Establecer como página de inicio

Partido por la Victoria del Pueblo ANULAR LA LEY DE IMPUNIDAD

 

Soy chilena, pido perdón.

 

A mis amigos

 

Soy chilena, pido perdón. 

Desapareció la última esperanza de dignidad del chile que corre por mi sangre. La vergüenza es para siempre.

Así lo determinó la injusticia institucional. Esa que permitió que el tirano, asesino y ladrón muriera sin enterarse siquiera que alguien podría señalarlo con el  dedo.

Viva el odio, lo sospechábamos, ahora lo sabemos, viva el odio para siempre.

Desde niña aprendí que la cosa es entre la razón y la fuerza. Entre el cóndor y el huemul. Entre chacales y palomas digo yo. Lo otro lo dice el escudo nacional.

Y que la historia de Chile celebra los desastres, de Rancagua, de Quinchamalí…. ahora, para siempre celebraremos el desastre del entierro de Pinochet., el triunfo de la impunidad. . Siempre que se dejan esos hitos para celebrar se perpetúa la insanía de un pueblo que admiraba (según Alonso de Ercilla y su poema épico La Araucania) la fuerza de Fresia, compañera del Cacique Caupolicán quien siendo finalmente apresado y torturado hasta morir por los españoles, sentado en su hierro, agonizando lento, observado por todos…recibió como un escupo a su propio hijo, lanzado por la altiva señora. Lucía Hiriart no llegó a tanto, que no se venga a dar dique.

Piedad para los vencidos. No eso, en chile no existe. Más humillación, más desprecio.

Soy chilena, tengo una profunda vergüenza, un profundo dolor, una rabia inconmensurable. Se que mamé de aquella leche

Hace 30 años que vivo acá y andaba diciendo que ya de Chile no me queda nada, qué fácil lo mío. Estoy enterita en uno de los dos bandos. El que seguirá perdiendo. A pesar de los gobiernos “socialistas” que iluminan los caminos del continente con sus recetas económicas. Nadie dice que el dinero con  que ESE dictador hizo milagros,  venía de la riqueza natural,  que Allende estatizó: el cobre.

Nadie recuerda que en realidad, todos estos países, son países ricos, mucho y que han padecido en proporción inversa a su riqueza. La lección que nos daban las venas abiertas de Galeano. Mientras más rico, más sufres. Pues cuando se cambia la cosa, viene más y más dolor. Y para siempre, en el caso de Chile.

Y ese cobre vendido a su precio, ese dinero, que abunda…. Se repartió? No hay más pobres en Chile? Y los bosques? Y todos los minerales de la cordillera, esos que se precisan para la carrera espacial, para las nuevas tecnologías. Y todos los productos del mar y el mar y …y … y…

Ahí están los pichones de fascistas, que en las últimas elecciones llegaron casi al 50%. Ahí nutren con esta muerte sus objetivos, sangre para el rebelde, más botín para repartir. Ahí se renuevan los votos.

Soy chilena, pido perdón por el engaño. Nosotros no somos ese pueblo humilde, simpático, cariñoso. Se que así nos ven pues me lo demostraron en estos 30 años en que he disfrutado tan buenos sentimientos, tan nobles gestos. Han sido buenísimos conmigo, porque soy chilena, porque canto a Violeta. Y Violeta, Uds. imaginan por qué se suicidó?  Saben qué chilenos se suicidan o se mueren gritando verdades como mi admirado Roberto Bolaño?

 

Chile es una bomba, hay una línea por la mitad que separa fascistas de demócratas. Un suspiro mal expresado por Bachelet  o su ministra, y ‘ta. Todo otra vez. No he visto las noticias estos días, no me daba el hígado. Como puede uno ver al hijo de Pinochet que debería estar preso por ladrón, insultando al gobierno democrático?

Todo lo sabía desde mis viajes anuales a chile. He visto el proceso. Uds. Si vieron las noticias estos días, recuerden, aten, cuídense.

Recuerdo cuando daban la teleserie Ah Machos, me comentaban  que era divertida. Yo les insistía, no es broma, es así. Toda esa mierda no es parodia. Es eso. Esos son los valores, esas las costumbres, ese machismo tan bien alimentado por esas Fresias que nos reproducen.

Duele chile, duele ver a los chilenos incultos, hambrientos de consumo, shopping, malls, centers, teléfonos inteligentes, por supuesto, dan el vuelto en la calle, solitos, parkings, pop “corn” por supuesto, restaurantes para ejecutivos con minas bailando enjauladas,  ese santiago tan lustroso que las agencias promocionan. Miami aquí cerquita. El mal gusto a sólo dos horas de avión.  

Duele. El país de la poesía,  su canto a lo humano, a lo divino. ¿Donde mierda está? Donde está el choclo cocido untado en mantequilla, los piñones, las castañas, el mote mei, la harina tostada, las tortillas de rescoldo, los tomates con huevo, el chancho en piedra.

Donde mierda quedaron las cantoras, los velorios de angelito,  los valsesitos entre hombres cabeza a cabeza, en los fríos inviernos sureños.

Dónde fue a parar ese chile que tengo impreso en mi alma.

Ahí, en mi alma. Y por eso pido perdón. Pues engaña mi alma. Engaña a mis seres queridos, a mis amigos.

Soy el reflejo pálido de  una patria muerta. Una matria asesina así lo quiso.

Perdón. Soy chilena por las palabras que digo. Soy el revés de la medalla, pero formo parte de la medalla.

Perdón.

 

Maricruz

Miércoles 13 de diciembre de 2006

 PVP - Partido por la Victoria del Pueblo - Frente Amplio - Uruguay