viernes 30 de octubre, 2020

Constanza Moreira: «Los pobres votan a Mujica porque advierten que él sabe cómo viven ellos»

Publicado el 28/03/10 a las 12:00 am


En esta entrevista habla, sin pelos en la lengua, de la realidad política uruguaya, del sistema de partidos, de la izquierda y la derecha, y afirma que en el Frente Amplio coexisten dos izquierdas, una radical y otra moderada.

Por Julio Guillot

Un mediodía caluroso, poco antes de una sesión de la Asamblea General, grabador y café mediante, transcurre la charla en su despacho del Senado.

­-Usted se incorporó al Frente a través del Espacio 609. ¿Por qué esa opción?

­Es muy difícil incorporarse al Frente si no es a través de un sector, lo cual es un problema. Es un problema porque buscamos figuras independientes pero la única manera de reproducirnos es a través de los sectores. Y la inmensa mayoría de la gente que vota al Frente o que simpatiza con el Frente, no es de un sector: es del Frente. Nosotros tenemos una manera de construir izquierda bastante independiente, pero una manera de reproducirnos como partido muy sectorizada. Eso yo creo que es un problema, y responde a una cultura propia de los partidos tradicionales uruguayos, que siempre funcionaron sobre la base de fracciones; y nosotros estamos tendiendo a reproducir eso. Al crearse el FA, el Partido Socialista y el Partido Comunista ya tenían su propia identidad. Después aparecieron grandes movimientos de opinión, y la 609 es eso, una especie de frentecito dentro del Frente, o de espacio donde confluyen gentes diversas.

-En la campaña de las internas Astori aludió a la existencia de dos izquierdas, lo que generó fuertes críticas. ¿Qué opina al respecto?

­Siempre hubo dos izquierdas dentro del Frente. Luis Eduardo González había postulado que en el Frente había una mitad de izquierda propiamente dicha y otra mitad que se parecía más a los sectores de izquierda de los partidos tradicionales. Y él decía que esas dos tendencias estaban un poco prendidas con alfileres; y luego, la escisión del PGP y el PDC en el 89 (que no fue sólo por razones ideológicas porque allí hubo también disputa de liderazgo) vino a corroborar la tesis de las dos izquierdas.

­-Y ese Nuevo Espacio surgido de la escisión representaba la izquierda moderada…

­-Sí; aunque ahora ha vuelto al seno del FA, sigue mostrando su perfil moderado. Lo que pasa es que el Frente volvió a recapturar a toda la izquierda y el Frente se hizo un partido tan grande que en el cálculo político de cualquiera que estuviera a la izquierda, aun dentro de un partido tradicional, la apuesta de ir al Frente era muy atractiva. Entonces el Frente fue un gran atractor, un imán de todo lo que andaba en el centro hacia la izquierda. Con eso, la tesis de los dos partidos y medio se desvirtuó, y quedó un sistema con un gran partido, que es el Frente Amplio (que abarca todo desde el centro hacia la izquierda) por un lado, y por otro, los partidos tradicionales que perdieron sus alas izquierdas para quedar muy arrinconados a la derecha. Batlle, Sanguinetti y Lacalle empujaron a sus partidos más a la derecha de lo que se situaban sus electores clásicos. Entonces, una parte de esos electores se fue al Frente Amplio, y el Frente Amplio, como tiene tanta gente, tantos liderazgos, en esa diversidad ­que a veces es lío y conflicto pero que funciona bien como pluralismo­ logra aglutinar muchas preferencias, muchas perspectivas. Entonces, si uno mira ahora lo que es el FA, tenemos al PVP, al MPP y al Partido Comunista bien corridos a la izquierda, aunque el MPP aparece desplazándose paulatinamente hacia el centro; en la otra punta están el Nuevo Espacio, la 738 y Asamblea Uruguay, cerca del centro; y en el medio están el Partido Socialista y la Vertiente Artiguista. Ese es, más o menos, el mapa ideológico tal como se mide científicamente por medio de encuestas.

-­¿Quiere decir que esa clasificación no es una opinión suya?

­-No es una opinión. Es resultado de mediciones. Se les pide a los legisladores que se ubiquen a sí mismos y que ubiquen a los otros; en las encuestas de opinión pública se pide a los encuestados que ubiquen a los partidos, a las fracciones y a los líderes. Y con todo eso que se pone en una coctelera de números, se tiene un panorama. Cuando uno les pregunta a las personas dónde se ubican, el que es de izquierda no tiene vergüenza en admitirlo, pero el de derecha se corre para el centro. Eso siempre pasa, ser de derecha sigue siendo algo vergonzante porque la derecha está identificada con el fascismo. Con el tiempo, la derecha, sobre todo la derecha liberal, ha hecho cuestión de llamarse derecha en un proceso de lavado de la tradición o de la memoria totalitaria de la derecha. En definitiva, los de izquierda se llaman de izquierda, y los de derecha, de centro.

-­Se ha sostenido que ya no hay izquierdas ni derechas…

­-Mire, cuando alguien habla de la neutralidad de la política, o del fin de las ideologías, es de derecha; cuando alguien dice que ya no existen derechas e izquierdas, es de derecha. Entonces, no es que ya no existan la izquierda y la derecha; es que la izquierda no tiene ningún problema con la ideología, es amiga de la ideología; la derecha, no, aunque esa postura también es ideología…

Entonces, al crecer y hacerse tan grande, el Frente hoy en día, dentro de ese espacio ideológico, tiene visiones más de izquierda y visiones más de centro. Eso, ¿en qué se refleja desde el punto de vista de las posiciones respecto a temas concretos? Bueno, en el tema Estado/mercado, es claro: la izquierda es proclive a la defensa del Estado; cuanto más hacia el centro, una postura más amigable con posibilidades de asociación de lo privado con lo público, una postura menos antipática al liberalismo económico.

-­Que se puede resumir en la máxima «tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario»…

­-Esa es una posición moderada. Alguien muy de izquierda diría «tanto Estado como sea posible», porque el Estado es la única garantía de una corrección de las desigualdades producidas por el mercado. Hay que tener en cuenta que el mercado a que se alude no es cualquier mercado, es el mercado capitalista. Entonces, decir «tanto mercado como sea posible» significa «vamos a tener el mejor de los capitalismos posible con la mayor intervención estatal para corregir los defectos del capitalismo». Alguien que apuesta al socialismo no diría eso. Pero la izquierda que tenemos es una izquierda de gente que cree en el socialismo y gente que no… Por eso sigue siendo un frente grande, un conjunto de fuerzas progresistas. Existen posicionamientos ideológicos diferentes dentro del Frente.

-­¿Cómo han tomado las bases del MPP los últimos discursos de Mujica o la reunión con inversores en el Conrad?

­-Bueno, Mujica se corrió inevitablemente del lugar donde estaba porque él es ahora el presidente de todos los uruguayos. Tiene que ser un articulador de los intereses en conflicto, y dos de esos intereses que están en conflicto en el Uruguay son el capital y el trabajo. La postura liberal pide que el Estado no arbitre nada, y así reproduce las desigualdades, porque en un contexto de intereses en conflicto en el que la parte del león la tiene uno, que son los empresarios, no arbitrar parece no ser una toma de posición pero lo es. Volviendo al tema, Mujica debe ejercer ese papel articulador y al mismo tiempo está preocupado por la economía del país, entonces es lógico que se reúna con empresarios e inversores. Y también, y aquí está el ejemplo de Lula, un Estado más interventor en la economía nacional y una apuesta a que la política decida más que el mercado ­que es una apuesta por izquierda­ condice con un presidente que trae a los empresarios, que da señales claras y al mismo tiempo toma ciertas decisiones sobre con qué sectores del capital trabajar. Si uno pone un poco de política en la economía, puede apostar por ejemplo a aquellos sectores del capital que me aseguren mayor incorporación de mano de obra o mayor incorporación de ciencia y tecnología. No todos los empresarios son iguales y no todo el capital se comporta igual. Podemos hacer una apuesta por el capital productivo e imponerle costos al capital financiero, ¿verdad? La izquierda gana los gobiernos en el marco de una democracia capitalista. Como dijo Bonomi, no va a haber una revolución socialista ni mucho menos, pero podemos elegir modos de tránsito político que no nos conduzcan al resultado opuesto, es decir que no sean antagónicos con la posibilidad de una sociedad socialista en el futuro. Tratemos de elegir un tránsito que sea coherente con nuestra utopía socialista. Por ejemplo, los pactos socialdemócratas siguen estando en pie como alternativa; pactos que implican negociaciones entre trabajadores y empresarios y en los que el Estado hace una apuesta muy fuerte a la consolidación de una cultura del bienestar. Esos ensayos socialdemócratas, yo creo que siguen estando a la orden del día como modelo político para nuestras izquierdas latinoamericanas.

-­No hace mucho se publicó una nota de Ignacio Ramonet en «El Dipló» en la que habla del agotamiento de la socialdemocracia europea.

­-Sí, a la socialdemocracia europea, francamente, de socialdemocracia le va quedando poco. Pero pienso que eso no está agotado en América Latina. La izquierda latinoamericana tiene cosas que la izquierda europea no podría tener nunca y que no sé en qué calificación política entrarían; por ejemplo, la pretensión soberanista, que está presente en todas las izquierdas latinoamericanas de un modo u otro: la soberanización de los recursos energéticos, la reestatización de actividades estratégicas, que yo le llamo resoberanización porque tiene algo que ver con la liberación nacional.

Otra cosa nueva que aparece en América Latina es el indigenismo, que aparece más fuertemente de la mano de Evo. Eso es nuevo, es latinoamericano y es izquierda. Son los sincretismos propios de América Latina. Otro de los rasgos distintivos es que los líderes de la izquierda latinoamericana son líderes populares, de extracción popular, como un chacarero, o un cocalero, o un obrero metalúrgico. Y cuando se le critica a Mujica su modo de hablar, su lenguaje, es una reacción de las clases altas contra el lenguaje de las clases bajas, de los más pobres; pero resulta que ese es el modo de hablar predominante en una nación cuando esos pobres empiezan a tener voz y a elegir. Cuando los pobres son mayoría pero no tienen nada, el modo cultural predominante es el de las clases cultas y de las capas medias. Los pobres votan a Mujica porque advierten que él sabe cómo viven ellos.

-¿El FA sigue atrayendo a la juventud?

­El electorado más viejo sigue siendo colorado, pero ya hay electores de tercera edad frentistas; son aquellos que votaron al Frente en el 71, una población de adultos que antes prácticamente no había en la izquierda. Pero el FA sigue captando electores en la juventud, por eso es tan fuerte electoralmente, porque tiene una población vieja que, aunque no tenga mucha capacidad de irradiar a los costados, irradia mucho a las nuevas generaciones. Los jóvenes, por regla general tienden más a ser de izquierda que tradicionales, eso pasa en todo el mundo, por suerte… Sin duda hay jóvenes de derecha, conservadores, pero en general los jóvenes son más modernos, más contestatarios. Y cuando las izquierdas son eso, cuando representan una opción menos acartonada, son un gran atractivo para la juventud. Si se es joven y montevideano, la probabilidad de ser de izquierda es de siete en diez.

-¿Cómo empezó su militancia política?

­-Nunca tuve militancia partidaria dentro del FA, aunque toda mi familia es frentista; mis padres fueron fundadores del Comité de Base La Figurita 2 y mis hermanos tuvieron militancia en la Universidad, pero yo hasta ahora no había tenido militancia partidaria.

­-Yo suponía que usted pertenecía al PVP. ¿No es así?

­-No, no. Siempre aporté mi cuota al Frente, pero le reitero que nunca estuve sectorizada. Participé en varios comités dando charlas y en mi comité actual, el Pedro Lerena, en Malvín.

­-¿Y qué la decidió a incorporarse a la militancia activa y a la vida política?

­-Bueno, fueron un montón de cosas en las cuales tuvo un papel central el propio Mujica; hace un tiempo Mujica tuvo la loca idea de proponer mi nombre para presidir el Frente, junto a Gerardo Caetano, otro politólogo. Pero la reacción del Frente no fue muy amigable ante la propuesta de gente «de afuera». Mujica presentó esa idea y los grupos reaccionaron contra alguien que ellos veían como que era de afuera; y lo era. Pero bueno, eso de los afuera y los adentro va a haber que discutirlo un poco.

Tomado de La República, 26/3/10.

7 Comentarios para “Constanza Moreira: «Los pobres votan a Mujica porque advierten que él sabe cómo viven ellos»”

  1. arlette

    Mar 31st, 2010

    La izquierda gana los gobiernos en el marco de una democracia capitalista.

    Como dijo Bonomi, no va a haber una revolución socialista ni mucho menos,
    Entonces seamos claro si la politica economica no va a cambiar y seguiremos con una politica neoliberal …sera mas de lo mismo y aca va algo de hugo.

    IMPUESTO A LA RENTA DE LAS PERSONAS FISICAS

    4. Desborde y rechifla
    El texto que trascribimos más arriba, que se presenta como del gobierno, fue difundido en Internet desde las páginas del Ministerio de Economía y Finanzas. Intenta constituir una respuesta a las preguntas formuladas por la ciudadanía ante los lineamientos iniciales presentados por el MEF a principios de noviembre del año pasado.

    La propuesta cuando fue presentada no incluía esa ‘adoración a los hechos consumados” que se le agrega ahora.

    Demás está decir que ni la propuesta inicial y menos estas consideraciones de ahora fueron discutidas en ninguna instancia colectiva ni orgánica.
    Enunciada en una asamblea o en un ámbito representativo ¿sería descartable una rechifla cuando se sentencia públicamente la imposibilidad de la justicia tributaria y el enterramiento de la aspiración histórica de la izquierda de que pague más el que tiene más?
    Los flujos de capital serán o no tan huidizos como dice el MEF. Hay quienes sostienen que no es así y que el flujo de capitales no está determinado por los perfiles de imposición que existen en cada país.
    Más allá de ese aspecto, técnicamente discutible, resulta sorprendente que desde el MEF se incursione, hasta con cierta ligereza y frivolidad, en un tema de neto contenido ideológico como es impulsar una reforma impositiva que se reconocer como injusta y hasta “degradada”.
    5- Sin respaldo bíblico
    La temeraria invasión en el terreno de los valores éticos que propone el MEF no parece surgir de habilitaciones estatutarias ni constitucionales
    . Es un desborde desde el poder y no hay Biblia que la respalde ni provea del más tenue olor a santidad.
    La propuesta de abdicar de la justicia social y doblegarse ante las reglas de juego de la globalización capitalista no es una determinación técnica ni el cumplimiento de una ley de la naturaleza.

    Es una decisión cargada de contenidos, políticos y éticos.
    Y para saldar, por sí y ante sí, a nombre de todo el gobierno frenteamplista, en ese terreno ideológico, el MEF no tiene competencia.
    Este planteamiento seguramente será bien recibido en algunos estamentos sociales y políticos,
    Difícilmente por los obreros y los empleados, que de paso han dejado de recibir salarios y sueldos para recibir “la renta del trabajo”.

    Obreros y empleados que tendrán que soportar el grueso de la carga impositiva porque, a diferencia del capital huidizo, carecen de volatilidad, están amarrados al piso y nadie en la tierra, en esta dulce tierra, estaría delineando un sistema tributario sustentado en los principios de la justicia social.

    De consagrarse la propuesta que criticamos, sería un avance

    . Pero no un avance de la izquierda.
    Sería una victoria de los que siempre han sostenido que la justicia tributaria no era posible.

    AHORA ESA AFIRMACION ESTARIA ADORNADA POR LA CONFIRMACION DE LAS AUTORIDADES DEL MEF

  2. arlette

    Mar 31st, 2010

    http://www.aporrea.org/internacionales/a96494.html
    Por: Fernado Acosta Riveros
    Fecha de publicación: 05/03/10

    El Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros de la República Oriental del Uruguay tiene entre sus fundadores y militantes al actual Presidente, el compañero José Pepe Mujica Cordano.

    Los tupamaros realizaron acciones político-militares en las décadas sesenta y setenta del siglo XX. El 8 de marzo de 1970, María Elia Topolanski, cuñada del ahora mandatario, escapó de una cárcel de mujeres con doce compañeras presas políticas. Quince años después, tras la dictadura militar sangrienta que enlutó al pueblo uruguayo, el 8 de marzo de 1985, el Pepe Mujica, Raúl Sendic y otros dirigentes y militantes tupamaros que se encontraban presos, fueron amnistiados por el gobierno de Julio María Sanguinetti con el cual se recuperó parte de la democracia formal o lo que algunos comentaristas denominaron: LA DEMOCRADURA.

    LOS TUPAMAROS PERTENECEN A LA INSURGENCIA NUESTRA AMERICANA QUE EN LOS AÑOS SESENTA Y SETENTA OPTÓ POR LOS POBRES Y ASUMIÓ PLENAMENTE ESE COMPROMISO.

    MUCHOS COMBATIENTES PAGARON CON LA VIDA, LA CÁRCEL Y EL DESTIERRO, SU AMOR POR LA JUSTICIA SOCIAL Y EL SUEÑO DE CONSTRUIR NACIONES DONDE LOS DEBERES Y DERECHOS SEAN REALIDADES PARA TODOS. APOSTARON POR LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y EL SOCIALISMO DE ACUERDO A LA CARACTERÍSTICA PARTICULAR DE CADA PAÍS.

    Tres décadas después de la Operación Paloma realizada por el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T) para conseguir la libertad de las compañeras presas políticas, el pasado lunes primero de marzo asumió la Presidencia de la República Oriental del Uruguay un destacado dirigente guerrillero tupamaro (José Pepe Mujica), quien llegó a ese cargo por votación popular en un momento significativo de la movilización política suramericana cuando varios gobiernos de esa región decidieron apostar por la integración y cuestionaron al sistema neoliberal que oprime a los pueblos.

    Las mujeres uruguayas han logrado avances significativos pero falta mucho camino por recorrer explicaban dos estudiantes de la patria de Eduardo Galeano al participar durante una semana de diciembre de 2009 en la constitución del Movimiento Continental Bolivariano en Caracas.

    Al acercarse el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, son recordadas en Colonia, Montevideo, Paysandú, Punta del Este, Salto y otras ciudades, las compañeras que participaron en la Operación Paloma. Fueron ellas: Cristina Cabrera, Elida Valdomir, Emilia Carlevano, Gladys Bruno, Jessie Macchi, Julia Armand Ugon, Lilia Castro, María Elia Topolansky, Martha Abella, Miriam Fernández, Miriam Montero, Nibia González y Olga Barrios.

    José Pepe Mujica prometió durante su campaña electoral que de llegar al gobierno impulsaría programas de apoyo a las mujeres, sobre todo a las más pobres.

    Es un compromiso que tiene el respaldo total de Lucía Topolansky, su esposa y compañera de luchas políticas en el MLN-T y en el Movimiento de Participación Popular (MPP) incorporado a la coalición de izquierdas Frente Amplio.

    Ahora, ¿qué sigue:

    Es la pregunta que se plantean los militantes de izquierda en este año 2010 cuando en Argentina, Colombia y México se reflexiona sobre el Bicentenario de la Primera Independencia.

    Por ahora, y concretamente en Uruguay durante los últimos cuatro años, solamente se han visto reformas.

    Tabaré Vásquez, el anterior presidente, realizó reformas sociales importantes, pero la pobreza en Uruguay está latente.

    El gobierno frenteamplista reconoce que muchos uruguayos se encuentran en la indigencia.
    Tabaré mantuvo distancia de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA)

    . No la confrontó pero aplicó políticas neoliberales.

    En política internacional se alineó con Fernando Henrique Cardoso de Brasil y Ricardo Lagos de Chile.

    Su candidato preferido fue Danilo Astori, un economista que defiende proyectos sociales liberales.

    Después de la elección interna en el Frente Amplio, Astori acompañó a Mujica y ahora es el Vicepresidente.

    Corregir la conducción política de gobierno y caminar hacia el socialismo es el deseo de las bases frenteamplistas y de otros movimientos de izquierda.

    El compromiso de Mujica consiste en reducir 50% la pobreza y acelerar programas sociales para superar la indigencia

    . En su discurso de posesión comentó que Uruguay es un país que por sus recursos puede ofrecer condiciones de vida digna a 50 millones de habitantes y tiene solamente 3.5 millones. José Mujica llamó a todos los sectores a colaborar en un gobierno que sea incluyente. Su mensaje tiene similitudes al de muchos presidentes de centro derecha y centro izquierda.

    Gobernabilidad y pragmatismo son ahora las banderas de algunos dirigentes del Frente Amplio y del movimiento Tupamaros.

    Defienden una reforma del Estado que en el plano laboral podría lastimar a los trabajadores. Se habla de eficiencia en el gasto público.

    La lucha de clases, según ellos, ya fue superada y ahora se trata de modernizar los sistemas para lograr una convivencia civilizada.

    Es difícil convivir cuando un grupo de privilegiados, en Uruguay o en cualquier lugar del mundo, abusa del poder y pisotea los derechos de las mayorías.

    En el Frente Amplio uruguayo existen varias corrientes.

    Algunas, alientan de forma encubierta la flexibilización y desregulación de las condiciones de trabajo con lo cual se fragmentará más la clase trabajadora.

    Otras, están comprometidas con la mayoría de la población y exigen que el Frente Amplio y los Tupamaros no olviden la historia y emprendan un trabajo por la verdadera transformación de la patria de José Gervasio Artigas y Raúl Sendic.

    Trece mujeres demostraron su heroísmo en marzo de 1970 cuando burlaron al gobierno represivo de Jorge Pacheco Areco y escaparon de la cárcel para reintegrarse a la lucha armada por la liberación nacional.

    La causa tupamara se opone al capitalismo y defiende una revolución permanente que ayude a mejorar la condición del ser humano.

    Esta causa fue válida en marzo de 1970, en 1985 y está presente también en 2010.

  3. arlette

    Mar 31st, 2010

    SORPRENDEN LA NOTICIAS ….

    http://ladiaria.com/seccion/sociedad/?m=noticias

    http://ladiaria.com/articulo/2010/3/no-callar/
    No callar
    Cuba ha tenido una influencia capital sobre la política regional de los últimos cincuenta años. Más gravitante en las primeras tres décadas de su existencia y en franco declive en las dos siguientes. Fue motor de rebeldía, de reclamo ante las injusticias, de oposición a los atropellos imperiales, de impulso a políticas de fuerte impacto social y logros sustantivos en áreas claves, como la salud, y de una vitalidad política para aprobar y descalificar como, posiblemente, no haya habido otra en la media centuria transcurrida.
    Varias generaciones estuvieron bajo la influencia de la revolución cubana en lo bueno, y también en lo malo. Por ejemplo, en relación con lo malo: en la imposición del partido único, excluyente de otras opiniones y cuyos mandatos y descripciones de la realidad operan como dogmas; en la equivocada percepción de la negociación multipartidaria, que es la esencia de la buena política, como algo despreciable; en el desconocimiento de derechos fundamentales que imperan, con más o menos imperfecciones, en muchas de las naciones del mundo cuyos pueblos han podido avanzar en las últimas décadas; y en el encarcelamiento de personas con coraje, que se han atrevido y se atreven a reclamar y se proponen ejercer sus derechos básicos de reunión, de asociación, de opinión y de desplazamiento.

    Desde el mea culpa público de Heberto Padilla, en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en 1971 (después de unas semanas en la cárcel por haberse atrevido a escribir un libro con el sugestivo titulo

    En mi jardín pastan los héroes), hasta el mea culpa público más reciente de los altos funcionarios desplazados por “indignos”, según palabras de Fidel Castro, el gobierno cubano ha perseverado en hábitos marcadamente estalinistas, que ni siquiera estaban en vigencia en las últimas décadas de la Unión Soviética.

    Y cuando no hay mea culpa, y los ciudadanos con dignidad se plantan en sus trece -como ocurrió, por ejemplo, en 2003 con escritores, periodistas o simples vecinos que por medios pacíficos solicitaban cambios en la situación vigente-, las condenas a prisión son severísimas y las descalificaciones (“gusanos”, “traidores”, “aliados del imperialismo”) son humillantes.

    El contexto de los acontecimientos del presente se compone también por una larga historia de atropellos de Estados Unidos a la isla del Caribe (y a la región).

    Desde la Enmienda Platt, la base de Guantánamo, la invasión en Playa Girón y los intentos de asesinato a Fidel Castro hasta el persistente embargo, sin olvidar la responsabilidad en los golpes de Estado que asolaron a la región.

    Pero el contexto actual también se integra por la construcción sistemática de dictadura pregonada como una forma más perfecta de “democracia”, por la alta concentración de poder simuladamente compartido con algunos correligionarios y verdaderamente absoluto para el “jefe máximo”, y por las penas draconianas a los ciudadanos llamados “conflictivos”, que se atreven a disentir.

    Y resulta demasiado simple, y hasta de mala fe, justificar el atropello cotidiano de los legítimos derechos del “conflictivo” con la mención del bloqueo del imperialismo.

    Preso y con prolongada condena, un “conflictivo”, a quien el gobierno cubano califica de “delincuente común” (algo sabemos de estas denominaciones desde el poder quienes vivimos las dictaduras de la seguridad nacional en el Cono Sur), hasta hace poco tiempo desconocido, se ha convertido en el más eficaz cuestionador del poder establecido.

    En efecto, Orlando Zapata Tamayo, un simple ciudadano con ideas propias, preso de conciencia según Amnistía Internacional

    (¿cuántas veces recurrimos a ella los uruguayos en los años de la dictadura?)
    , estuvo tan dispuesto a no doblegarse que se dejó morir de hambre

    . No fue, por cierto, un hecho aislado, porque la posta la tomó otro “conflictivo” que va en camino de correr la misma suerte.

    Treinta años atrás, refiriéndose a la huelga de hambre hasta la muerte realizada por los presos irlandeses en cárceles británicas,

    Fidel Castro pronunció las siguientes palabras en la Unión Interparlamentaria Mundial: “La tozudez, la intransigencia, la crueldad, la insensibilidad ante la comunidad internacional del gobierno británico frente al problema de los patriotas irlandeses en huelga de hambre hasta la muerte recuerdan a Torquemada y la barbarie de la Inquisición en plena Edad Media.

    ¡Tiemblen los tiranos ante hombres que son capaces de morir por sus ideas tras 60 días de huelga de hambre! Al lado de este ejemplo, ¿qué fueron los tres días de Cristo en el calvario, símbolo durante siglos del sacrificio humano?

    ¡Es hora de poner fin, mediante la denuncia y la presión de la comunidad mundial, a esa repugnante atrocidad!”.

    Al gobierno cubano le complacieron tanto esas palabras de Fidel Castro que las trasladó al bronce y aún están en la Plaza Víctor Hugo de La Habana.

    Porque, en verdad, tal como señaló Castro cuando el dardo se dirigía para otro lado, ¡cuánto de humanidad y de coraje hay en un calvario semejante, y cuánto de atrocidad vivida se oculta detrás de un ser humano capaz de llevar la huelga de hambre hasta las últimas consecuencias!

    Este drama cubano y esta prolongadísima agonía -tanto de los “conflictivos” que no se someten como del propio régimen que los reprime- tienen que encontrar un camino dentro de los cauces de la civilización.

    Sin entrometerse en los problemas de los demás, sin violentar el principio de no intervención, todo cuanto se pueda hacer, desde los otros países de América Latina, para contribuir a una solución pacífica, democrática y respetuosa de los derechos humanos, centralmente cubana además, debe ser bienvenido.

    Y entre los primeros pasos, nos parece, se encuentra uno que a quienes siempre nos hemos sentido hermanados con la suerte del pueblo cubano y respiramos en la izquierda nos resulta imperativo dar: no callar ante las repugnantes atrocidades y ponerse del lado de quienes, sin más armas que su cuerpo, reclaman legítimamente sus derechos.
    Alma Espino Álvaro Díaz Maynard Carlos González Gerardo Caetano Jack Couriel José Manuel Quijano Judith Sutz Mario Wschebor
    ———————————————————————————————————————-

  4. roberto

    Abr 1st, 2010

    Perdón mi ignorancia… ¿El PVP no integra el partido de gobierno? Quisiera saber si es así o no. ¿Qué opinión le merece al PVP la disminución de la participación de los salarios en la distribución del PBI? Porque leí por ahí que aparentemente los pobres están siendo un poquito menos pobres (sin considerar las trampitas estadísticas que ha implementado el INE) pero los ricos se la están llevando en carretilla. ¿Qué opinión tiene el PVP con respecto al PLAN IIRSA? Es un plan que no se conoce mucho en nuestro país pero que me imagino ustedes (si es que integran el gobierno) sabrán de qué se trata y tendrán posición frente a él.
    Hay cosas que no puedo resolver en mi mente, pensando en casa. ¿Por qué este gobierno popular está participando en la aplicación de un plan, ideado y financiado por el BID, que tiene como objetivo el saqueo más eficiente y eficaz de los recursos naturales de nuestro continente en manos de las multinacionales?

  5. APORTES

    Abr 2nd, 2010

    La derecha se manifiesta de modos tan predecibles… Atrás del biombo chino de la abuela encontré este increible enlace:
    http://freakshare.net/files/87v3c7y2/Fachos-a-gogo—Al-fondo-a-la-derecha.rar.html
    Disfrutadlo.

  6. Marcel

    Abr 5th, 2010

    Me pregunto yo de forma muy humilde y respetuosa para con una organizacion con la historia del PVP es si viendo la poca o nula posibilidad desde mi punto de vista (ojala me recontraequivoque y estaria contento de ello pero creo que no) de un verdadero gobierno de izquierda entendiendo como gobierno de izquierda que se apliquen politicas socio economicas que impulsen el camino hacia una sociedad socialista verdaderamente justa,respetuosa con el medioambiente pero tambien con los salarios de los trabajadores no seria conveniente dar un paso al costado y buscar otras opciones fuera del Frente Amplio ya que dentro de él esta dificil la cosa o sea mas se piensa en cargos que en cambios? Porque aqui compañeros lo importante es la sociedad en su conjunto no los partidos politicos mas si estos no contribuyen a la felicidad de nuestro pueblo de que sirve estar dentro de una organizacion politica como el FA que parece y por los hechos me remito no esta decidida ni siquiera a desarrollar un programa de gobierno como tuvo por ejemplo el Frente de 1971 sino que en el 2010 esta con un maquillaje progresista de una politica neoliberal que beneficia a las mismas familias de siempre.
    Un abrazo a todos y hasta la victoria siempre como dijo nuestro comandante Ernesto Che Guevara.

  7. Luisa Alvarez

    Abr 6th, 2010

    La humildad de garabato siempre termina con discursos de garabatos. Socialismo y Libertad.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==