lunes 19 de octubre, 2020

La Resistencia como estrategia de supervivencia

Publicado el 21/07/08 a las 8:42 pm

DanielEscribe: Daniel Gerhard


Es frecuente encontrarse con personas, de todas las edades, que ante la militancia te preguntan ¿y para qué?, seguramente nos pasa a todos. Y posiblemente les respondamos en la medida de que el curioso realmente se tome el tiempo en escucharnos. Pero me ha pasado, que luego de responder, creo no haber dicho lo esencial, y por eso la necesidad personal de escribir esto.

¿La Resistencia para qué?

Es cierto que para contribuir a cambiar el mundo, es cierto que luchamos Por la Victoria. Pero si nuestra Resistencia fuera sostenida en base a las victorias… sería difícil continuar. Creo y siento que las Resistencias duraderas, esas para toda la vida, nacen de una necesidad personal y no a partir de un deseo de mejorar la situación del otro. Ahora, ¿cómo se transforma la Resistencia en realmente «necesaria»? Sólo, indudablemente, cuando el dolor del prójimo se transforma en nuestro, si no la resistencia es moda o status.
Yo lucho porque sufro, y lucho para no sufrir más. Resisto para sobrevivir.

¿Qué Resisto?

A la felicidad con que bombardea continuamente el capitalismo;

La industria de la belleza me impone su belleza,
La industria del confort, su comodidad
La industria del alimento, su chatarra
La industria de la cultura, su mierda
La industria del sexo sus artículos, sus fotos y posiciones
La industria de los evangelistas, sus milagros
La industria de las ideas, sus remeras

Todas juntas intentan vendernos su  felicidad, y como nadie puede adquirirlas todas, no se puede llegar a la meta nunca, siempre se corre de atrás.
La felicidad de la Resistencia consiste en descubrir a los que intentaban engañarnos y no lo lograron -al menos no por completo- y combatirlos. Por eso la Resistencia debemos (a mi juicio porque nos hace bien) vivirla como la primer Victoria, y las Victorias se deben festejar, por eso la Resistencia es fiesta, y no sufrimiento, cansancio. Me angustian profundamente los militantes que viven su lucha como un necesario martirio, como si su desgracia es confirmación de que son verdaderos luchadores. Ni siquiera las derrotas políticas pueden apagar la fiesta de la Resistencia, al contrario, atizan el fuego.

Bueno, acá algunas confesiones provocadoras para invitar a la reflexión y como no, invitar a la discrepancia.

6 Comentarios para “La Resistencia como estrategia de supervivencia”

  1. Edgardo Romani

    Jul 22nd, 2008

    Este pensamiento, como fruto condensado,en
    la acción, digo actitud, es un estimulante
    refresco, como el de un oasis en medio del
    desierto.
    Buenisimo, porque ayuda a borrar (a las/los ganados por el desaliento), la certeza de que los oasis, no siempre son espejismo.

  2. Graciela

    Jul 23rd, 2008

    Creo que es importante darnos cuenta que esas industrias no son el reflejo de lo que necesitamos para ser felices sino que son el reflejo de lo que nos quieren vender. Si no nos damos cuenta corremos el riesgo de entrar en el juego de consumir todo lo que me venden, y en este juego no solo nos venden objetos materiales, también conceptos, como el de belleza –los hombres y mujeres que nos presentan en los medios de comunicación en la mayoría de los casos no son representativos de la sociedad, son un número selecto de personas-, el concepto de confort y podría continuar pero el texto ya hizo referencia a esto.
    Resistencia no porque sí, sino porque comprendemos que las cosas que nos quieren vender estas industrias no son necesaria para ser feliz, por eso puedo hablar de la felicidad de la resistencia.

  3. Virginia JPVP

    Jul 24th, 2008

    Continuando los comentarios anteriores, me acuerdo del cenpcepto zapatista de «no vencieron porque seguimos resistiendo, buscaban hacernos desaparecer y seguimos aca» . querian inventar que la historia se había terminado, que se había llegado a su fin, y sin embargo cada día les mostramos que estamos haciendo historía, que porque existimos , con nosotros existen otras alternativas. Y que nos resistimos porque aceptar lo que nos imponen como felicidad, sería ignorar a todos los que vemos en las calles, en los barrios, que parecen haber llegado tarde al reparto de felicidad… porque nos oponemos a la felicidad que uniformiza (aunque se disfrace de izquierda) y nos oponemos a la felicidad que es alienante, que no incluye la felicdad del otro, la dignidad del otro, esa que es mera contenciòn y no felicidad… Quiero recalcar la última reflexión «Ni siquiera las derrotas políticas pueden apagar la fiesta de la Resistencia, al contrario, atizan el fuego.» estoy convenciada de que es asi, pero aún asi, no todo en al lucha es lindo, ni todo es placentero, y hay cosas que nos mueven, nos cuestionan , nos defraudan, nos hieren, y que solo la alegría de saber que todavía resistimos, la alegría de saber que no hay otro camino posible nos mantiene, no nos olvidemos compañero que en ese libro que compartimos también nos aclara que no todo va a ser lindo.. pero que vale la pena igual, que llena igual que da sentido igual… Si no vivieramos también esos tragos amargos, yo me cuestionaría que tan metido en la lucha estamos…

  4. daniel.g

    Jul 25th, 2008

    mmm… yo me considero muy metido en la lucha pero creo que los «tragos amargos» los vivo de otra forma, justamente, como atizadores del fuego. No niego que alguna derrota me puede destartalar por algunas horas… pero esas cosas que a ti te amargan (pienso en la CNJFA) a mi me reivindican.
    Un placer militar a tu lado :-)

  5. Sebastian

    Jul 30th, 2008

    Dani como andas tanto tiempo, te escribe sebastian conforte del jm, veo q seguis a full con el tema de la politica, a mi tambien me atrajo pero poco puedo hacer desde el exilio mas q escribir. Ya sabes a q sector pertenesco, pero te cuento q vire la izquierda. Muy bueno el articulo, aunque no lo creas estoy de acuerdo con cada palabra q escribiste. Ahora me doy cuenta q en muchas cosas q te discuti tenias la razon y yo era un ciego mas q no podia ver mas lejos de lo q la sociedad post moderna me imponia como individuo. Hoy en dia los veo en la universidad, con el ultimo celular pegado en la mano, tocando botones, hablando de la ultima bombacha de madonna, y mas pendiente de lo q le dijo fulanito a fulanita , en ves de poner sus cabezitas juntas para tratar de ayudar a los tanto sacrificados por el sistema capitalista q tiene como principal caracteristica dejar afuera a algunos. Una abrazo grande desde New Zealand

  6. daniel.g

    Ago 3rd, 2008

    todo 6º derecho discutiendo a muerte y ahora me decis esto, jaja, muy fuerte, realmente estoy perplejo!!! No he sabido nada de vos desde aquellos tiempos, si te parece escribime a unzurdito@adinet.com.uy y la seguimos.
    p.d; te comento que tu amigo Abdala se fue del foro!! ¿quién va a escribir para «el correo de los viernes!»?

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==