jueves 29 de octubre, 2020

La palabra de los hijos

Publicado el 24/10/09 a las 2:21 pm

CANALES PRIVADOS ESCAMOTEAN EL DERECHO A LA INFORMACION

Por Milton Romani Gerner

Estamos indignados. Nuevamente los permisarios de las ondas publicas que el Estado concede a los medios televisivos burlaron al Poder Ejecutivo y escamotearon el derecho a la información de toda la población. No pasaron la cadena nacional e hicieron lo que les cantaba. A cualquier hora, bien tarde y bajo presion porque si era por ellos, nada.

Como contrapartida tenemos a un señor eterno e inamovible de la Corte Electoral que irrumpe en plena veda para condenar el voto epistolar.

El video de los hijos de detenidos desaparecidos y victimas del terrorismo de Estado es una pieza magistral. Sensible. Que  promovía con legitimo y profundo sentimiento la reforma constitucional.  Para erradicar el mamarracho jurídico que no soluciono nada y que pesa en toda la conciencia nacional.

¡Otra vez! Todos recordamos la censura a Sara pidiendo por Simon en abril del 89. Esto agrega un motivo mas para saber que el régimen de impunidad va mas allá de la ley y que la mordaza y el escamoteo de la verdad no fue solo patrimonio de los militares.

Mi familia, y yo somos sobrevivientes del Cóndor en la Argentina. Pero con otros incluso allí dedique tiempo esfuerzo y riesgo a buscar a aquellos niños que hoy escuece con lagrimas en los ojos como enviaban su mensaje. Tengo el orgullo de haber ubicado a Mariana y haberme presentado ante los jueces de la dictadura para reclamarla en nombre de María Esther.  Esos hijos, de todos, diciendo su verdad es un triunfo de la épica humana colectiva.  La frivolidad de no cumplir con una cadena nacional es una bellaquería que no puede quedar ni en el olvido ni en la impunidad, valga la redundancia. Hay que sancionar contundentemente a quienes incumplieron, tratando de que el mensaje fuera lo mas inocuo posible.

Los medios de difusión (que de comunicación tienen muy poco) no es solo un tema contractual entre los permisionarios y el estado. Es, tendría que ser, un tema de toda la sociedad y de control ciudadano permanente.

Hay que pensar, junto a los trabajadores de prensa que son victimas de este incordio, en crear un Observatorio Permanente de Medios que defienda a los consumidores y sea una salvaguarda activa del derecho a la información consagrada por el Pacto de San José de Costa Rica.

Años atrás nos presentamos con Tota Quinteros acompañados por el Dr. Pablo Chargonia y Raúl Olivera ante el Tribunal de lo Contencioso en la que  la Dra. Estela Jubette fallo impecablemente el amparo a Tota en su derecho a la verdad que le ocultaba el Estado. Fue el inicio de una acción que luego termino en la sede Penal con el procesamiento de Juan Carlos Blanco. Creo que en este caso, habida cuenta del dolo irreparable que significa escamotear a la ciudadanía la verdad de nuestros hijos debería tener consecuencias en los estrados. Mas allá de los resultados electorales. Y de las sanciones que descuento aplicara el Poder Ejecutivo.

Es un tema de la democracia. Quien es propietario de un medio tiene libertad de empresa, de opinión aunque se le puede reclamar cierta ética y responsabilidad social. Pero en el caso de los que tienen concesión de NUESTRO espacio publico deben someterse al control ciudadano, además del que ejerce la administración.

El formato del espectáculo continuo a la que somos sometidos, la invasión a la privacidad,  la supuesta majestad del rating, el sesgo político ideológico y cultural unidireccional a la que nos condenan, la chatarra es insoportable. El sometimiento de los trabajadores de la prensa a recursos repugnantes obligan a impulsar un Código de Ética que los proteja contra el desborde de sus mandamás. La ondas publicas se han convertido en un notorio ambiente TOXICO que genera situaciones de violencia, promueve valores antidemocráticos. No solo el miedo. Hay promoción notoria con detalles explícitos del delito. Las cámaras se han vuelto una escuela a tales fines. Se reclama debate político en la campaña. Los pocos programas de análisis y debate político se hicieron en horarios intragables.  Se impone la necesidad de constituir un Observatorio Ciudadano, integrado por  representantes de la sociedad (incluyo la cámara de anunciantes y las agencias de publicidad que paradójicamente se ven afectadas mas allá del cuento del rating) para ejercer el control y tomar medidas de acción contra el abuso toxico de los permisarios de las ondas publicas.

2 Comentarios para “La palabra de los hijos”

  1. Maria Esther Francia

    Oct 24th, 2009

    Totalmente de acuerdo en que hay que responder en varios planos! sin descartar la judicial por daños sicologicos en reiteración real a esa valiente gurisada que sobreponiéndose con gran esfuerzo hicieron lo que tenían que hacer.
    abrazos!!
    mañana sabremos como estamos parados!
    Victoria!!

  2. Rosario Rossi

    Oct 26th, 2009

    Necesariamente, ´todos los ciudadanos que concientemente fuimos a votar contra la ley de impunidad, tenemos el derecho a que se nos repare sicologicamente,así como los familiares y víctimas directas del terrorismo de Estado, debido a que se impulsó un tergiversación de los hechos reales por parte de la propia SUPREMA CORTE DE JUSTICIA EN LOS MEDIOS TELEVISIVOS Y RADIALES (Canal 5, y Radio Sarandí, no conozco si fue en otros), lo cierto que se desinformó del plebiscito contra la impunidad antes y después, ya que en el día de hoy se causó un perjuicioGRAVISIMO, MORAL ,ETICO Y SICOLÓGICO. Por lo que tiene que haber una condena social y jurídica a este tipo de atropello. Pienso que es parte de la impunidad. Y seguiremos bregando para que está caiga, más temprano que tarde así será.QUE CREDIBILIDAD PODEMOS ESPERAR DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA, SI UN MINISTRO DICE QUE EL VOTO ROSADO ESTABA EN UN 50,95% Y OTRO EN UN 48%. SERÁ QUE HUBO SABOTAJE???

    Saludos Fraternos.
    Rosario Rossi

    A los efectos de que si se quiere que vayamos miles a declarar contra el mInistro de la corte, y de los medios de prensa, que nos provocaron un mayor perjuicio, debido a la actitud IRRESPONSABLE, Y CONDENABLE.
    ¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN! ¡ CONTRA LA IMPUNIDAD DE AYER Y DE HOY!
    ¡JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES DE LOS DELITOS DE LESA HUMANIDAD!

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==