Establecer como página de inicio

Partido por la Victoria del Pueblo ANULAR LA LEY DE IMPUNIDAD

 

 

'Mi mejor escuela ha sido escuchar al pueblo'
Evo en Montevideo

El domingo por la tarde en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo, el Presidente boliviano recibió las llaves de la Ciudad de manos del Intendente Ricardo Erlich. "El Evo Morales", como suele denominarse a sí mismo, realizó un breve, aunque accidentado discurso, siendo continuamente ovacionado por la fervorosa concurrencia. Muchos de quienes estuvimos allí presentes intuimos estar ante alguien poseedor de una autenticidad que escapa a cualquier parámetro político tradicional. Evo transmite, más allá de las palabras, una humildad, y -como diría nuestro inolvidable amigo Rodolfo Martínez Barbosa- una sabiduría heredada de sus ancestros, que se tornan tangibles, se corporizan hasta hacerlo rezumar toda la dignidad de una raza que tras quinientos años de sufrimiento parece ir encontrando los caminos para hacerse cargo de su destino. A continuación les ofrecemos el discurso del Presidente boliviano.

Para mí es una gran alegría y un honor estar acá. Estoy muy sorprendido por este aprecio y está distinción, y quiero decirles muchas gracias a nombre del pueblo boliviano. Esta distinción es para ese pueblo sacrificado, esforzado, que lucha por su liberación, como lo es especialmente el pueblo indígena en nuestro país. Es un orgullo estar acá con ustedes, hermanos uruguayos. Nunca había pensado estar en esta clase de eventos. Es una sorpresa, pero también nos da una gran fortaleza para la lucha de nuestros pueblos latinoamericanos. Este descubrimiento nos une mucho más para la construcción de una patria grande como por la que lucharon nuestros antepasados. Ustedes saben exactamente de donde vengo y saben hacia donde vamos. Vengo de las luchas sociales, sindicales, indígenas, campesinas del movimiento popular en Bolivia. El sector mayoritario, abandonado históricamente, como es el movimiento indígena, donde decidimos construir un instrumento político de liberación en el año 1995, después de muchas manifestaciones sociales, para que nosotros mismos pudiéramos empezar a resolver nuestros problemas económicos y sociales de nuestro país, recuperando la lucha de nuestros antepasados, de nuestro líderes, como Tupac Katari, y tantos líderes indígenas e intelectuales, que lucharon por nuestros recursos naturales, como Marcelo Quiroga Santa Cruz, de tantas personalidades intelectuales, políticas, guerrilleras. Los dirigentes sindicales que empezamos la construcción de este instrumento político del campo hacia la ciudad, a casi diez años del inicio no nos arrepentimos, porque estamos en estos momentos en una etapa de transformaciones profundas, democráticas y pacíficas. Quienes creíamos que en democracia y pacíficamente se hacen las revoluciones, decidimos hacer una Asamblea Constituyente refundacional en mi país. Y empezó el 6 de agosto para refundar Bolivia y dejar atrás esa historia de marginación, discriminación y saqueo de nuestros recursos naturales. Hemos sido excluidos, marginados. Ayer a alguien le estaba comentando que mi madre, analfabeta, que en paz descanse, hace unos sesenta años atrás, no tenía derecho a entrar en las plazas principales de las ciudades importantes de Bolivia, no tenía derecho a transitar por las aceras. Y quiero decir que aún hoy día existe la discriminación, porque si mi madre no podía entrar a las plazas principales de las ciudades, yo', como Presidente no puedo ni pisar ni inaugurar ferias internacionales de la burguesía. Pero es importante que ustedes, como hermanos latinoamericanos sepan que existe aún discriminación, y la Asamblea Constituyente, que es para unir a los bolivianos, para integrarnos todos, que somos diversos, volcando lo que siempre decimos en Latinoamérica: unidad respetando la diversidad. Todos tenemos los mismos derechos como latinoamericanos, o como bolivianos, o uruguayos, argentinos o brasileños, pero queremos eliminar esa discriminación mediante una asamblea constituyente. Pero también quiero decirles, que lamentablemente algunos sectores de las ciudades a veces se asustan, y el movimiento indígena originario en Bolivia no es excluyente; es incluyente. Esta Asamblea Constituyente no es para vengarse de nadie, para someter a nadie. Todos tenemos los mismos derechos cumpliendo con todos nuestros deberes. También queremos expresarles, que cuando hablamos de mejorar la situación económica en el país y resolver los problemas sociales, quisiéramos resolverlos en base a nuestros recursos naturales. Acabo de visitar a un maestro, un compañero y hermano, Eduardo Galeano, que ha escrito Las Venas Abiertas de América Latina, que nos ha hecho a nosotros despertar. Y como fuerza indígena, a la vez que decimos: somos dueños absolutos de esta noble tierra, que bien nuestros hermanos y hermanas quechuas y aymarás le dicen la Pachamama, que tiene tanta riqueza, y no es posible que en esta tierra, América, Latinoamérica, haya todavía tanta pobreza. Tiene que terminar el saqueo a nuestros recursos naturales. Compañeros y 4 compañeras de Uruguay, en estos casi diez meses que llevamos de gobierno, con la conciencia y la fuerza del pueblo, la unidad del pueblo, esa fuerza motriz que hace historia, que cambia la historia, es posible cambiar para vivir bien, para que haya justicia e igualdad en nuestra Latinoamérica. Por algunas experiencias vividas siento que defender a los abandonados, a los desposeídos, a los pobres especialmente a los pueblos indígenas tendrá un costo. Hay algunos grupos, grupúsculos que todavía resisten, que hacen provocaciones y agresiones permanentes. Seguramente en las últimas semanas ustedes han escuchado, hasta se hablaba de golpes de estado. Estoy seguro que esta vocación democrática del pueblo boliviano, esta. transformación en democracia no la va a parar nadie, porque en Bolivia, con Evo Morales o sin Evo Morales, el cambio va a hacer historia.

Empezamos a recuperar un recurso natural tan importante como es el petróleo, los hidrocarburos y el gas natural. Y ya empieza a haber algunas soluciones en mi gestión, y lo digo con mucha satisfacción, gracias a equipos económicos, técnicos, que es importante la combinación entre la conciencia social y las capacidades profesionales. Digo esto, porque ustedes saben que no tuve la oportunidad de ir a la Universidad, pero logré un entendimiento con nuestros pobladores, nuestras familias, y esa combinación nos ha permitido recuperar y nacionalizar los hidrocarburos.

(En un insólito hecho, y entre el abucheo del público presente que clamaba por él, Evo es interrumpido por el maestro de ceremonias, quien anuncia que pretende cerrar el acto de entrega de llaves de la ciudad y hacer pasar a los niños de la escuela Bolivia para entregarle un presente al Presidente boliviano. Tras la interrupción Evo continúa su discurso).

Al ver a los niños acá recordamos cómo empezamos a atender las demandas de los sectores abandonados de nuestra sociedad. Y ahí hablamos de la miel campesina. Hemos decidido destinar el resultado de un mes de los recursos económicos generados por el gas natural y los hidrocarburos a los niños de Bolivia. Tal vez para algunos países puede ser poco, pero estamos este año destinando más de treinta millones de dólares de bonos a la niñez campesina y de los barrios.

Estoy también muy impresionado con la solidaridad y la cooperación internacional, de Latinoamérica, de Europa e inclusive de Asia. Y quiero aprovechar esta oportunidad para hacer conocer la solidaridad de manera directa y práctica y sin condiciones, que recibimos de Cuba y Venezuela. No puedo entender cómo el Compañero Fidel, el pueblo y el Gobierno cubanos nos ayuda incondicionalmente. Les pongo un ejemplo, nunca le he pedido al Gobierno cubano -sabemos cuál es la situación del pueblo cubano, el bloqueo económico, la resistencia al imperio con mucho esfuerzo- pero esa solidaridad se ve de manera muy rápida, y ahí quiero saludar, ya que es de admirar, la instalación de diez centros oftalmológicos en- mi país. Y con los diez centros, desde enero hasta ahora se han operado más de cuarenta mil bolivianas y bolivianos, algunos peruanos, algunos hermanos argentinos en mi país, de manera totalmente gratuita. Esta es la solidaridad de un país socialista, un país que busca soluciones a problemas sociales como la salud y la educación, en la solidaridad, en la hermandad. Igualmente junto a la cooperación del pueblo venezolano, que se suma a algunos países europeos. Ustedes saben que mi país era un estado mendigo. Y ahora con cooperaciones, recuperando sus recursos naturales, con austeridad, con honestidad, y hablo de honestidad, ¿saben por qué compañeros? Porque yo llego a la Presidencia gracias a la honestidad y pese a las tentaciones económicas de ministros, inclusive, perdónenme que lo diga, de algunos miembros de la Iglesia Católica, que querían desviarnos. Y gracias a esa forma de marchar transparente, con seriedad y honesta, tenemos programado que por primera vez en treinta años Bolivia dejará de tener déficit fiscal. El próximo paso de este Gobierno será seguir recuperando otros recursos naturales. Gracias a la Universidad estamos avanzando muy bien. Como la Universidad Tomás Frías de Potosí. Tenemos excelentes relaciones, complementándonos con los conocimientos científicos, con las investigaciones que hacen nuestras universidades. Y seguiremos avanzando. Pero quiero aprovechar esta oportunidad, ayer conversé con nuestro Presidente Tabaré Vázquez para garantizar su presencia en la Cumbre Sudamericana que se va a realizar en los primeros días de diciembre en Cochabamba, Bolivia. ¿Y para qué una cumbre sudamericana? Si de la lucha sindical llegamos al Gobierno es gracias a la unidad del movimiento popular y gracias a la unidad de las fuerzas sindicales. Si antes nunca pensábamos que un dirigente sindical pudiera llegar a presidente, siento que ahora es el tiempo de los movimientos sociales para gobernar sus países. Y hoy precisamos una mayor unidad de nuestros presidentes de Sudamérica, lo que Simón Bolivar decía por la patria grande, lo que Tupac Katari decía por el Tawantinsuyu, esa patria grande hay que empezar a reconstruirla por nuestros pueblos. Especialmente los recursos energéticos deben ser la base central para unir a Sudamérica y para unir a Latinoamérica. En algún momento decía al compañero Lula, al compañero Chávez y al compañero Kirchner, presidentes de los países vecinos, que el tema energético nos obliga a unirnos para atender la demanda de nuestros pueblos. Estos temas no pueden ser manejados o usados sectorialmente, sino que este recurso natural debe pertenecer a todos los latinoamericanos. No es posible que estos recursos naturales sigan en manos de las transnacionales. ¿Por qué nuestros estados no pueden tener sus propias empresas para la exploración y la industrialización de estos recursos? Este será el próximo compromiso del Gobierno boliviano. Por eso vine hasta acá para conversarlo con los demás presidentes y garantizar su presencia en esta cumbre de Sudamérica, que estará orientada a ver cómo empezar a construir una nación sudamericana. No será fácil. Ni será tarea solo de los presidentes; será sobre todo tarea de los movimientos sociales. Solo la combinación de los jefes de Estado
con los movimientos sociales puede garantizar una verdadera nación sudamericana.

Compañeras y compañeros de Uruguay, saludo desde aquí a todo el pueblo uruguayo. Estoy un poco nervioso, nunca había pensado encontrarme con tanto aprecio como me demuestran ustedes. Uruguay es conocido en Latinoamérica como un pueblo culto. Es la segunda vez que estoy acá, aunque la primera fue solo de paso. Nuestra escuela ha sido escuchar al pueblo y recoger del pueblo. Tal vez el movimiento indígena pueda hacer unos aportes para la construcción en conjunto de la patria grande, en cómo conservar el medio ambiente, en cómo vivir en armonía con la madre tierra. Hay una ley que nos dejaron los antepasados: "ama sua, ama Hulla, ama quella"; no robar, no mentir ni ser flojo. Es la mejor herencia que nos han legado. Seguramente durante estos meses de gobierno hemos tenido muchos errores, contradicciones, que fueron rápidamente aprovechados por algunos medios de comunicación que permanentemente nos satanizan. Lo mejor sería entonces crear nuestros propios medios alternativos para enfrentar esta satanización permanente. Compañeras y compañeros, les estoy muy agradecido, nunca voy a olvidar este gran momento, y este homenaje de las llaves de su ciudad no es para el Evo Morales, sino para el pueblo boliviano. Muchísimas gracias.

Tomado de Voces de Frente, 9/11/06.

PVP - Partido por la Victoria del Pueblo - Frente Amplio - Uruguay