Establecer como página de inicio

Partido por la Victoria del Pueblo ANULAR LA LEY DE IMPUNIDAD

 

 

Gustavo Márquez, Ministro de Integración y Comercio de Venezuela,

'El TLC es un modelo de dominación y tenemos que rechazarlo'

Por Alvaro Rodríguez

El ministro de Integración y Comercio de Venezuela, Gustavo Márquez, dijo que la integración regional es el único camino que puede conducir a transformar nuestro continente "en una patria grande, independiente, autónoma y soberana, que le proporcione felicidad a nuestros pueblos".
Se mostró partidario de consolidar el proceso de integración del Mercosur, señalando que "si creemos en este proyecto, tenemos, que fortalecerlo y no debilitarlo".
Acerca de la posibilidad de que Uruguay firme un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, hizo un llamado a la reflexión, porque "el TLC y el ALCA en el fondo constituyen un modelo de dominación colonial y tiene que ser rechazado por nosotros, porque es absolutamente incompatible con la construcción de un proceso de integración regional".
El Siguiente es el resumen de una extensa entrevista que concedió en el Radisson Victoria Plaza Hotel.


-Concretamente, ¿cuáles son "los cometidos de la cartera que usted dirige?
-El Ministerio de Integración y Comercio básicamente se encarga, entre otros asuntos, de las iniciativas integracionistas y del seguimiento de convenios y acuerdos internacionales de cooperación y comercio. Esa labor se realiza en coordinación con el resto de los ministerios, fundamentalmente con el de Relaciones Exteriores. También se encarga de todo lo relacionado con el comercio exterior y de impulsar el intercambio comercial con otros países, además de promover inversiones.
En nuestro país tenemos centrados todos nuestros esfuerzos y nuestras esperanzas en la construcción de la Unión Sudamericana de Naciones, y el núcleo más importante, fuerte y consolidado de ese proceso de integración, indudablemente es el Mercosur.
Por eso estamos en el Mercosur y estamos visitando el Uruguay, para trabajar muy duro en la construcción de una integración fuerte y sólida, que permita superar los obstáculos y problemas, que siempre los habrá. Con una línea de acción coherente, la integración seguramente va a ir consolidándose, pero también en la medida que los pueblos la asuman como el gran proyecto para garantizar la calidad de vida y el desarrollo y equilibrio social.

-¿Qué resultados tuvo la reunión que mantuvo en las últimas horas con el Consejo de Representantes del Mercosur?
-Hemos estado analizando distintos aspectos de la agenda de trabajo que viene ejecutándose, entre las cuales hay tareas muy urgentes derivadas de la Cumbre Presidencial de Córdoba. Muchas de esas tareas significan un enorme desafío, por el breve tiempo que tenemos y por la importancia de los grandes proyectos que están en marcha. Puedo destacar la creación del Instituto Social del Mercosur, que procura ser un instrumento para coordinar las políticas sociales de nuestros pueblos y construir un plan de acción mancomunado para enfrentar la pobreza y la exclusión social.
El otro gran proyecto es la creación del Observatorio de Desarrollo Humano y de la Democracia, que será un instrumento de gran importancia para monitorear nuestro desempeño y nuestro desarrollo, sabiendo si estamos cumpliendo con las expectativas de nuestros pueblos, concretamente en materia de derechos humanos, abarcando también los derechos sociales y todo lo relacionado con las necesidades humanas, que es una de las grandes debilidades de la región.
También le doy enorme importancia a la construcción de un centro de formación para funcionarios públicos de los países del Mercosur, que será esencial en materia de integración. Necesitamos tener una base común en el nivel de capacitación de nuestros funcionarios, sobretodo para que dispongan de una misma visión del proceso integracionista, que se basa en la solidaridad, la cooperación y la complementación entre los países. Esto requiere de un cambio de mentalidad de nuestros funcionarios, que serán los interlocutores que llevarán adelante estos procesos.

"La patria grande"

-¿Qué opina de la posibilidad de que nuestro país firme un TLC con Estados Unidos?
-Nosotros apostamos a la consolidación de la integración regional, a la complementación de nuestras producciones, con un discurso coherente y acciones en el mismo sentido. Con Uruguay tenemos apertura comercial, inversiones en el sector energético, suministro de energía, cooperación en ámbitos como el turístico y una agenda abierta en todos los temas. Aquí no hay nada cerrado, por el contrario, tenemos que seguir encontrando cada vez más nuevos espacios de cooperación, de complementación y de integración.
Por esas razones, creo que se equivocan quienes pretenden romper el Mercosur, planteando una visión diferente y buscando afuera lo que tenemos adentro.
Venezuela salió de la Comunidad Andina precisamente porque Colombia y Perú firmaron un TLC con Estados Unidos. Eso es incompatible. No se puede crear una unión aduanera, dándole privilegios a una potencia económica como Estados Unidos, porque eso perfora la integración entre nuestros países y hace inviable lo más importante, que es la construcción del mercado común, además de que se afecta a los socios.
Por eso vinimos al Mercosur. Tenemos esperanza en todo este proceso de discusión que se está dando en Uruguay, respetando por supuesto la soberanía que tiene este país, pero queremos señalar con toda franqueza y con toda firmeza que es necesario que todos reflexionemos sobre el camino andado en estos pocos años en materia de integración, y sobre las expectativas que este proceso tiene para todos nosotros.
Es muy importante que deslindemos posiciones. Si estamos a favor de la integración y creemos en este proyecto, tenernos que fortalecerlo y no debilitarlo. Eso no impide que nos relacionemos con el resto del mundo, pero hagámoslo como bloque regional. El Mercosur debe relacionarse con otros países, abriendo los espacios, entonces tratemos nosotros internamente de solucionar las diferencias para fortalecerlo, sin perder el rumbo.
El camino no está exento de dificultades, pero es el único camino. La integración es el único camino que puede conducirnos a tener una patria grande, independiente, autónoma y soberana, que le proporcione felicidad a nuestros pueblos.

"Modelo de dominación colonial"

-Mientras usted afirma esto, nuestro presidente Tabaré Vázquez le está planteando al presidente Lula Da Silva la posibilidad de que Uruguay pueda explorar caminos de negociación con las grandes potencias, eventualmente firmando tratados de libre comercio, por fuera del Mercosur.
-La negociación con otros mercados es perfectamente válida y no creo que tenga que haber restricciones. El problema es cómo se hace. El tema central es que la negociación que hagamos la encaremos como bloque regional y para eso tenemos que plantear los problemas hacia el interior del bloque, buscando las soluciones.
Está perfectamente claro que no es posible la compatibilidad entre un Tratado de Libre Comercio al estilo ALCA, como lo plantea Estados Unidos, -por ejemplo, afectando aspectos clave como la propiedad intelectual, estableciendo restricciones que impiden el desarrollo de una industria local, como en el caso de los fármacos. Ellos establecen barreras, mientras por otro lado ponen altísimos subsidios para proteger su agricultura, creando una competencia desleal.
Ese tipo de esquema, pidiendo a los pequeños países que abran sus economías mientras ellos se cierran,.como es el TLC y el ALCA, en el fondo lo que busca es tener un modelo de dominación colonial y debe ser completamente rechazado por nosotros. Eso es absolutamente incompatible con la construcción de un proyecto de integración.
Tenemos la plena confianza de que todos estos procesos bilaterales no debiliten, sino que dejen a salvo el proceso de integración.

-¿Qué pasa si Uruguay firma un TLC con Estados Unidos?
-Las noticias que tenemos es que aquí hay un debate, con posiciones diversas, que es natural que se de. Algunos sí quieren un TLC, que en el fondo es una alternativa que puede terminar negando, afectando, desintegrando al Mercosur. Pero sabemos bien que la posición de la gran mayoría del gobierno uruguayo es que ese no será el camino. El presidente Tabaré, en un acto público en Caracas, dijo muy claramente que Uruguay no firmará un TLC con Estados Unidos en los términos que he señalado antes.

"Actor incómodo"

-Los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle han criticado el ingreso de Venezuela al Mercosur y también ponen reparos al accionar político del presidente Chávez en su política exterior, fundamentalmente por sus ataques a los Estados Unidos. ¿Cómo observa el gobierno venezolano estas posturas?
-A nosotros no nos extrañan ese tipo de posiciones. Esos señores evidentemente no quieren la integración y no desean el fortalecimiento del Mercosur. Lo que quieren es que sigamos manteniendo un modelo de dependencia con Estados Unidos y no quieren que se pueda concretar una verdadera unión sudamericana. Ese discurso evidentemente responde a esas motivaciones y critican la presencia de Venezuela porque precisamente nuestro país es un factor importante de cohesión y de promoción de la integración regional. Esto ha demostrado en la práctica que sí es posible crear canales de solidaridad, de cooperación, de complementación y de fortalecimiento del proceso de integración.
Para ellos, Venezuela es un actor incómodo en la medida en que justamente representan una vieja visión de las élites en América Latina, que han promovido la división entre nosotros y han privilegiado una relación, fundamentalmente con los países del norte.
En el fondo, esa postura ha sido la consecuencia de estas sociedades desequilibradas, desbalanceadas y desiguales que tenemos actualmente. A ellos les decimos que respetamos sus posiciones, pero afortunadamente parece que América Latina ya no es la misma y está cambiando. Ellos representan un viejo liderazgo, pero hoy nuestro continente abre sus esperanzas hacia la construcción de una nueva realidad que está representada por los presidentes Kirchner, Lula, Vázquez, Morales y Chávez.

TOMADO DE LA REPÚBLICA, 9/9/2006.

PVP - Partido por la Victoria del Pueblo - Frente Amplio - Uruguay