lunes 19 de octubre, 2020

LA SOCIEDAD DE LOS VIEJOS FIR-MAZO. Comentarios a un buen articulo de Deborah Friedmann.

Publicado el 02/08/11 a las 3:00 pm

Por José Eier Pérez.

Varias opiniones, a veces sin medir consecuencias, se suman a la virulencia contra los jóvenes. Generalizan y meten todo para la bolsa del viejo. Las drogas son un recurso formidable para redoblar el «viejazo» que con el «firmazo» abusan, precisamente del mazo. Confiando poco en dios. Menos en la ciencia. Pretenden alejar la angustia, subiendo la apuesta y en medio de la alarma, gritan «fuego».

Uno de los principales problemas que tienen las drogas, que por ser uno de los factores de alteración de conciencia, el efecto toxico, de miedo e incertidumbre va mas allá de los consumidores directos. Respecto a la pasta base de cocaína, mercadería fumable de bajo costo unitario, que ingreso al mercado de la mano de varios factores, entre ellos la fisura social del 2001-2002, pero también del efecto paradojal que tuvieron la represión y control de los precursores químicos (para quienes les gusta «la dura» pero no piensan un minuto en las consecuencias posteriores), el impacto humano, social y delictual no hay necesidad de exagerarlo más de lo que tiene de brutal. En lo que significa como nuevas redes de sustento apañado por el «hace la tuya» y «esta es la mía y los demás me importan un carajo». Que no es solo patrimonio de los sectores pobres. Porque yo me pregunto ¿quién es el que compra las laptops tan choreadas, o los celulares, o, o, o…?

¿Quiénes están en la intermediación financiera de luquivenga? ¿Cuáles son las actividades económicas y financieras de ciertos lugares francos? ¿Qué siguen haciendo algunos bufetes importantes de abogados y contadores dedicados a «la inversión”? Como en todos los ramos: no todos son jodidos. Por supuesto. Pero el problema está mas allá de los pibes. No son sólo ellos y mucho menos todos los responsables de la inseguridad.

Los efectos tóxicos en el entorno social y político de la PBC son menores que los que produce el alcohol (que entre muchos de nosotros hace estragos) pero hacen impacto. Para producir una ola represiva, pero estúpida. Porque reprimir no es ni bueno ni malo. Depende cómo y a quién. Todo el aparato psíquico, según el psicoanálisis se fundamenta en la represión de nuestros instintos más salvajes y primarios. Eso es lo que le pasa a algunos compañeros. Les baja el control prefrontal de tipo cultural y les surge el enano fascista.

Los efectos son muy dañinos porque generan una adicción brutal: enfocar sólo para los pibes que se la dan y suponer que eso es fatal, que sólo se puede resolver con la «dura». Dureza no es firmeza. La «dura» es un recurso autoritario que al no medir la fuerza a aplicar y el foco preciso, expande innecesariamente la represión a quien no es portador especial del problema y victimiza otra vez a un desgraciado. No hay duda que hay que ser firmes con el traficante de PBC. Chico y grande. Pero otra es creer que con eso resolvemos el tema. Que -ahora sí- aplicamos el máximo de treinta años y quince de seguridad y entonces disuadimos. ¿A quién vas a disuadir? Hace 40 años intentaron achicar con medidas prontas de seguridad, y luego ley de seguridad del estado y luego con un golpe y luego con pozo, picana, secuestro, hasta de pibes chicos. Andá a cagar con la dura. La experiencia histórica determina que la vía autoritaria, aun en democracia, anuncia problemas con las libertades y los derechos, extiende el problema y nos acerca a la absurda y remota posibilidad que un narco sea presidente dentro de treinta años. Es una exageración. Pero si esto se lo preguntábamos a alguien en el 71 era disparatado.

Las «explicaciones» sociales no pueden ser un recurso para gestionar y hacer en la concreta. Pero el atajo pretendidamente «realista» y miliquero tampoco lo es. Si es para sacarse una angustia personal, se entiende. Pero ojo al gol con los efectos tóxicos en el alrededor.

Para decirlo en palabras científicas (eso que produce escozor en algunos), veamos las Conclusiones de la evaluación de 47 políticas en drogas:

“Una vez que se ha hecho ilegal a una droga, existe un punto más allá del cual el incremento de esfuerzo en hacer cumplir la ley y el encarcelamiento, a aportar poco beneficio agregado.La prohibición de las drogas es vista por muchos hacedores de políticas y por la mayoría del público como algo esencial. Aumenta el precio de las drogas, estigmatiza el uso de drogas y previene a gran escala el que las entidades corporativas promuevan la venta de drogas a través de modernas técnicas de marketing. Luego de que estas “consecuencias estructurales de la ilegalidad” son adquiridas y mantenidas a través de niveles rutinarios de la aplicación de la ley, el aumento de la coerción contra los traficantes de drogas produce poco retorno. Esto quiere decir, que aunque muchas personas sean encarceladas, los precios de las drogas no suben y la disponibilidad no declina mucho más allá de lo que podría esperarse de la aplicación rutinaria de las leyes contra las drogas” (Thomas Babor y Col. «La Politica de Drogas y el Bien Publico», Organizacion Panamericana de la Salud-OMS y Society for the Study of Adiction, p. 266)

En Uruguay también se estudian estos temas: En la revista de la Sociedad de Psiquiatria de agosto del 2009 se publican cinco trabajos de investigaciones que han seguido su curso. La cátedra de Neonatología en el Pereira Rossell ha comenzado varias y el Instituto Clemente Estable continúa a partir de los concursos de la ANII. El Polo Tecnologico y la Facultad de Química han estado permanentemente estudiando, investigando y aportando a otras investigaciones. Hay por otra parte algunos estudios de proximidad y cualitativos que realizo el IDES en un programa de ONUDD-JND en el  que por lo menos fueron a buscar opinión de los afectados y no se guían por el espectáculo tinellizado.

Por eso recomendamos la nota de Deborah Friedman que salío en El Pais el 31/7/11.

En suma, se pueden tener opiniones, como no, pero hay que hacerse cargo de la toxicidad y el macaneo que puede ser largar bolazos que aumentan la violencia verbal, no resuelven un carajo y todavía tienen la pretensión de vestirse de «duros».

NOTA

Agregamos los enlaces a las publicaciones citadas para que el lector interesado pueda profundizar estos temas.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==