domingo 25 de octubre, 2020

Universindo Rodríguez, ¡Presente!

Publicado el 04/09/12 a las 11:03 pm

No se puede desmentir la muerte. Sí sentir que el militante, el consecuente, el historiador de la clase obrera, el documentalista, el compañero, el defensor de la vida quiere caminar entre nosotros y recorrer nuestras venas.

En muchas páginas de este sitio aparece Universindo, incluso en el «Quienes somos» que escribiera Hugo Cores. Hoy sólo recuperaremos el último artículo aparecido en la Separata de Cuadernos de Compañero.

Entrevista a Universindo Rodríguez
Un esfuerzo colectivo
Escribe: Graciela Muniz

Universindo Rodríguez, el Yano, militó en el Partido por la Victoria (PVP), por lo que debió permanecer un tiempo exiliado, trabajó en la publicación de Compañero en su segunda época durante la dictadura y estuvo preso durante varios años por su tarea militante. En entrevista con “Cuadernos de Compañero” nos cuenta su testimonio.

“A comienzos de 1978 varios militantes uruguayos de izquierda vinculados al PVP nos instalamos en Brasil. Algunos habíamos logrado escapar, “en ancas de un piojo”, de la brutal represión que se desató en la Argentina luego del golpe militar de marzo de 1976 y viajamos a Europa a través del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Nuestro objetivo era conseguir apoyos para la búsqueda de los compañeros desaparecidos, denunciar la violación sistemática de los derechos humanos, la disminución de los niveles de vida de la población trabajadora, el no cumplimiento de los convenio con la OIT y los ataques permanentes a la autonomía de la Universidad de la República por parte de la dictadura cívico- militar instaurada en nuestro país en junio de 1973”.

¿Cómo fue su experiencia en Compañero?

Después de los sucesos del 76 se hizo la conferencia en el 77, en donde se resolvió retomar vínculos en Uruguay y en la región, a la vez que algunos compañeros y compañeras que estábamos exiliados viniéramos a dar una mano. La idea era desarrollar una actividad política, cauta y responsable, conscientes de que veníamos (el movimiento popular uruguayo, la izquierda) sufriendo derrotas tras derrotas, que la dictadura había logrado parcialmente su objetivo que era desarmar los conjuntos opositores dentro del país y de la región, y proponer contrarrestar todo eso con la campaña internacional de denuncia a la violación de derechos humanos, los desaparecidos, los reclamos de amnistía… Vinimos con la idea de no pretender modificar una situación que era realmente compleja sino de apoyar a la militancia en diversas tareas. Éramos conscientes de que la lucha contra la dictadura era a largo plazo, pero que esta iba a ser derrotada en la medida en que hubiera lucha y resistencia popular dentro y fuera de fronteras.

¿Cuáles eran los contenidos de la publicación?

Con los vínculos que establecimos en Brasil (se eligió este país porque en él se desarrollaba un importante proceso de lucha por lograr una apertura política plena y recuperar las libertades públicas y sindicales), la tarea era denunciar todo lo relativo a la situación económica y social de los trabajadores uruguayos, con mucha cautela, conscientes de los peligros y dificultades que estaban planteadas. Solamente retomar las relaciones con los militantes del Uruguay y la región era un gran logro que no se iba a resolver de un día para el otro. Promover algunos niveles a través de la lucha, de la enseñanza, a nivel gremial, de lo que se pudiera. Compañero en su segunda época, cuando lo empezamos a largar en el año 78, significó un esfuerzo más en el intento de implantarnos en Uruguay y en la región.

Se trataba de una publicación de carácter clandestino, modesto, hecha colectivamente y con información y opiniones políticas sobre lo que estaba aconteciendo, un elemento de denuncia.

¿Cómo se distribuía?

Dadas las condiciones en las que nos encontrábamos, la actividad se hacía realmente muy complicada. Utilizamos diversos mecanismos, la gente se lo pasaba, lo reproducía, se enviaba por correo usando listas diversas y formas para que no fuera detectado. Era un verdadero esfuerzo político. Ahí estaba Hugo Cores como protagonista principal, Lilián Celiberti, Mariela Salaberry, Eduardo Pin, un buen número de compañeros de diferentes generaciones, con distintas experiencias, algunos de procedencia obrera, otros del cooperativismo, otros estudiantes.

¿Tiene algún recuerdo o anécdota particular que quiera compartir?

En poco tiempo pasaron muchas cosas. Todo transcurrió en un período muy breve. Vivíamos con la posibilidad de caer presos en cualquier momento, lo que implicaba que te iban a torturar seguro, por lo cual había que estar preparado para situaciones realmente adversas y soportarlas con silencio y con dignidad.

(…) Por eso mismo procuramos desde el comienzo generar vínculos fuertes, sólidos y sinceros con ciudadanos, instituciones, fuerzas sociales y políticas que nos dieran cierta garantía de no terminar muertos o desaparecidos. Y, sobre todo, no dar información que les permitiera a los servicios de Inteligencia realizar nuevas detenciones y, con ello, debilitar la resistencia popular a la dictadura uruguaya. Actuar durando y durar actuando era nuestra perspectiva. No era una tarea sencilla.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==