viernes 30 de octubre, 2020

19 de junio: ¿NUNCA MÁS QUÉ?

Publicado el 24/06/08 a las 1:57 am

Escribe:  Abel Oroño

En el año 2007 el Presidente Vázquez  avaló un proyecto de reparación financiera a los funcionarios militares y policiales muertos cuando la escalada de violencia del pachecato y de la dictadura -que no fue aprobado en el Parlamento- y lanzó la idea de celebrar los 19 de junio de cada año el ‘día de nunca más’ como señal concreta de reconciliación ciudadana.

La iniciativa fue elogiada por el autor original del proyecto, el actual Diputado Daniel García Pintos, y la convocatoria para el 19 de junio de 2007 fue recogida por algunas figuras como el Senador Larrañaga y como el precandidato Pedro Bordaberry.

Discrepancias desde la izquierda

No tuvo eco en otras fuerzas políticas, especialmente en ámbitos de la izquierda. Más aún, la propuesta fue muy criticada tanto por los sectores políticos de la izquierda, como por los familiares de los desaparecidos, con la perspectiva de que, en definitiva, la iniciativa equivalía a pasar un rasero, equiparando las actuaciones de los victimarios – protagonistas del terrorismo de Estado-, con las víctimas -detenidos, torturados y desaparecidos, o directamente muertos-.

Con el agravante de no haber esclarecido los hechos de terrorismo de Estado previamente a su eventual perdón.

Responsabilidades estatales

En definitiva, la propuesta tal como fue hecha, equivale a eludir las responsabilidades institucionales del Estado, en primer lugar de las Fuerzas Armadas, pero no solamente de éstas.

Esta responsabilidad institucional, más allá de los hombres protagonistas de la historia, es lo central de la cuestión. El Estado uruguayo no se ha hecho responsable de las aberraciones cometidas en su nombre.

Fuerzas armadas

Más aún, las instituciones que debían detentar el uso legítimo de la fuerza en nombre del Estado (las Fuerzas Armadas) no han asumido como tales el triste papel desempeñado en la dictadura. No lo han asumido porque no han investigado por sí mismas, no lo han asumido porque han negado o soslayado que, por lo menos algunos de sus integrantes, detuvieron ilegalmente a conciudadanos, torturaron a decenas de miles, mataron, secuestraron y hasta robaron bebés.

No lo han asumido, porque los jefes militares de la dictadura aún integran los ‘batallones simbólicos’, entran en los cuarteles y detentan públicamente los grados con los cuales deshonraron su juramento de defender la constitución y las leyes.

Discrepancias desde la derecha

Por otro lado, también desde nichos de la derecha se manifestaron discrepancias con la propuesta de Vázquez, algunos nostálgicos de los años de plomo reclamaron que cómo podía haber reconciliación entre los uruguayos cuando estaban presos, procesados o sujetos a investigación, algunas figuras de la época (Bordaberry, Blanco, Alvarez o Gavazzo, por decir algunos).

En este contexto, el Presidente Vázquez ajustó su propuesta original, limitándola a una actividad personal en la que vería bien estar acompañado por quien quisiera.

En el 2008

Hoy estamos ante un nuevo 19 de junio y el tema de cómo encontrar los caminos para superar las rémoras del pasado, vuelven a estar sobre el tapete de la agenda pública.

El Presidente Vázquez está en viaje oficial a Panamá y Cuba, por lo que será representado en los actos de la Plaza Independencia por el Presidente en ejercicio Rodolfo Nin Novoa.

Los voceros políticos de la extrema derecha nostálgica claman porque han seguido los procesos a los mandos de la dictadura y continúan las pesquisas para identificar a los responsables de crímenes de lesa humanidad (asesinatos, robo de niños, enterramientos clandestinos, etc.).

Los voceros de familiares, aún gratificados por la identificación de restos de algunos de los desaparecidos (Chávez Sosa, Fernando Miranda), que prueban sus denuncias de décadas, observan con preocupación la lentitud de los procedimientos, las trabas por el silencio cómplice de los represores, o las que surgen en otros casos.

En este sentido, dos ejemplos valen más que mil palabras: 1) el archivo decretado por el Fiscal Moller a la búsqueda de los restos de la hija de Gelman y, 2) las demoras inexplicables –y notorias en estos días- en la entrega de la documentación en Italia en el caso de la extradición de Tróccoli (torturador confeso que huyó a aquél país).

¿Qué interlocutores? Error

Pero hay otro aspecto de la propuesta de  Vázquez que, en lo personal, me preocupa. El último domingo, desde Panamá, el Presidente insistió en la búsqueda de encontrar puntos de contacto entre integrantes del MLN (tupamaros) y militares: un camino de encuentro sin olvidar el pasado y sin plantear un punto final.

Conceptualmente está equivocado el Presidente, y lo está desde por lo menos dos aspectos, más allá de la oportunidad de la coyuntura en que presentó o que defiende su propuesta.

La cuestión no es entre particulares

Primero: el golpe de Estado, la dictadura, la persecución arbitraria, las detenciones masivas buscando generar el terror en la población, el terrorismo implementado desde el poder de las armas, violando todo principio democrático de derechos humanos y civiles y, violando, también, todo principio democrático de selección de gobernantes, no es una cuestión privada entre civiles.

No es solamente una cuestión de asignar responsabilidades a las personas que ostentaban cargos de responsabilidad –que también lo es, como reos de lesa nación-, es especialmente, una cuestión de salud para el propio estado democrático –si quiere continuar siéndolo-, responsabilidad de generar los antídotos de que nunca más pueda volver a suceder tal quebranto de la vida democrática, de la libertad ciudadana.

Aún si fuera posible imaginarse que todos los involucrados en un acto masivo decidieran olvidarse de lo sucedido, seguiría siendo responsabilidad estatal el tomar las medidas para que no pudieran repetirse tales aberraciones institucionales y humanas.

¿qué combatientes?

Segundo: el golpe de Estado NO fue, ni es, una cuestión entre eventuales combatientes, y menos aún entre tupamaros y militares.

No lo fue por una simple razón de número, las acciones foquistas del MLN, con la lógica de que podrían encender la mecha de una insurrección generalizada de la población, no fueron más que eso, acciones focalizadas, no un levantamiento popular.

No es correcto históricamente el planteo dicotómico MLN-militares porque en la dictadura los tupamaros estaban presos, la resistencia en la huelga y en los años posteriores fue desarrollada por gente de a pie, por militantes de organizaciones políticas y gremiales de masas, no por elites iluminadas.

Tampoco es de recibo proponer que el nunca más es una cuestión de encuentro entre tupamaros y militares, cuando pasaron decenas de miles de detenidos por las cárceles de la dictadura que nunca empuñaron un arma de fuego, que su delito fue usar el arma del verbo y de la pintada, de la solidaridad y de la persuasión organizada.

Asimismo, la salida de la dictadura se logró por la conjunción de las más diversas organizaciones de masas, sociales, sindicales, políticas, no fue una conquista de profetas iluminados, fue una conquista ciudadana.

El planteo dicotómico –además de falso- puede llegar a ser una burla a esa lucha popular, la de los caceroleos, la del voto por el NO a la reforma constitucional golpista, la del primero de mayo de 1983, la de un río de libertad.

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfYWRzZW5zZTwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkXzMwMF9pbWFnZTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTMwMHgyNTAtMi5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS80eDAxLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvNHgwMi5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhLzA5LmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvZ290aGFtbmV3cy9pbWFnZXMvY29tcGEvMTAuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9nb3RoYW1uZXdzL2ltYWdlcy9jb21wYS8xMS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2NvbXBhL3RyYW5zLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXk8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSByZWQuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvdGhlbWVzL2dvdGhhbW5ld3MvaW1hZ2VzL2JhbmRlcmFfcHZwLnBuZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jsb2NrX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NlbnRlcmVkPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jb250ZW50X2xlZnQ8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2N1c3RvbV9mYXZpY29uPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5wdnAub3JnLnV5L3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gRGVzdGFjYWRhcyBIb21lPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl91cmw8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvZmVlZDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSA1MDA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDUwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2xvZ288L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWJhc2UuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9nb3RoYW0tbmV3cy88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19wb3B1bGFyX3Bvc3RzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTUwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc3Vja2VyZmlzaDwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVtZW5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSBHb3RoYW0gTmV3czwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDIwMDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMjAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Mjp7aTowO3M6NTU6Imh0dHA6Ly93d3cucHZwLm9yZy51eS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzQtYmFzZS5qcGciO2k6MTtzOjU4OiJodHRwOi8vd3d3LnB2cC5vcmcudXkvd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy8zLWZhdmljb24uaWNvIjt9PC9saT48L3VsPg==