Establecer como página de inicio

Partido por la Victoria del Pueblo ANULAR LA LEY DE IMPUNIDAD

 

 

Chávez y el Foro Social Mundial 2006.

"Que el pueblo sea el actor fundamental en la batalla política, y no una élite que lo representa."
Prensa De Frente.

 

Ante más de diez mil personas reunidas en el Poliedro de Caracas, con un discurso donde predominaron las invocaciones a la necesidad de construir el socialismo, Hugo Chávez expresó su respeto a la autonomía de los movimientos sociales, a los que hay que "respetar en forma casi sagrada", según dijo. Hizo un llamado a "acordar un plan de trabajo unitario, un frente internacional antiimperialista" para evitar que los foros se "folcloricen". Cuestionó la democracia representativa, que termina siendo una "democracia de élite", y propuso en cambio la democracia revolucionaria donde el protagonismo sea del pueblo. Chávez, que ya en Mar del Plata había propuesto a los participantes de la Cumbre de los Pueblos "llevar sus planteos" ante otros presidentes allí reunidos, reafirmó una línea de respeto a los mandatos de los pueblos en la que también parecen inscribirse Evo Morales ("Si no avanzo, corríjanme, empujenme ustedes", dijo en su discurso de asunción), y los zapatistas, quienes hace más de una década instalaron en sus prácticas la consigna de "mandar obedeciendo".

Antes de las palabras de Chávez, el sacerdote de la Teología de la Liberación de Brasil, Marcelo Barros, respondió a la pregunta de un joven diciendo que "la revolución, nuestra revolución, no necesita ser bendecida, porque será la revolución la que nos bendiga a todos". En las tribunas del estadio resaltaban las delegaciones de militantes chavistas (principalmente del Frente Francisco Miranda, de las misiones oficiales y del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora), la multitudinaria delegación de Cuba, y carteles denunciando la intervención en Haití y otras problemáticas latinoamericanas. En el escenario, Chávez estuvo acompañado por referentes de la corriente de organizaciones y ONGs convocantes al evento, entre ellas Vía Campesina internacional.

En el discurso de más de una hora y media no faltaron las referencias obligadas que caracterizan la oratoria del presidente de Venezuela, como las menciones a los patriotas de la historia latinoamericana (Bolívar, Miranda, Martí, San Martín, Zamora, el Che) y referentes teóricos de la izquierda como Marx y Rosa Luxemburgo. También hizo explícitas referencias de solidaridad hacia el pueblo y gobierno de Cuba, reclamando la liberación de los cinco cubanos apresados en los Estados Unidos. Insistió con la necesidad de reintegrar a Cuba a los eventos continentales de los que está excluida, como la Cumbre de las Américas, por no ser miembro de la OEA.

En lo que pareció una crítica a los gobiernos aliados, que no toman posición firme en la defensa de la isla, vaticinó que "ya llegará el día en que haya una mayor conciencia y seamos más los gobiernos dispuestos a decir: `si no está Cuba no estamos nosotros". Aunque más allá de esta referencia, en otros pasajes fue explícitamente condescendiente con sus amigos: ante las voces de descontento que surgieron en una parte de los presentes cuando mencionó a Lula, aprovechó Chávez para explicar los motivos de su apoyo, con el fundamento de que, de la misma manera que Venezuela no había copiado los métodos de la revolución cubana, no podía pedírsele a los gobiernos de Lula o Kirchner que hicieran las cosas de la misma forma que se hacen en Venezuela. "Lo importante es que vamos en el mismo rumbo", explicó, incluyendo en el grupo de gobiernos aludidos al de Evo Morales, aunque sin hacer mención del gobierno frenteamplista uruguayo.

En distintos momentos se refirió en particular al caso boliviano y anunció que entre Venezuela y Cuba llevarán adelante programas para combatir el analfabetismo y otorgarán diez mil becas a jóvenes bolivianos para que estudien en sus universidades. También dedicó largos minutos a rendir homenaje al dirigente comunista y ex-jefe guerrillero salvadoreño Shafik Handal, fallecido a su regreso de Bolivia, pocos días atrás.
En el pasaje de su discurso referido al Foro Social Mundial, pidió a los presentes que "también respeten nuestra autonomía para decir lo que creemos", y cuestionó la falta de definiciones que caracterizan estos espacios de debate. Propuso entonces acordar un plan de trabajo unitario: "Cada día hay más impulso para trabajar junto a los movimientos sociales, con el impulso de los movimientos sociales, retomar el trabajo de un gran frente internacional antiimperialista".

Un dato curioso, que ayuda a comprender la vocación transformadora de las instituciones más conservadoras de la sociedad para que acompañen el proceso de cambio en Venezuela, fue la presencia en las tribunas de unos cien cadetes de la escuela de policía, que parecían haber sido mandados allí con el único fin de presenciar el discurso del presidente. Por momentos, además, aplaudían sus palabras y, al igual que el resto de los participantes, se pusieron de pie cuando se entonó La Internacional. Chávez acompañó el himno comunista con una sonrisa, meneándose y tomando de las manos a los integrantes de la mesa que tenía su lado.

Como sucede con otras saludables contradicciones que caracterizan a la revolución en Venezuela, en este caso se da la paradoja de que es un jefe de Estado quien propone fórmulas para superar las dificultades de los movimientos sociales en sus intentos por evitar la dispersión y no dilapidar esfuerzos. "No estamos para perder tiempo, se trata de salvar la vida en el planeta, de salvar la especie humana", concluyó. Será entonces responsabilidad de los movimientos que proclaman la necesidad de ser protagonistas, asumir el desafío.

Extractos del discurso:

"(...)El impulso de un nuevo poder político, la democracia revolucionaria, construyendo una democracia participativa, protagónica, donde el pueblo sea la esencia y el actor fundamental en la batalla política, y no una élite que representa, entre comillas, al pueblo. La democracia representativa siempre termina siendo una democracia de élite, y por lo tanto una democracia falsa. La única democracia que creemos nosotros es la democracia del pueblo, la democracia participativa, protagónica, cargada de fuerza popular, de impulso popular".

"(...)Debemos respetar de manera casi sagrada la autonomía de los movimientos sociales. Pero al mismo tiempo yo me atrevo, así como lo hice el año pasado: el Foro Social Mundial tiene una grandísima importancia en todo esto y sería nefasto, así lo creo, que permitamos que el FSM se folclorice, que se convierta en un encuentro folclórico de todos los años, un encuentro turístico. Eso sería terrible, porque estaríamos sencillamente perdiendo el tiempo, y no estamos para perder el tiempo, yo por eso sigo invocando a los líderes de todos los movimentos aquí representados, sigo invocándolos a que acordemos un plan de trabajo unitario, un plan de acción unitario, universal, para impulsar estas luchas, en America Latina, el Caribe, el Asia y el Africa, creo que es vital para el futuro del mundo".

"(...)Tenemos que enlazar todas nuestras causas, momentos y unidad, respetando la diversidad, respetando la autonomía de los movimientos. Nadie está planteando imponerles nada a nadie, sólo coordinación, unidad, porque si no lo hacemos, no lo lograríamos nunca ni que lucháramos 500 años... Todos unidos podemos lorgarlo, uniendo nuestra fuerza moral, intelectual, nuestras ideas, nuestra diversidad, nuestra fuerza física, nuestros movimientos sociales, nuestros movimientos políticos, nuestros gobiernos".

"(...) También ustedes respeten nuestra autonomía para decir lo que creemos: creo que al Foro tenemos que empujarlo en la conformación de un gran movimiento articulado mundial, antiimperialista alternativo, que abarque el mundo entero, que tenga capacidad de conexión, de crecimiento, de lucha. Creo además que hemos comenzado a dar pasos en esa dirección. Nos estamos cuidando del riesgo de la folclorización del Foro. Un Foro que discuta y que debata, y donde no hayan conclusiones, por ejemplo, a mi me parece extraño al menos... si se decide que sea así, igual, no importa... pero no estamos para perder tiempo, quiero insistir en eso, no estamos para perder tiempo, se trata de salvar la vida en el planeta, se trata de salvar la especie humana cambiando el rumbo de la historia, desde aquí nosotros hemos levantado de nuevo la bandera del socialismo".

"(...)Un balance global de estos últimos cinco años, incluyendo el triunfo del pueblo boliviano, lo que está ocurriendo en África, incluyendo este foro y su éxito tremendo, nos tiene que llevar a una conclusión: nosotros, los que luchamos por un mundo distinto y mejor, nosotros, lo que levantamos la bandera de la revolución, estamos a la ofensiva, ellos son los que están en retirada, los que defienden la injusticia, la desigualdad... nos toca a nosotros diseñar la fórmula de la unidad de la ofensiva rumbo a la victoria".

"(...)Los que estamos levantando la bandera de la Revolución estamos a la ofensiva, ellos están de retirada. Nos toca diseñar la unidad, será largo el camino, pero hay suficientes elementos para lograr la unión de nuestros pueblos, de todas las corrientes indígenas, obreras, campesinas, de intelectuales, de profesionales, de mujeres, de estudiantes, todas las corrientes ecologistas, todos los que luchamos por la igualdad, por los valores del ser humano, por la justicia, la dignidad, todos nosotros debemos unirnos, articularnos en una ofensiva victoriosa contra el imperialismo".

Tomado de prensadefrente.org, 30/01/2006.

PVP - Partido por la Victoria del Pueblo - Frente Amplio - Uruguay