lunes 26 de octubre, 2020

“La droga”: esa coartada

Publicado el 25/05/09 a las 1:05 am

Por Milton Romani Gerner, dirigente del PVP


El tema drogas tiene múltiples causas. Reducir los daños implica un compromiso colectivo. Asociado a esto, se usa adictivamente como excusa, coartada, explicación de absolutamente todos los problemas colectivos. “La simplificación es la peor de las drogas”

LA DROGA, así en singular.

Todo se explica por ella. No existe una diferenciación sobre las distintas situaciones en la que hombres y mujeres en diversas edades y contextos hacemos uso de drogas legales e ilegales. Todo es lo mismo. ¿Hay algo del problema drogas que induce, que genera este efecto toxico a nivel social y es funcional a nuestros miedos?

La violencia esta entre nosotros. “Por culpa de ‘la droga’. “Un hincha de Cerro lo matan a cuchilladas. Por ‘la droga’.” Dos menores son vilmente asesinados. ¿Por la droga? La violencia en el futbol, la delincuencia. Todo es por “la droga”. Día a día lo escuchamos en los medios y por muchos actores que lo utilizan como recurso facilista de explicar lo inexplicable. Al Cesar lo que es del Cesar y a las drogas lo suyo. Que con ello tenemos bastante. No se repara que en su promoción fetichista brinda la coartada perfecta para los delincuentes. En esto no le quito nada al problema de drogas y su influencia en la seguridad ciudadana.

“Los medios”  son varias cosas a la vez. Sus dueños, los directores, editores, tituladores, periodistas y movileros. No podemos hacer lo mismo que con “la droga” y hacer tabula rasa.  En este tema muchos han respondido bien a la convocatoria: tanto a nivel empresarial como periodístico. A pesar de ello, la tentación de recurrir a un formato taquillero y alarmista sigue funcionando. Eso no colabora en un enfoque educativo y preventivo del tema. No hay seguimiento, historias de vida que ayuden a comprender y prevenir.

Recuerdo  periodistas que hicieron seguimiento responsable. Por ejemplo, entre otros, sobre casos de asesinatos filiales vinculados a “la droga”. Informes elocuentes (Zona Urbana y Ximena Aguiar en El País) sobre el conjunto de problemas económicos, sociales y familiares donde el consumo estaba por cierto, pero era la mecha en un polvorín. Otros lo siguen con ética periodística.

Hay que asumirlo como problema y  compromiso de todos. Empresarios, deportistas, dirigentes, periodistas, profesionales, banqueros, abogados, escribanos, políticos, Informar responsablemente. Educar preventivamente. Compromiso ético. Se procesó al ex empresario deportivo Edward Yern, también lo fueron tres policías coimeados cuando su hijo fue detenido por tráfico. El Cr. Rubén Weizman procesado por lavado era un señor respetable en bufetes, cambios, escribanías prestigiosas. Cuando surgen casos positivos en el deporte “es por contagio sexual” repitieron insólitamente dirigentes y periodistas. Cito esto para ilustrar  variables más allá de “la droga” y la responsabilidad de otros actores que no siempre aparecen.

Un tema polémico: los casos extremos donde el Estado debería intervenir para tratamiento “compulsivo”. En esto no coincido totalmente. Hay que ver caso a caso. Hay que amparar por cierto y el Estado no puede estar ausente. Pero se tiene una idea falsa del tratamiento en drogas. Se piensa como una diálisis. “Enciérreme al muchacho y sáquele “la droga”  Es mas complejo. Si no se trabaja lo motivacional (entre otras cosas) estamos fritos. Además: no hay UN TRATAMIENTO IGUAL PARA TODOS.  Lo central, nuevamente es la persona y sus vínculos. No “la droga”. Cada adicto es un mundo. Sus familias también.

Hay que visitar el Portal Amarrillo que tiene cinco modalidades de intervención (Residencial, Grupos T para adictos y para familiares, Centro de Día, Ambulatorio, Acompañamiento Terapéutico). Ir al Centro El Jagüel en Maldonado que trabaja con cuatro policlínicas zonales en red. Ver el diseño que se esta haciendo con el Proyecto Casabierta que llevamos adelante con la Intendencia de Artigas, el INAU, Mides, ASSE y la JND destinado a toda la región norte. Conocer el modulo del CNR para adictos primarios o el Equipo de Tratamiento que empezó a funcionar a hora en el COMCAR. Las Normas Regulatorias para centros de tratamiento y el Programa para Asistencia para Uso Problemático de Drogas son avances que recogen la experiencia de los científicos y técnicos de larga trayectoria. ¿Se puede debatir? Claro. Pero ahora hay una experiencia a consultar.

Insisto en esto porque durante años el Estado no estuvo presente en garantizar el  derecho a la salud de usuarios problemático de drogas. Es más: se liquidaron los pocos proyectos que habían al respecto. Ahora podemos ir a más.

El efecto toxico agregado de  “LA DROGA” es alejarla  DEL COMPONENTE HUMANO, DE LAS RELACIONES HUMANAS CON LOS OTROS. No es un tema  infecto-contagioso. ES UN TEMA HUMANO. BIEN NUESTRO. RECONOCERLO COMO TAL IMPLICA UN ESFUERZO INDIVIDUAL Y COLECTIVO.

Este enfoque no le quita ni le agrega nada a la emergencia social con que hemos encarado el problema. Solo ubica y hace hincapié en lo central para hacerlo asequible y poder avanzar. Que poder, se puede. Macanas  que es una guerra perdida.

La represión y la coerción son necesarias.

No me tiembla nada en aplicar con rigor la ley. Ley que ha desaparecido junto con la denostación y omisión del Estado. Pero ausente tambien en la familia y en la comunidad. El valor “libertad” y el valor “solidaridad” han caducado su pretensión reguladora. Han sido sustituidos por el valor “mercado” o por el valor “consumo”, “fama”.

El uso de la fuerza debe ser proporcional e inteligentemente usada. Equitativa para todos los resortes ocultos que apañan y forman parte de una violencia oculta pero insidiosa.

Desde la Junta Nacional de Drogas hemos aplicado con rigor la ley y hemos demostrado eficiencia.

Escuchamos a los Oficiales Policiales (no era común) con experiencia en el tema. Ordenamos  que en esto la cosa es “caiga quien caiga” (los teléfonos no funcionarían). Aseguramos por otra parte  la integralidad (no es solo un tema policial) con acciones de prevención y tratamiento por un lado y atacando el lavado de dinero, que es la faceta que revela la hipocresía de muchos agentes económicos. No hubo impunes. Ni ambiente deportivo ni personajes de los bancos y cambios truchos.

Hay quienes claman por “la droga” y la inseguridad, pero protestan por tener que reportar “acciones inusuales” por ejemplo en el campo inmobiliario. O los que amparados por el prestigio y los negocios del futbol, también viven hablando de “la droga” y hacen buenos negocios con la cocaína. O en la intimidad llaman al guante a sus mujeres. Que es otra de las violencias que habitan entre nosotros y que no es atribuible a la pasta base. Quizás a “la droga” alcohol.

Se comenta el reportaje que O Globo realizó a Marcos Camacho, alias Marcola, jefe del Primer Comando Capital grupo narcotraficante nacido en las favelas de Brasil. Veamos:

-¿Usted es del PCC?

– Más que eso, yo soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnostico era obvio: Migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía… ¿Qué hicieron? Nada.¿El Gobierno Federal alguna vez reservó algún presupuesto para nosotros? Nosotros sólo éramos noticia en los derrumbes de las favelas de los cerros o en la música romántica sobre ‘la belleza de esas montañas al amanecer’, esas cosas… Ahora estamos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Nosotros somos el inicio tardío de vuestra conciencia social ¿Vio? Yo soy culto. Leo al Dante en la prisión.

– Pero la solución sería…

– ¿Solución? No hay solución, hermano. La propia idea de ‘solución’ ya es un error. [1]

En febrero estuve en Vila Cruzeiro, favela central del Complexo da Penha, conformado por 11 comunidades. Allí conocí a los ex “soldados” del Comando Vermelho, ejercito de 400 pibes que confrontan con el PCC. Decepcionados por la caída de sus ídolos autoritarios hay pibes que han conformado brigadas de prevención comunitaria con camisetas “Soldados: nunca mais” Rescatan a otros para que no integren las bandas. Esos si que tienen coraje.

La estructura jerárquica e injusta a la interna de esos ejércitos es repugnante. No es un ejemplo de solidaridad o de nueva forma de vincularse. Es superexplotación. ¿Ventajas? : pavonearse armado en la comunidad. Tener algunos pesos más. Ser “alguien”. Reedición bizarra del capitalismo más feroz.

Marcola es un proto empresario que usa las fisuras y ventajas del sistema. Se vanagloria por su fama, -esa tan buscada- y hace uso del terror. Herencia de lo que los grupos de poder sembraron  en America Latina: terror, consumo, fama, poder. Explotación y terror a la interna de sus comunidades. Sin lugar a dudas es una señal de los tiempos. ¿Querían mercado libre? Acá esta. Pero también hay que decirle a Marcola que se vaya un poquito a la mierda. Su pretendido discurso social es una forma  de manipulación para mantener su negocio. Su “coraje” es ramplón. “No se puede”. No hay solución.

La experiencia clínica revela que el adicto no es un rebelde: es un sobre adaptado. A la sociedad de consumo. Un desencantado en busca de identidad por el lado de los objetos. Y el traficante, un hijo de puta que trafica con la miseria de sus hermanos. Punto.

Hay salida. Inclusión social. Integración con proyectos vitales compartidos. Hay en este país, ahora, hombres y mujeres, equipos, que están metiendo alma, cuerpo y corazón en las diversas trincheras de este problema. Se necesita más compromiso de todos. Acciones comunitarias a todo nivel. Crear ámbitos de amparo y autoayuda de  vecinos y vecinas debidamente capacitados en todos los barrios para dar respuesta a ese nivel. Nuevamente la comunidad organizada va a PODER. Es un reto de la libertad y de la solidaridad.

[1] Algunas fuentes han denunciado que este reportaje es trucho y fue inventado por el periodista. Si así fuera solo marca un aspecto mas  de la ética periodística y como se promocionan modelos en aras del rating.

Un Comentario para ““La droga”: esa coartada”

  1. Gustavo

    May 29th, 2009

    llegué a este sitio buscando dónde seguir reflexionando y ampliando la información para continuar pensando el tema y compartirlo con compañeras y compañeros del curso de «educación para la vida y el ambiente» en magisterio. el pasaje por aquí fue provechoso.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==