domingo 25 de octubre, 2020

LIDERES, PROGRAMAS Y PARTIDOS

Publicado el 21/04/09 a las 1:45 am

Por Constanza Moreira


En el año 2007, una encuesta realizada en Uruguay preguntó a las personas cuál era la finalidad o motivo principal por el que habían votado en las últimas elecciones. Se le dieron cuatro opciones. Una era: «voto por el líder»; otra era «voto por el partido», y finalmente, «voto por el programa». Por las dudas, se le dejó una cuarta opción: «voto porque es obligatorio», y el 12% de las personas optó por ella.

Uno de cada cuatro uruguayos declaró que votaba por programa de gobierno (37%), y uno de cada cinco, que votaba por el partido (22%).

La importancia del líder en el voto (13%) no fue muy superior a la condición de obligatoriedad del voto (como señalamos al principio, 12%).

Así, los líderes no parecen lo determinante en el comportamiento electoral de los uruguayos, si nos atenemos a lo que ellos mismos manifiestan.

¿Por qué entonces es lo que dicen o hacen los líderes lo que ocupa la primera plana de los diarios? ¿Por qué todo el tiempo estamos hablando de los candidatos? ¿Por qué no hablamos del programa de cada partido, o de las diferencias programáticas entre ellos? En buena medida, la elección de junio es la que nos confronta a eso. Esta forma de elegir los candidatos, tardía en la historia del sistema electoral uruguayo (se aplica desde la reforma constitucional de 1996), implica una jerarquización del liderazgo en los partidos. La misma reforma constitucional introdujo, además, otro elemento importante para la jerarquización de los liderazgos, en este caso del Presidente de la República: el balotaje o segunda vuelta. Así, nos aseguramos que el Presidente deba no solamente tener la máxima popularidad en el electorado de su partido, sino que compitiendo con otro, deba tener la máxima popularidad en el electorado en general. En síntesis: la reforma constitucional de 1996 tendió a reforzar el papel de los liderazgos en la política uruguaya.

¿Cuán importantes son los líderes en la política uruguaya? Si uno presta atención a los resultados de la encuesta, diría que poco: el peso del líder como motivo del voto entre el electorado uruguayo no es superior al peso que tiene el programa, o el partido. Pero los porcentajes totales de respuesta en la encuesta de 2007 encubren diferencias significativas si uno mira los datos según la intención de voto por partido. Es decir, las respuestas son muy diferentes según conteste alguien que votó al Partido Colorado, al Partido Nacional, o al Frente Amplio.

Entre los electores del Partido Nacional los liderazgos asumen más importancia, aunque distan de estar en el primer lugar de menciones. Entre los nacionalistas, al igual que entre los colorados, el voto «por el partido» es la respuesta más frecuente (34%), y le sigue el «voto por el programa» (24%). Pero los nacionalistas mencionan más el liderazgo como motivo de su elección que los votantes de otros partidos: entre ellos, este porcentaje llega al 22%. Es probablemente por esta razón, por la que, desde que existen elecciones internas, el Partido Nacional no solamente tiene una alta concurrencia a votar, sino que ha ofrecido internas como le llamamos «competitivas» en todas las ocasiones (a diferencia del FA o del PC).

Entre los electores del Partido Colorado, lo más importante es el propio partido: la mitad de quienes votaron al partido Colorado en las últimas elecciones contesta que la principal motivación para votar fue la lealtad a la propia divisa. Y algunas propagandas políticas hoy, en un momento en que la intención de voto del Partido Colorado es la más baja de su historia, dan cuenta de esto. En particular, una que dice: «volvé a casa», y se refiere a los votos colorados que se van, presumiblemente, a los candidatos del Partido Nacional. La frase: «volvé a casa» tiene que ver con un reclamo por esa adhesión, que los colorados tienen en mayor medida que cualquier otro, al partido como tal. El «programa de gobierno» es mencionado por la quinta parte de los votantes colorados como la razón de voto. Votar por «el líder» es mencionado por un 13%, al igual que en el promedio general.

Pero es entre los electores del Frente Amplio entre los cuales el tema del programa importa más, y el de los liderazgos importa menos. El 60% de quienes votaron al Frente Amplio en la elección pasada dicen que lo votaron por «el programa». Un 20% dice que voto «por el partido», y sólo un 11% dice que votó «por el líder».

Diversas razones pueden aducirse para dar cuenta de esta diferencia entre el votante, pero baste mencionar la más simple: los orígenes del Frente Amplio, por muy plurideológico y pluriclasista que hoy sea, reflejan las características de los antiguos partidos socialistas, que se constituyeron en las primeras manifestaciones orgánicas de partidos «de masa» en la vieja Europa.

Robert Michels, observando el comportamiento del Partido Socialista Democrático alemán, y de los propios sindicatos proletarios en 1915, señala que la izquierda es hija del ideal de soberanía popular, del ideal de soberanía «de las masas». Este ideal encarnado en Rousseau, es de defensa de una soberanía popular que nunca debería ser delegada en sus representantes. Y es exactamente esto a lo que se refiere Artigas, cuando dice «mi autoridad cede ante vuestra presencia soberana». Este ideal de una igual participación de los integrantes del partido en las cosas que son comunes, es lo que ha hecho a la estructura del Frente Amplio tan compleja, tan ramificada, y diferente a la de los otros partidos uruguayos.

El propio Michels señala que en los días de infancia del socialismo, todos los órganos ejecutivos desempeñaban un papel simplemente subordinado a la voluntad general, y un presidente o un parlamentario o un ministro eran simplemente «funcionarios públicos» de esta voluntad. Pero todas las organizaciones, señala este autor, tienden a generar una oligarquía interna: un núcleo decisorio, especializado en temas, con un saber técnico diferente al de «la masa». Con el tiempo, dice Michels, este grupo decisorio, portador de un saber «especial», usurpará a la soberanía popular las decisiones que le competen. Si esto pasa en los partidos «socialistas», ¿qué se puede esperar de los conservadores?, señala el autor.

De todos los procesos de «oligarquización» de los partidos, para Michels, la personalización del poder, no es más que una fase ­superior- del proceso. Claro está que para él, este proceso e inherente a toda organización en general, y a toda organización política en particular. Es inevitable.

Los datos presentados en esta columna sobre las preferencias de los uruguayos deben llamarnos la atención sobre algo que en Uruguay todavía pasa en forma más limitada, o restringida. Las adhesiones a líderes son inevitables en la política, puesto que una persona encarna mejor una idea, que varias páginas de un programa. Aún así, las preferencias de los uruguayos siguen siendo más ideológicas o partidarias, que orientadas a liderazgos. Si siguiéramos a Michels, y su análisis, este estadio de «inocencia» política, debiera ser conservado, a despecho de que las sucesivas reformas electorales han operado en el sentido contrario.

Tomado de La República, 20/04/09

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==