viviendas y una depresión en el sector de la construcción, importante fuente de empleos.

Aunque registra cierto crecimiento en el PIB, la situación no es diferente en EE.UU., donde el reelecto Presidente Barack Obama cedió al chantaje de la oposición Republicana y pronto deberá administrar una dosis de austeridad a través de recortes presupuestarios. El desempleo “oficial” en EE.UU. se situó en diciembre por debajo del 8.0 por ciento, pero fue superior al 14 por ciento en la estadística de desempleo ampliado (U6) de la Oficina de Estadísticas del Trabajo.

La tasa de desempleo entre los jóvenes estadounidenses –de 18 a 29 años-, atados de por vida a la deuda de un billón de dólares por los préstamos incurridos para estudiar, es de 11.5 por ciento, aunque en realidad es de 16.3 por ciento si se cuenta el millón 700 mil de jóvenes excluidos de las estadísticas oficiales.

En ninguno de los países del capitalismo avanzado se avizora la posibilidad de crear las decenas de millones empleos que desaparecieron en los últimos años para dar trabajo a los desempleados, y menos aun de crear puestos de trabajos para los millones de jóvenes que en este período deberían haber ingresado al mercado laboral.

Empero, nada de todo lo anterior inquieta al mundo financiero. Los principales índices bursátiles cerraron el 2012 y comenzaron el 2013 con alzas (25 por ciento en Alemania, ocho por ciento en Londres y más del 15 por ciento para el 500 S&P en EE.UU.), confirmando así que en el sistema actual las bolsas suben cuando se aplica la austeridad, aumenta el desempleo y la pobreza, cuando el consumo y la economía baja o se estanca, lo que confirma la desconexión total entre la economía real y el mundo financiero.

Los limites del neoliberalismo en la UE

Al despedirse de su función de presidente del Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) del Parlamento Europeo, el primer ministro y titular de Economía de Luxemburgo, Jean-Claude Junker, dijo lo que realmente pensaba, criticó su propia complacencia frente a las políticas de ajuste estructural y lanzó un “furibundo ataque contra la gestión de la crisis del euro impuesta por Berlín”, como subrayan el corresponsal del periódico español Cinco Días en Bruselas [3] y el portal Eurointelligence.com.

Un ataque en regla que, como era de esperar, apenas fue mencionado en la gran prensa europea e internacional, más interesada en la afirmación del Presidente de la Comisión Europea, Manuel Barroso, de que la crisis existencial del euro era cosa del pasado, lo que contrasta con la respuesta de Junker, quien dijo que no compartía “ese brumoso análisis de los problemas que enfrenta el euro (porque) siguen habiendo problemas serios cuya solución requerirá una gran cantidad de valor político. No debemos darle al público o a los parlamentos nacionales la impresión de que lo peor ha pasado, como están sugiriendo algunos políticos. La moneda única sigue existiendo y la eurozona está en mejor posición que hace doce meses”, pero no se salió de la crisis, apuntó Junker.

Lo importante de las declaraciones de Junker es que, grosso modo, constituye una crítica a las políticas neoliberales aplicadas en la UE, como cuando dijo que estaba en completo desacuerdo con el ritmo de los ajustes de austeridad “impuestos a ciertos países” y denunció que el Eurogrupo no había evaluado las consecuencias políticas de esos ajustes estructurales, limitándose a estampillar las recomendaciones presentadas por las instituciones que conforman la Troika, “cuya legitimidad democrática no es del todo clara”.

También criticó la política de hacer recaer el peso del ajuste “en los más débiles, simplemente porque son más numerosos”, el que se haya subestimado “el drama del desempleo” y que en el forcejeo entre la política y las finanzas “el brazo monetario de Frankfurt (donde están las sedes del BCE y el Banco Central Alemán) es fuerte, y el brazo de la política económica (los parlamentos nacionales) es débil”.

En esta crítica y autocrítica Junker planteó, como tarea para su sucesor o sucesora, la necesidad de que “todos los Estados miembros se pusieran de acuerdo en un ‘salario social mínimo’ (y sentaran) la base de derechos sociales mínimos para los trabajadores”, advirtiendo que de lo contrario “perderemos el apoyo de las clases trabajadoras”.

No es descartable pensar que esta crítica es signo de que algunos políticos europeos, y hasta quizás algunos tecnócratas que dirigen las instituciones que conforman el rígido sistema neoliberal de la UE, comienzan a tener reservas sobre las políticas neoliberales que, en definitiva, están haciendo correr graves riesgos económicos, sociales y políticos al conjunto del sistema capitalista de la UE.

Sobre estos riesgos implícitos en la prolongada situación de recesión, bajo crecimiento económico y desempleo masivo, y el “extremismo político que puede generar” -como el que siguió a la crisis monetaria y económica de los años 20 en Europa-, escribió Stephen Fidler en el Wall Street Journal [4], el diario de los financieros.

Fidler cita a Patricia Clavin y David Vines, profesores de la Universidad de Oxford, quienes en una conferencia a finales del 2012 se refirieron a los paralelos existentes entre la situación en la década de 1920 y la actual, como por ejemplo el papel que la Liga de Naciones jugó como defensor de los acreedores de la deuda pública, al punto de enviar un funcionario para administrara el cumplimiento de la austeridad impuesta a Austria, algo similar al papel jugado actualmente por la Troika (CE, BCE y FMI),

También destacan el paralelo entre quienes fueron designados para cargar con el peso del ajuste en las actuales políticas de austeridad presupuestaria: en ambos casos, según los citados profesores, se responsabilizó a los países deudores y con déficits, que debieron soportar el ajuste en lugar de los países acreedores, que disponían de superávits (3).

Reseñando las conferencias de Clavin y Vines el periodista del diario Wall Street apunta que no es de sorprender que dirigentes políticos “estén preocupados sobre lo que todo esto implica para la política en Europa continental, y si esto no podría generar un extremismo político como el que siguió a la dura realidad económica en Europa en la década de 1920”

Al analizar los “trastornos globales en el mediano plazo” el filósofo Immanuel Wallerstein (La Jornada, 13 enero 2013) anticipa que debido a la crisis estructural del capitalismo habrá, hacia el final de la década, algunas realineaciones importantes que “no tendrán resultados felices para casi nadie”, y que “aquellos que tienen riqueza y privilegios hoy, no se sentarán sin hacer nada. Será más y más claro para ellos que no pueden asegurar su futuro a través del sistema capitalista existente. Buscarán implementar un sistema que no se base en un papel central del mercado, sino en una combinación de fuerza bruta y engaño. El objetivo clave es asegurar que el nuevo sistema garantice la continuación de tres rasgos clave para el actual sistema: jerarquía, explotación y polarización”.

Esa combinación de “fuerza bruta y engaño” que anticipa Wallerstein es más que probable, con mayor énfasis en la “fuerza bruta” si no se pone término rápidamente a la aplicación de los programas de austeridad que tan grave impacto tienen en la vida de los pueblos de la periferia de la UE, y si no se adoptan políticas para generar empleos, aunque sean un engaño temporal.

El sistema actual, y es probable que eso es lo que haya motivado la sinceridad de Jean-Claude Junker, solo puede ser mantenido mediante niveles de control social y de represión policial-militar, o sea la fuerza bruta, como los aplicados por las dictaduras militares y algunos gobiernos civiles de América Latina en las épocas en que nuestros países eran el terreno de ensayo de las políticas del FMI y del Consenso de Washington.

Desde el siglo 19, primero con el imperio británico y luego en el siglo 20 con el imperialismo estadounidense, muchos países latinoamericanos han servido de cobayos para las políticas imperiales que luego se aplicaron a todo el mundo, como dice el historiador estadounidense Greg Grandin.

No es de extrañar que algunos políticos e intelectuales de diversas tendencias comiencen a interrogarse, en Europa y en Estados Unidos, si para mantener el neoliberalismo o salvar el capitalismo la clase dominante no piensa ya en reemplazar el ilusorio “poder de los votos” por el concreto “poder de las botas”.

polibankEl capitalismo (neoliberal) ha muerto. ¡Viva el capitalismo corporativista!

En el anterior artículo (¿Signos de desbandada neoliberal?) pasamos revista a la grave y persistente situación de las economías reales en los países del llamado “capitalismo avanzado”, y del comienzo de reconocimiento -por parte de economistas y políticos-, que el neoliberalismo y las recetas de austeridad han puesto el capitalismo a la defensiva y que los ingredientes para estallidos sociales ya existen en muchos países. En ese contexto se escuchan ahora voces de la clase dominante que afirman que ya se superó la crisis, y otras que plantean hacer cambios para mantener un sistema que comienza a tambalearse.

Hace siete décadas, al analizar las causas y los efectos del desplome de las economías durante la Gran Depresión de los años 30 del siglo 20, Karl Polanyi escribía que en el momento en que la sociedad comenzó a buscar cómo protegerse de los peligros inherentes a un sistema de mercado autorregulado, cada país del capitalismo industrial fue tomando –cada uno por su cuenta- medidas de orden social y económico, pero las diferencias políticas tenían como contrapartida una “semejanza entre los regimenes nacientes, el fascismo, el socialismo y el New Deal, pero esta era únicamente su común abandono de los principios del laissez-faire[5]

La respuesta común a la dictadura de los mercados que había puesto la sociedad al servicio de los intereses económicos, provocando con ello un desastre social y político de dimensiones mundiales, fue el abandono de los “mercados autorregulados” y la adopción del dirigismo estatal, que en el mundo capitalista asumió formas corporativistas que entretejían los intereses de determinados sectores y grupos sociales con los intereses de sectores económicos del capital, como los industriales, con el Estado arbitrando estas relaciones y planificando la economía para alcanzar objetivos tales como crear empleos, desarrollar industrias (con fines armamentistas en los países del “eje fascista” en primer lugar, y luego en Estados Unidos y Gran Bretaña) y superar la pauperización de la Gran Depresión.

El corporativismo estuvo al servicio de regimenes totalitarios –la Alemania nazi, la Italia fascista, entre otros más-, y en Estados Unidos (EE.UU.), con el New Deal, la planificación económica permitió llevar a cabo transformaciones económicas, fiscales y sociales de carácter progresista destinadas a impedir que las masas populares abrazaran el socialismo o el fascismo. El New Deal se expandió a otros países antes y después de la Segunda Guerra Mundial. La experiencia socialista, en la Unión Soviética, fue la planificación quinquenal de la economía, adoptada en 1928 y aplicada a partir de 1929.

Es evidente que la creación de millones de empleos mediante el desarrollo industrial y la mecanización del campo, que en EE.UU. logró el New Deal, no es reproducible en la actualidad en los países del capitalismo avanzado: los “ejércitos” de robots que reemplazan a los asalariados existentes y a los jóvenes que debían reemplazarlos, es una realidad prácticamente irreversible. Y tampoco son realistas las propuestas que circulan en ciertos países de “repatriar” las industrias que desde hace décadas las transnacionales vienen mudando a los países en desarrollo para explotar la mano de obra barata, apropiarse de mercados y repatriar las ganancias para Wall Street y sus ejecutivos. Lo que frecuentemente se olvida es que con esas mudanza no solo se mudaron los empleos, sino que se perdió la acumulación y capacidad de transferir la experiencia y el conocimiento de los trabajadores y técnicos, entre muchas otras cosas más.

Pero, como veremos a partir de las opiniones y propuestas de economistas, y de políticos y funcionarios del sistema imperante, el reconocimiento de que el neoliberalismo fracasó y constituye una amenaza al sistema capitalista los lleva nuevamente a proponer alguna forma de dirigismo estatal, de capitalismo de Estado –nunca la planificación económica que tenga en cuenta los intereses de la sociedad, por el momento-, o sea un retorno al corporativismo envuelto en engañosos conceptos, como el de un “capitalismo global administrado”.

¿Qué nos dicen los economistas?

Para economistas como Joseph Stiglitz, esta crisis estructural y las crisis que estamos pasando por alto –en particular el cambio climático-, se exacerbaron después de la Gran Recesión del 2008 y no serán resueltas por el mercado. Son crisis de tipo mundial y para resolverlas se necesitan transiciones estructurales, o sea que “es necesario que los gobiernos desempeñen un papel más activo”. Su colega Paúl Krugman piensa algo similar, aunque comienza a acercarse al problema de fondo de esta crisis estructural: “¿Qué es lo que está sucediendo? De la mejor forma que lo puedo decir, hay dos explicaciones plausibles, y hasta cierto punto ambas pueden ser verdad. Una es que la tecnología hizo un viraje que ha puesto el trabajo (asalariado) en desventaja; la otra es que estamos viendo los efectos de un neto aumento en el poder de los monopolios. Pensemos en esas dos narrativas como una que enfatiza a los robots, y en la otra a los “magnates ladrones” (robber barons)” [6]

El analista económico William Greider [7]  reporta que en una de las principales cunas del pensamiento neoliberal, el Institute Peterson (IP) en Washington, hubo el 7 de enero pasado una reunión sobre “ética y globalización” en la cual economistas y cientistas sociales presentaron sus opiniones y trabajos. Algunos de ellos describieron al sistema global como en medio de graves problemas y advirtieron que “si las cosas no cambian” habrá rebeliones populares, incluso en EE.UU.

Greider apunta que habiendo perdido la confianza en las promesas del sistema de libre comercio, “muchos están volviéndose hacia los gobiernos para que los salven del capitalismo global”. Howard Rosen, investigador visitante del IP, describió las consecuencias negativas de las últimas décadas y concluyó recomendando reformas: un salario mínimo en todo el mundo, aumentos de salarios vinculados a los aumentos de productividad, seguro contra el desempleo, adopción de estándares laborales internacionales, promoción de la sindicalización, y compromisos de Wall Street y demás instituciones financieras internacionales de que no darán financiamiento a las naciones que no acepten tales reformas.

En esta reunión del IP el economista David Branchflower, de la Universidad Dartmouth, denunció el terror que viven los trabajadores, jóvenes y viejos, porque “jamás se recuperarán de esta falta de empleos”, y advirtió que la clase trabajadora en Europa está “ardiendo” y que se está frente a una “potencial rebelión”, lo que también puede ocurrir en EE.UU. Y el nuevo presidente del IP, el ex economista de la Reserva Federal Adam Posen, admitió que hay problemas en el basamento político de la globalización porque “uno de los alarmantes efectos de la crisis financiera global es que hubo una amplia erosión de la confianza del capitalismo en sí mismo”.

El economista Dani Rodrick, de Harvard [8], contrapone el “liberalismo económico” reinante en los países capitalismo avanzado al mercantilismo aplicado por los países emergentes de Asia, concluyendo que se ha llegado “al final de esta feliz coexistencia. El modelo liberal ha perdido su brillo, debido al aumento de la desigualdad y la difícil situación de la clase media en Occidente, junto con la crisis financiera producida por la desregulación () Como resultado, el nuevo entorno económico producirá más tensión que acomodamientos entre países que busquen vías liberales y mercantilistas. Pueden también despertarse debates latentes desde hace mucho tiempo sobre el tipo de capitalismo que genera una mayor prosperidad.”

Para el economista Anatole Kaletsky [9], de la actual crisis saldrá “un nuevo modelo de capitalismo global, no basado en la ciega fe en las fuerzas del mercado que siguió a la Gran Inflación de los años 70, ni tampoco en la excesiva intervención gubernamental inspirada por la Gran Depresión”, y afirma que “la tragedia del 2008 estuvo en que la ciega fe en los mercados disuadió a los gobiernos de manejar adecuadamente esos ciclos de expansión-implosión”, y que habiendo desaparecido el comunismo y siendo la crisis cosa del pasado, los decidores políticos y los votantes han reconocido ya que no se puede dejar que los mercados se guíen por sus propios instrumentos: “Las economías deben ser administradas. Como resultado, un nuevo modelo de capitalismo global administrado está en evolución y gradualmente reemplazará el fundamentalismo de mercado que dominó el mundo desde la era Reagan-Thatcher hasta el 2008”.

Con el título ¿Está ganando el capitalismo de Estado?, el economista Daron Acemoglu y el analista James A. Robinson (Proyect Syndicate, 31 diciembre 2012) recuerdan que algunos países asiáticos, “apoyándose en varias versiones del dirigismo” han crecido rápidamente y de manera constante en décadas mientras los países centrales del capitalismo liberal “continuaron su anémico desempeño” en el 2012, y seguidamente se preguntan si no ha llegado la hora de actualizar los libros de economía y estudiar las formas de “capitalismo de Estado”.

¿Qué nos dicen los gobernantes y tecnócratas?

A mediados de enero Jean-Claude Juncker –saliente presidente del Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo)- criticó las políticas neoliberales aplicadas en la zona euro (ZE) y advirtió que si no hay cambios “perderemos el apoyo de las clases trabajadoras”.

Después le llegó el turno al profesor de economía neoliberal y también saliente primer ministro italiano Mario Monti, quien dijo a los embajadores latinoamericanos en Italia que América latina se ha ganado hoy un rol central y activo que genera admiración, por no decir envidia, porque “ha sabido construir un modelo de desarrollo basado en el crecimiento, la justicia social, la modernización y el respeto ambiental” [10].

Difícil creer que el enviado por la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), para aplicar la austeridad neoliberal en Italia pueda elogiar las políticas de países latinoamericanos que tienen decentes tasas de crecimiento económico y de creación de empleos precisamente porque han rechazado los postulados básicos del neoliberalismo, porque los Estados intervienen activamente en sectores de la economía real, nacionalizan empresas cuando hay que nacionalizar, responden a las presiones sociales y, más grave aun, controlan la política monetaria y regulan la actividad bancaria y financiera para ejecutar una política de desarrollo socioeconómico.

En el caso de Monti, con su extenso curriculum vitae como ideólogo de las ideas neoliberales en la Comisión Trilateral y el Grupo Bilderberg, fundador del “grupo de ideas” Bruegel, asesor de Goldman Sachs, Moody’s, Coca-Cola, etcétera, y miembro clave de muchas comisiones que consolidaron el rígido modelo neoliberal de la Comisión Europea (CE), este elogio del intervencionismo estatal sudamericano no puede ser una conversión ideológica, pero quizás sea puro oportunismo político o una manifestación más de divergencias profundas en la cúpula del sistema neoliberal.

De la guerra monetaria al proteccionismo y…

Quien sabe Juncker y Monti se están confesando y reconvirtiendo al intervencionismo estatal para renacer políticamente, siguiendo la receta del nuevo primer ministro japonés Shinzo Abe, recientemente electo para sacar la economía real de su país del estado “zombi” en que se encuentra desde hace dos décadas. Abre ganó porque amenazó con nacionalizaciones de empresas y hasta con quitarle la sacrosanta independencia al Banco Central de Japón si no aceptaba lanzar un tsunami monetario y devaluar el yen para crear empleos.

Abe adoptó este programa a pesar de la deuda de Japón (a finales del 2012 y según el FMI, la deuda gubernamental equivalía al 237 por ciento del PIB) porque busca abaratar las exportaciones japonesas para competir con Corea del Sur y Alemania en nichos de alta tecnología, y de paso encarecer las importaciones, generar inflación y crear empleos.

Y no olvidemos que Japón fue el primer país del capitalismo avanzado (2001) que recurrió a emisiones masivas de dinero (flexibilización cuantitativa o quantitative easing) y tasas de interés muy bajas para reactivar la economía, con muy poco éxito. Política copiada desde la crisis financiera del 2007 por EE.UU., Gran Bretaña y los países de la UE para salvar de la insolvencia los grandes bancos y el sistema financiero, y devaluar sus monedas para poder seguir exportando. Tales políticas no reactivaron las economías reales, pero alimentaron el capital financiero que especula en los mercados financieros y monetarios de los países emergentes.

Al apreciar las monedas de los países emergentes, estos flujos especulativos encarecieron las exportaciones y abarataron las importaciones, desequilibrando aun más las tradicionalmente negativas balanzas de comercio y de pagos de estos países, lo que explica que en el 2010 el ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantera, denunciase estas políticas como una “guerra monetaria”, que causan estragos económicos.

Las devaluaciones competitivas amenazan ahora extenderse como un “fuego de praderas”: el pasado 15 de enero el vicegobernador del Banco Central de Rusia, Alexei Ulyukayev, afirmó que el mundo está en el umbral de una “guerra monetaria” por las políticas del primer ministro Abe en Japón y una declaración de Jean-Claude Juncker, quien –según la agencia Bloomberg- se había quejado del “peligrosamente alto” valor del euro, opinión que comparten ministros del gobierno francés, para quienes la apreciación del euro (7.0 por ciento frente al dólar estadounidense en los últimos seis meses) impide frenar el desempleo en Francia. Desde septiembre del 2011 Suiza viene manipulado su moneda para evitar que continuara apreciándose frente al euro, y ahora los países nórdicos se quejan de lo mismo: el ministro de Finanzas de Noruega, Sigbjoern Johnsen, y el vicegobernador del Riskbank (Banco central de Suecia), Lars E. O. Svensson, expresaron que ven con temor la apreciación de sus monedas nacionales y que las economías de ambos países funcionarían mejor con tasas de interés más bajas y monedas más débiles. Corea del Sur hizo saber que no se quedará impasibles ante la devaluación competitiva del yen.

El (saliente) gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, afirmó que pronto “veremos el aumento de la administración activa de las tasas de cambio”, perspectiva que está “provocando inquietud entre quienes toman las decisiones políticas a nivel global”, según el gobernador del Banco de Australia, Gleen Stevens.

De ahí a alguna forma de corporativismo.

Devaluación competitiva, medidas para proteger las exportaciones que se sumarán a las existentes, amenazas de cerrar las fronteras a ciertos productos industriales y a la mano de obra extranjera, y una vez que esto se ponga en marcha a escala regional o mundial, las consecuencias se harán sentir en el comercio, las finanzas y toda la cadena de producción mundial, y es en ese momento de pánico que serán aceptables las medidas para imponer ese “capitalismo global administrado” que proponen Howard Rosen y Anatole Kaletsky, que en definitiva es el corporativismo global implícito en los “acuerdos de libre comercio” ya existentes y en tren de ser negociados, en particular el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (AETPAE).

El corporativismo de ese “capitalismo global administrado” solo podrá ser uno que respete el marco legal estadounidense para proteger la propiedad privada en todas sus formas, como es bien claro en el AETPAE. Y aquí reproduzco la cita de A. T. Hadley [11], que Karl Polanyi incluye en el libro citado anteriormente, para describir la historia de la protección de la propiedad comercial e industrial en Inglaterra, y luego en EE.UU.: la separación de poderes, inventada mientras tanto (1748) por Montesquieu, fue de ahí en adelante utilizada para separar al pueblo del poder sobre su propia vida económica. La Constitución estadounidense, creada en un medio de agricultores-artesanos por una clase dirigente bien al tanto de lo que sucedía en la escena industrial inglesa, aísla totalmente la esfera económica de la jurisdicción de la Constitución, ubicando así la propiedad privada bajo la más alta protección concebible y creando la única sociedad de mercado en el mundo que fue fundada legalmente. A pesar del sufragio universal, los electores estadounidenses serán impotentes contra los poseedores.

¿Cómo será el proceso para presentar y hacer pasar el siniestro capitalismo global administrado de Kaletsky, o algo diferente que será lo mismo? Pues bien, en una entrevista periodística que tuve en mayo del 2004 con el Nóbel de economía (1992) Gary Becker, en el marco de la Conferencia de Montreal, él me confió -con ese aplomo señorial y seguridad de los Nóbel de la Universidad de Chicago, que en aquel entonces todavía se comportaban como enviados divinos-, el método para que en la sociedad capitalista controlada por los monopolios de prensa se aceptaran ideas y propuestas radicales y contrarias a los intereses de las mayorías: Se lanza el tema en un artículo o un panel, y probablemente será juzgado utópico, irrealizable, pero volverá a ser puesto sobre la mesa si la idea es apoyada por gente influyente. El tema será nuevamente atacado por intelectuales de izquierda pero entonces saldrán voces de académicos, expertos y empresarios para defenderlo, en los think-tanks, las páginas de diarios respetables y en la televisión. Este ciclo se repetirá e irá ampliándose hasta que lo que Usted dice es un tema controvertido terminará siendo convencional, por lo tanto aceptable, finalmente será aceptado y llevado a la práctica.

Eso funcionó demasiadas veces en las últimas décadas, así que estamos avisados.[12]


[1] En la segunda parte “El capitalismo (neoliberal) ha muerto. ¡Viva una forma de capitalismo corporativista!”, analizaremos las propuestas y anticipaciones de algunos economistas para retornar a un sistema de regulación del mercado).

[3] Ver http://www.cincodias.com/articulo/economia/juncker-despide-furibundo-ataque-berlin/20130110cdscdseco_1/ y “Finally telling the truth – Junker’s shocking farewell statement to the European Parliament”, Eurointelligence,com

[4] Ver Parallels With 1920s Raise Worries over Extremism, Stephen Fidler, Wall Street Journal http://online.wsj.com/article/SB10001424127887324081704578233711771426512.html  Sobre este tema la mejor y más completa fuente sigue siendo el libro de Karl Polanyi, La Gran Transformación, y en particular los últimos capítulos (19 al 21) en la edición en francés, de Gallimard, 1983.

[5] Karl Polanyi, La Grande Transformación, Edition Gallimard, página 314.

[6] Joseph Stiglitz, Las crisis posteriores a la crisis. Project Syndicate, 7 de enero 2013; Paul Krugman, New York Times, 9 de diciembre 2012.

[7] William Greider, “Is the Global Economic Establishment Taking a Progressive Turn? The Nation, 15 de enero 2013.

[8] Dani Rodrick, “El desafío mercantilista”, Project Syndicate, enero 2013.

[9] A. Kaletsky, “2013: When economic optimismo will finally be vindicated”. http://blogs.reuters.com/anatole-kaletsky/2013/01/10/2013-when-economic-optimism-is-finally-vindicated/  El autor escribe en The Economist y Reuters, y dirige el Institute of New Economic Thinking, creado y financiado por George Soros, Paul Volcker y otros financieros.

[10] Elogios de Monti a América latina, Elena Llorente, Página/12, 16 enero 2013.

[11] A.T. Daley, Economics: An account of the Relations between Private Property and Public Welfare, 1896, citado por Karl Polanyi en la página 292 de La Grande Transformation.

Artículos tomados de http://alainet.org/active/60951 y http://alainet.org/active/61082  

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==