miércoles 28 de octubre, 2020

El triste «Regreso del Herrero»

Publicado el 28/04/09 a las 11:02 pm

Por Milton Romani Gerner – Dirigente del PVP

«Que acusen al herrero por lo que se hace con el cuchillo que confeccionó es un disparate» (Ignacio de Posadas)

Genio literario don Jorge Luis Borges: en célebre escrito se anticipaba a responder al defensor del secreto bancario y artesano de SAFI. Borges y Mujica le arruinan esta vuelta del Herrero Don Ignacio. Es bueno recordar. Permiso.

En abril de 1999 el jefe regional de la DEA, Abel Reynoso, señalaba la preocupación por mecanismos de lavado de dinero que involucraban a estudios prestigiosos de nuestro país. La revista Noticias del vecino país divulgaba con gran estridencia esas declaraciones. El Informe de Elisa Carrió (2001) insistía en denunciar «negocios» que ya se había demostrado tenían conexiones non sanctas. En la Comisión Parlamentaria de Investigación de Brasil se demostraba la Conexión Uruguay armada por Paulo Farías para justificar «legalmente» la recolección de coimas. Era una SAFI diseñada en el Estudio Posadas, Posadas y Vecino. Allí se daba a conocer un manual de divulgación del prestigioso estudio que publicitaba crudamente los «negocios» posibles con esos «cuchillos» fabricados por el Estudio.

Don Ignacio supo declarar, siempre en su tono tan sencillo y humilde, la frase de marras sobre herreros y cuchilleros. Ahora volvió. Y tiene el tupé de acusar a Pepe Mujica de traidor a la patria y de cuchillero avieso que traiciona a los suyos por una tentación electoral. Justo él.

El se piensa como «dueño» del país. «Patroncito» como su líder. Porta soberbia aristocrática. Estamos bajo la amenaza de una droga extremadamente tóxica: la euforia del carnaval electoral sobre la base del olvido o no conocimiento. Más memoria para más cambio es lo que afirmamos desde el PVP apoyando a Pepe, a nuestro gobierno y a todo el Frente Amplio.

Hay quienes vienen padeciendo un trastorno de ansiedad generalizada por los cambios en el país (es verdad que con este gobierno se terminó la joda). Y ahora, peor, por los inesperados cambios de las reglas del juego en el mundo financiero mundial.

Fruto del tsunami padecido, precisamente, por el modelo que Don Ignacio y algunos más pretenden defender como quien defiende un negocio propio. Fundamentalismo mercantil.

Hay un establishment «nacional», con mucho lobby y muchos teléfonos que funcionan a la hora en que se tocan intereses poderosos, negocios opacos realizados al amparo de una legislación y de la «costumbre» uruguaya de dejar así.

La Reforma Impositiva dio un paso enorme prohibiendo nuevas SAFI y dando un plazo para las ya existentes. En el terreno de la lucha contra el narcotráfico y el lavado de dinero se han dado pasos importantes. Falta más. En eso estamos.

También en la transparencia de todos los mecanismos que hasta ahora han sido ­no sólo pero también­ paraguas de negocios turbios. Pretendemos empresarios en serio e inversiones que ayuden al desarrollo humano. No cualquiera que traiga guita o que juegue a la mosqueta. Para ello se necesitan controles del Estado, que es lo que ahora se impulsa desde los centros mundiales para capear el temporal que ellos mismos crearon. Que impulsaron el fundamentalismo de mercado que hoy hundió a varios. Pero acá, hay algunos que se acostumbraron mal. Que no pueden darse cuenta de que las reglas han cambiado. Que son lentos en ponerse a tono con el nuevo orden mundial.

Obama incluido. Otros que están demasiado agarrados a los «negocios» y se ponen muy nerviosos, hacen gestiones internacionales en nombre de la «patria» pero en realidad parecería que están protegiendo a sus clientes.

Mujica los pone más nerviosos de lo que estaban ahora.

Una digresión. De Posadas tiene declaraciones celebres: «¿La salud es parte del país?…bueno, entonces la va a quedar», dijo sobre el mutualismo castigado con el IVA del 19% (2001). Sobre justicia tributaria es bueno recordar también.

El 4/9/2001 bajo el título de «El Herrero y la Muerte» publicamos algunas líneas que ahora rescatamos de la memoria. Decíamos:

«Los medios de prensa le dieron bajo perfil al informe de la diputada argentina Elisa Carrió. Algunos, incluso, ni siquiera nombraron lo que la diputada califica como las «modalidades» de lavado. La modalidad «Posadas, Posadas y Vecino», la «modalidad Echeverrito». Modus operandi, que le dicen. Que no es novedad. Pero tampoco es noticia». Sobre el trascendido De Posadas: «Son una mezcla de zonceras y de medias verdades propias de gente muy ignorante (…) de frivolidad y de soberbia que desgraciadamente caracteriza tanto a los argentinos últimamente».

La coartada «argentina» ha sido usada por algunos prohombres al igual que la pasta base como por algunos que delinquen. Todo es por culpa de los argentinos.

«Volviendo al Informe Carrió, uno puede amargarse en serio y leer el colmo de la banalidad:

«Daforel y Delbote son presididas por Angela Chiodi, nacida el 6 de octubre de 1910, incapacitada a los 83 años, en 1993, y fallecida en 1998. La Comisión ha logrado obtener a modo de ejemplo las 60 empresas que Angela Chiodi resolvió fundar cuando a los 81 años resolvió hacerse empresaria. Actividad en la que persistió pese a estar incapacitada mentalmente durante 5 años, pues fundaba empresas hasta diciembre de 1998».

«Don Ignacio» ­así lo llaman en los círculos de empresarios y abogados del «negocio»­ fue entrevistado telefónicamente por la revista «Noticias» (agosto del 99) a propósito de las declaraciones del ex jefe de la DEA en Argentina, Abel Reynoso, que había ya investigado al estudio de su propiedad. Respondió ofuscado: «Que acusen al herrero por lo que se hace con el cuchillo que confeccionó es un disparate». El periodista insiste: su nombre ya había sido manejado en el Senado brasileño cuando el escándalo Collor. «Fue todo un invento…son todas macanas», agregó y cortó. Era él sin dudas.

Sobre un puñal, escribió Jorge Luis Borges unas líneas punzantes. Parecen hechas a medida. Como por encargo. Confeccionadas por encargo y a medida al igual que las Sociedades Anónimas Financieras y de Inversión fabricadas por ese «Estudio» de prestigio cuchillero.

«En un cajón hay un puñal. Fue forjado en Toledo, a fines del siglo pasado; Luis Melián Lafinur se lo dio a mi padre, que lo trajo del Uruguay; Evaristo Carriego lo tuvo alguna vez en la mano.

Quienes lo ven tienen que jugar un rato con él; se advierte que hace mucho que lo buscaban; la mano se apresura a apretar la empuñadura que la espera; la hoja obediente y poderosa juega con precisión en la vaina.

Otra cosa quiere el puñal. Es más que una estructura hecha de metales; los hombres lo pensaron y lo formaron para un fin muy preciso; es, de algún modo eterno, el puñal que anoche mató un hombre en Tacuarembó y los puñales que mataron a César. Quiere matar, quiere derramar brusca sangre.

En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas, interminablemente sueña el puñal con su sencillo sueño de tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima, el metal que presiente en cada contacto al homicida para quien lo crearon los hombres. A veces me da lástima. Tanta dureza, tanta fe, tan apacible o inocente soberbia, y los años pasan, inútiles». (JLB)

El cuchillo se vuelve contra el artesano: «¿Tus negocios son parte del mundo? Bueno, entonces la van a quedar. Es triste.»

La República, 19/4/09

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==